lunes 17, diciembre 2018 | Actualizado 10:04
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Post Crucifixión: El legado del flaco Spinetta Maldita semana.

08/02/2012 20:20 hs
¿Cómo acostumbrarnos a que la muerte se lleve gente aún joven, inmensamente creativa, de la cual siempre esperamos una nueva obra? Por Jorge D. Boimvaser

*Por Jorge D. Boimvaser

info@boimvaser.com.ar

 

"Todo gigante muere cansado, de que lo observen los de afuera", escribió Luis Alberto Spinetta en un tema sublime de Pescado Rabioso.  "¿Cómo hacer que este valle de truenos, no suba mas por mí?... no tengo más Dios",  dice más adelante."Y en esta quietud que ronda a mi muerte... yo tengo presagio de lo que vendrá... de la vida ya estoy, repuesto. Post crucifixión.

 

Conmueve. Pasa el tiempo y la obra del músico –uno de los creadores de Almendra-, se extiende hasta un límite imperecedero.Es difícil escribir un recuerdo sin empapar el teclado con lágrimas. Escuchar esa voz aguda y fuerte y llorar, secarse el rostro mojado con el brazo y seguir llorando.Al menos ya sabíamos que el legado enorme que nos dejaba es eterno. Como las obras de los grandes. Nunca uso para describir la palabra ídolo, me suena irracional, fantasiosa. Prefiero el término héroe,  que me remonta a las hazañas sobrenaturales de nuestros sueños."El mito es el sueño colectivo... el mito es el sueño individual, privado"  pontificó el historiador de las religiones –y mitólogo, aunque suene algo caprichoso- Jospeh Campbell. Luis Alberto Spinetta fue el primer poeta que acercó a los jóvenes en los años 60 los escritos de un escritor surrealista al que casi todos ignorábamos: Antoine Artaud.En 1973 editó el álbum Artaud, una insignia revolucionaria para su momento. El flaco acercaba la lírica y el ensueño de la locura y la muerte  al común de la gente. Era mucho para la época. La dictadura del pensamiento único, siempre disponible en los sistemas totalitarios, despreciaba la obra de Spinetta y más aún de quienes lo seguíamos con devoción religiosa.Ese año me tocó hacerle una entrevista para el diario "La Opinión", y tuve miedo. Lo veía como un ser sobrenatural.

 

El tamaño de su creación me empequeñecía la capacidad de reportearlo. ¿Qué preguntarle a quien conmovía mis sentidos con temas como "Gabinetes Espaciales,  "El tema de Pototo (Para saber cómo es la soledad) o "Plegaria para un niño dormido" (que me enternecía tanto como el "Duerme negrito" de Atahualpa Yupankuy, pero como buen bicho urbano, la obra del flaco conmovía hasta los tuétanos). "La soledad es un amigo que no está,  es su palabra que no ha de llegar igual... tú te das cuenta que él ya nunca ha de morir",  era la época que la muerte siempre le ocurría otro, siempre pasaba en otra geografía.La eterna insomne de Ana (Ana no duerme)  se replica esta noche y las que vienen por millares. ¿Quién de los que seguimos su obra podremos pegar un ojo en las primeras horas de su partida?Sigue haciéndose complicado escribir y llorar a la vez. ¿Cuántas veces soñé, soñamos, con ese Leviatán, ese dragón de mares, esa serpiente viajando por la sal que parece escrita entre Spinetta y H.P Lovecraft (el padre del terror gótico)..?El viaje antiguo de la serpiente desde el Génesis bíblico hasta el nuevo día del año sin tiempo, nubes vienen trayendo un mensaje.  Días de las lilas vas a hablar... la serpiente viaja por la sal. Nadie la acomete a irse."Abrázame madre del dolor, nunca estuve tan lejos de mi cuerpo hoy... amanece y hay resignación..".Post crucifixión.

 

El Indio Solari y los Fundamentalistas del Aire Acondicionado lo homenajearon a Spinetta con esa interpretación hermosa de post Crucifixión el 13 de noviembre pasado en Tandil.  Un reconocimiento en vida."Despiértate nena, sube al rayo al fin... ya despiértate rayo, sube a la nena",  estrofas eternas.Digerir que el flaco partió es solo cuestión de tiempo. El tiempo cierra todas heridas, pero ésta vez habrá que dejar pasar mucho tiempo.Cierro la ventana de las redes sociales, porque cada mensaje me turba la vista un poco más. Mares de lágrimas es un buen síntoma, no somos indiferentes al dolor que causa la pérdida de un artista de esa talla. Mientras trato de seguir escribiendo, llorando y escribiendo,  le pido al otro "flaco" ("al barba", como le llama el Diego al Todo Creador), que me ayude a no desbarrancar. No a ser neutral, no lo soy, pero al menos a tener cierta conexión con el lector y no dejarme obnubilar más de la cuenta. Difícil.Igual gracias a los dos flacos. A uno ("al barba") por habernos dejado vivir este período histórico y celebrar a Spinetta en tiempo real. Al otro, a Luis Alberto, por todo lo que nos dejó.Ah, ya que cambiaste de escenario, decíle al Carpo Napolitano, al Bocha Sokol (Las Pelotas) , a Miguel Abuelo, a Federico Moura (Virus) y al resto de los músicos grandes que se fueron antes, que aquí –de este lado- los seguimos extrañando. Y obvio, a Luca Prodán un gran e interminable abrazo terrícola.Y otro favor, Spinetta,  disculpa si molesto más de la cuenta,  decíle al otro "Flaco" qué le dé una manito a Gustavo Cerati para que no sufra.  Lo mejor para Cerati es lo mejor para nosotros. Lo queremos bien.Gracias.

TAGS
spinetta,
Enviá tu comentario