lunes 15, julio 2019 | Actualizado 19:12
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Del ovnipuerto a la cárcel

11/10/2011 14:34 hs
La policía de Salta detuvo a un suizo que creó una señal para atraer platos voladores. ¿Perseguido como David Vincent o ladronzuelo?

Werner Jaisli tiene 62 años y se hizo conocido por construir en las afueras de la localidad de Cachi, provincia de Salta, un "ovnipuerto", que afirma haber construido tras recibir órdenes telepáticas del comandante de un plato volador. El hombre, que es ciudadano de Suiza, se gana la vida presentando una exposición permanente de "imágenes satelitales" y visitas a un sitio que ha denominado Estrella Cósmica Esperanza. El hecho es que  fue detenido por la policía. ¿El motivo? Habrían comprobado su participación en el robo a una pareja de turistas uruguayos,  Fernando Praderio y Silvana Magdalena Terra.

La pareja uruguaya, que estaba alojada en el hostal Nevado de Cachi, había recibido una rauda visita de Jaisli. Cuando descubrieron que les falta dinero en la cartera y billeteras, la policía revisó las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del establecimiento y descubrieron a don Jaisli en plena acción delictiva.

No fue difícil descubrir al ladrón. Jaisli viste como un druida de la historieta "Ásterix" y usa botas estilo tejanas para protegerse de los ofidios y arácnidos de la zona. Según el diario local "El Tribuno", la policía recuperó en su casa 1.828 dólares, la mitad del dinero denunciado por los orientales.

No se sabe si el dinero iba a ser utilizado en sus inversiones galácticas. La "pista de aterrizaje para ovnis" construida por Jaisli es un graffiti hecho en el suelo de 36 puntas y 48 metros de diámetro y varias figuras dibujadas en piedra. Recibe bastante público, ya que la ciudad de Cachi, en los últimos años, se ha convertido en un sitio donde abunda el folclore sobre presuntas "visitas de otros mundos".

Hasta ahora lo único comprobable, cuentan los vecinos, fue la visita de forajidos, charlatanes y pícaros que pretenden hacer dinero rápido a costa de la ingenuidad popular.

Enviá tu comentario