sábado 16, febrero 2019 | Actualizado 01:15
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El motorman asegura que el joven que fue arrollado por el tren tras un robo, quiso suicidarse

31/01/2019 12:06 hs
El joven de 20 años fue arrollado por un tren en Quilmes. Le amputaron una pierna y un pie. La versión de la familia difiere de la del chofer.

Joel Navarro tiene 20 años, juega en el club Libertad de Don Bosco y desde ayer por la mañana se encuentra internado en el hospital Iriarte de Quilmes peleando por su vida. Minutos después de salir de su casa de la calle Uriburu y Juncal para ir al kiosco en el que trabaja, fue arrollado por un tren del ferrocarril Roca y quedó gravemente herido: sufrió cortes en una de sus piernas y en un pie, y una fuerte contusión en el abdomen que le provocó una daño en el vaso.


Tras ser asistido por su primo, una ambulancia del SAME lo llevó al centro médico donde tuvieron que amputarle ambas extremidades y operarlo dos veces. Como perdió mucha sangre, tuvieron que sedarlo y su estado es crítico. Sin embargo, en este punto la historia es cuando comienza la confusión, ya que la versión oficial difiere diametralmente a la de la familia de Joel.


En el trayecto al hospital, el joven de 20 años le alcanzó a decir a su tío -identificado como Raúl Alberti- que dos personas le sacaron las zapatillas. Fue así que la familia comenzó a hacer una campaña para reclamar justicia, ya que sostienen que Navarro fue víctima de un robo y que como resultado final, está internado en estado crítico. De acuerdo con el relato de varios de sus allegados, la víctima fue abordada por dos motochorros que le sacaron las zapatillas. Como Joel tenía el dinero del alquiler en la mochila -contaron- quiso escapar de los ladrones, no se dio cuenta de que venía la formación y fue atropellado.


Fuentes judiciales dijeron a Infobae que la declaración que brindó el motorman, un joven de 27 años, desmiente lo dicho por la familia. Según el conductor, en un momento observó que sobre la vías se encontraba Navarro "con claras intenciones de quitarse la vida" y que tocó la bocina para que se moviera. Como Joel habría hecho caso omiso y por la velocidad a la que iba era imposible detener la marcha del tren, lo arrolló.


La misma versión fue brindada por el ayudante del maquinista, quien dijo que cuando "venían de Constitución para Quilmes, al pasar la curva del cruce con la calle Lomas de Zamora, a unos 100 metros observaron a una persona parada al lado de las vías (Joel)". Quisieron avisarle, el joven caminó frente a la locomotora y a pesar de accionar el freno, no lograron evitar la tragedia. Según el testigo, "en todo momento esta persona estaba sola y por su experiencia en muchos accidentes similares, el accidentado presentaba una tendencia suicida".


El tío que acompañó a la víctima hasta el hospital se quedó con la mochila que tenía puesta el joven, un reloj de muñeca, su teléfono celular y el dinero en efectivo, que luego fue entregado a María Luz, la madre de Joel. "Nunca pensé estar pidiendo justicia por mi hijo. Estamos cansados de la inseguridad", dijo la mujer, quien criticó también que en la zona del accidente siempre ocurren episodios de este tipo porque "hay mala señalización".


Una de las tías contó que este viernes su sobrino se disponía a emprender un viaje a Villa Gesell "para conocer el mar por primera vez", por lo que descartó la hipótesis del suicidio. "Si alguien que está planificando sus vacaciones, no creo que tenga intenciones de quitarse la vida", aseguró. Para salvar su vida, la familia pide dadores de sangre urgentemente. Quien pueda ayudar debe acercarse el hospital Iriarte.


La caratula del caso por el momento es de "lesiones culposas" e intervino la UFI 22 Departamento Judicial de Quilmes, a cargo de Barbara Velazco, quien en este momento analiza las cámaras de seguridad para establecer si efectivamente Joel escapaba de un robo o se quiso quitar la vida.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...