sábado 22, septiembre 2018 | Actualizado 09:55
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El caso Rosalía Jara: la ropa hallada cerca de los restos óseos en Santa Fe pertenece a la joven

28/08/2018 11:11 hs
La familia confirmó que las prendas son de la adolescente. "Ojalá me hubiera pasado algo a mí, no a ella", dijo su mamá.
Una campera roja con cierres y una zapatilla rosa sin cordones. Son las prendas que estaban a pocos metros de los restos óseos que encontraron en Golondrina, Santa Fe, y son las mismas que llevaba puestas Rosalía Jara la noche del 1 de julio de 2017, cuando desapareció. La ropa fue reconocida por la familia de la adolescente de 19 años y ahora solo resta esperar el resultado de los estudios de ADN, que se harán en Rosario.

Los últimos 13 meses hubo más preguntas que respuestas alrededor del destino de la joven madre, que soñaba con ser maestra y que unos meses antes de su desaparición se había separado de su pareja cansada de ser golpeada. Sin embargo, desde el inicio de la investigación, las sospechas apuntaron hacia otro lado y el único detenido por la causa terminó siendo su profesor.

Juan Valdés mantenía una relación extramatrimonial con la chica desaparecida y los análisis de ADN comprobaron que era el padre de su hija. La noche que Rosalía fue vista por última vez intercambiaron una gran cantidad de llamados, pero nunca declaró. "Mi hijo me dice que andaban desde que tenía 13 años. Ella iba para que la enseñe, era su alumna; no para que la embarace. Si yo sabía que andaba con él, lo denunciaba, pero andaba a escondidas", contó a Diario Uno Santa Fe su mamá, Liliana.

La última tarde que compartió con su hija, Liliana recuerda que la vio preocupada porque necesitaba plata. Pero alguien le había dado un amuleto y creyó en su suerte, por eso le pidió que cuidara a su beba mientras ella iba a jugar a un bar a metros de "La Garita", un punto emblemático del pueblo. La llamó a las 22. Volvió a llamarla pasada la medianoche y otra vez a las 2 y una hora después también. Cuando empezó a amanecer y Rosalía no había vuelto supo que algo andaba mal.

El lugar donde había ido a jugar era en realidad una casa precaria que no tenía ni cartelería. Pero su hermano la dejó ahí antes de las 10 y un testigo afirmó después haberla visto adentro esa noche. "A mí se me perdió del bar", dice Liliana. Pero Rosalía salió, de acuerdo a lo poco que pudo reconstruir la investigación, y la principal hipótesis fue que lo hizo para encontrarse con su amante, a quien le reclamaba que reconociera la paternidad de la menor.

Rosalía desapareció en Fortín Olmos sin que nadie la viera. Se la tragó la tierra. Y a pesar de los indicios en su contra, no son pocos los que defienden a Valdés, el único detenido por su desaparición. "Lo defienden porque es un profesor y yo soy pobre. Pero la Justicia es para el pobre también...", sostiene la madre.

Pasó un año y un mes y lo único que sobra es la ausencia. Aunque sigue adelante por su nieta y por sus otros hijos, Liliana reconoce que cada día le resulta más difícil. "Hay días que me quiero morir, que no quiero vivir más. Ojalá me hubiera pasado algo a mí, no a ella".
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...