martes 04, agosto 2015 | Actualizado 20:54
Usuario
Bienvenido
T 14°C H 70%

Soledad Aquino, enamorada

09/11/2011 13:27 hs
La ex de Tinelli, junto al empresario Javier Guerrico. La tarde-noche invitaba a soñar en grande, a partir de un escenario tan natural y sofisticado como los jardines del Hipódromo de San Isidro.
Con un estricto código de vestimenta: jacket y galera, para los hombres, sombreros y fascinators, para las mujeres, los invitados llegaban con altas expectativas a una experiencia tan original como atractiva: la primera edición del Prix de Baron B, una fiesta, con carrera incluida, ambientada al estilo de los tradicionales grandes premios de la hípica europea. Inspirado en el Prix de Diane de Chantilly, Francia, y de las famosas carreras de Ascot, en Inglaterra, la distinción se reservó un lugar de privilegio. Y entre tantas energías positivas que confluyeron, una invitada que pasó desapercibida en la entrada le dio piedra libre al amor.

Soledad Aquino, la primera mujer de Marcelo Tinelli (51), llegó acompañada por un "buen amigo", tal cual lo definió al empresario Javier Guerrrico. Pero cuando entraron en clima y se internaron en la fiesta lejos de las cámaras, los gestos y las caricias permitieron descubrir otra clase de relación.
La alegría en el rostro de Soledad confirmó el buen momento sentimental que hoy vive su corazón.
La decoración de Javier Iturrioz presentó una escenografía soñada, con gazebos cubiertos de flores, largas filas de livings blancos y elegantes barras donde brotaba el champán. El catering de Eat daba más placer al placer, mientras muchas caras conocidas se iban sumando. Irreconocible con su juvenil look trencitas, Gloria Fiorito impactó con un vestido de alta costura de Pucci.

El embajador de Francia, Jean-Pierre Asvazadourian, felicitó por la idea y la organización a Ramiro Otaño, director general de Möet Hennessy Argentina. Laura Noetinger, cuyos tocados y sombreros lucían en los rostros de muchas invitadas, celebró de que se realicen en la Argentina fiestas con sombreros como indiscutidos protagonistas.

"Esto es alucinante, la gente se enganchó con la propuesta. Se vieron desde casquetes súper actuales hasta sombreros bien vintages, una fusión de toques antiguo y moderno más que interesante", comentó la diseñadora, con vasta experiencia en Europa. Y Silvina Chediek dio la nota con un accesorio de contenido histórico. "Es una réplica exacta del sombrero que usó Eva Perón cuando su esposo asumió la presidencia, en 1946", dijo la periodista.

Cuando la noche ya gobernaba, pasadas las 21:00, los seis jockeys montaron sus caballos para animar la carrera sobre la recta principal del hipódromo. Para apostar los invitados debían depositar un cupón con sus datos en urnas, que paseaban las promotoras vestidas de jocketas. Cada una de esas urnas tenía el nombre de los seis participantes, alusivos a la historia y el presente de la marca francesa.

El ganador fue Baron B Brut Nature, y los que apostaron a ese caballo, el número 4, participaron de un concurso tentador y burbujeante: llevarse el propio peso corporal en litros de champagne.
Hubo tres afotunados, uno de ellos el empresario Cristiano Rattazzi, quien volvió a su residencia de Barrio Parque con 88 litros de Baron B.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...