viernes 16, noviembre 2018 | Actualizado 01:18
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Los chats privados del ex profesor de la UBA acusado de abusar de adolescentes en una secta

09/11/2018 12:41 hs
El caso de Leonardo Bugliani, denunciado por atacar a siete jóvenes, toma nuevo impulso con el trabajo de la fiscal.

Leonardo Pablo Bugliani, de 46 años, registrado en los rubros de enseñanza artística de la AFIP, es un hombre culto. Solía estar al frente del grupo de teatro "El Ágora Teatral" en el Centro Cultural Sábato de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, también fue asesor en la Legislatura porteña. Escribió libros, títulos que constan en los registros de la Cámara Argentina del Libro como Super Ello, Conociéndote, o varios sobre Mozart, entre ellos uno que pretendía ser una suerte de continuación de Las bodas de Fígaro llamada, con un poco de lógica, El Divorcio de Fígaro.


También escribió y dirigió obras de teatro, como Una hora americana, en donde un chico vestido en smoking frente a un altar con un cráneo y velas negras encendidas proclamaba "¡He muerto!" entre gritos ominosos de mujeres. Bugliani se fotografiaba con figuras de la política, de la cultura, posaba con títulos y galardones que recibía y lo publicaba todo en Facebook.


También, durante un tiempo, el profesor de teatro fue un hombre persuasivo, convincente. Siete mujeres y tres varones, todos ellos de entre 17 y 19 años, menores o apenas mayores de edad que frecuentaban su grupo en el Sábato comenzaron en 2015 a frecuentar su casa, un pequeño departamento en Balvanera con una cama en un entrepiso. El grupo de diez chicos era, básicamente, un grupo de elegidos: se comía, se bebía vino tinto, se conversaba, con Bugliani como animador.


Había otras ideas. El planteo de liberación física y corporal que existía en el taller de teatro para jóvenes a quienes doblaba en edad tomaría un giro llamativo en el departamento. Bugliani comenzó a hablar de exploración sensorial, de conexión corporal; el tópico luego viró hacia el sexo. Instaba al grupo a que se besara, a que se acariciara, bajo un halo de misticismo, una suerte de culto, "una especie de secta", aseguró una joven del grupo en un testimonio, donde el profesor actuaba como un líder, un iniciador.


Comenzó a formar pequeñas células internas como "El Colegio Invisible", se llamaba uno, o "El Taller Dionisíaco de la Gran Diosa" donde el objetivo era "redescubrir los misterios femeninos y el conocimiento de las sacerdotisas" según el perfil privado del grupo en Facebook. Los términos empleados por Bugliani eran directamente tomados del hermetismo occidental; el profesor y escritor aseguraba a sus alumnas y alumnos, de acuerdo a sus relatos, ser miembro de una histórica sociedad secreta. Con el tiempo, el grupo se convertiría en una suerte de sociedad secreta también, con sus propios rituales.


Las jóvenes, algunas todavía menores, hablaron de ceremonias simbólicas de iniciación con juramentos a punta de daga, túnicas con capucha y ojos vendados, desorientación. Un rito consistía en acostarse bajo frazadas pesadas en un simulacro de muerte y renacimiento, un punto crítico en el viaje espiritual de cualquier adepto, la muerte simbólica del ego profano.


También, de acuerdo a los relatos de las mujeres, Bugliani habría abusado de ellas.


El 18 de septiembre de 2017, la Policía de la Ciudad allanó el departamento de Balvanera por orden de la jueza Yamile Bernán. Los efectivos secuestraban computadoras mientras notificaban a Bugliani de un pedido de restricción de acercamiento en su contra formalizado por las siete mujeres que asistieron a su círculo ritual y que el profesor firmó en conformidad. Las mujeres habían declarado una por una en la UFEM, el ala de la Procuración que investiga delitos de violencia de género; la fiscal Mariela Labozzetta, a cargo de la UFEM, elevó un escrito para tomar acciones contra Bugliani y evitar revictimizar a las denunciantes.


Los testimonios hablaban de una depredación de la vulnerabilidad, de un sistema esotérico alocado, creado para beneficio propio. M. tenía 19 años recién cumplidos cuando declaró ante la fiscal Labozzetta a mediados de agosto de 2017.


M. contó cómo conoció al profesor dos años antes en 2015 por medio de una amiga, cómo se integró al taller en el Sábato y cómo llegó al grupo en el departamento con alcohol siempre disponible. Bugliani ya había iniciado una correspondencia, hablaba sobre lo especial que era su vínculo con ella.


Habría abusado de M. con otros varones del grupo, también a solas en su cama del entrepiso, tras supuestas ceremonias como "el Ritual Dionisíaco" en donde Bugliani le daba pequeños discursos sobre sexualidad sagrada, sobre la importancia de ser una diosa erótica, donde la hacía beber vino y bailar hasta marearse tras tomarle juramentos, para finalmente llevarla al entrepiso.


Así, con otras. Los siete testimonios se repiten en sus características. El discurso era siempre el mismo para cada una: el vínculo especial individualizado, comentarios maliciosos cuando alguna joven salía del grupo, la presión y la insistencia entre espacios místicos de fantasía.


El caso llegó a los medios. Bugliani fue apartado del Sábato según Página/12 tiempo antes por presión de los padres de las alumnas. La fiscal Labozzetta recomendó realizar pericias psicológicas a las denunciantes para apoyar la acusación. El fiscal a cargo de la instrucción del expediente pidió pericias a aparatos telefónicos, convocar a las víctimas. No se libró una orden de detención para Bugliani.


Sin embargo, hoy, casi un año después, el profesor no fue procesado o elevado a juicio. Fuentes tribunalicias hasta hablan de "un proyecto de sobreseimiento" que habría existido alrededor del caso para desligar a Bugliani. Las pericias informáticas a los teléfonos y computadoras incautadas volvieron sin ningún resultado de interés en los CD forenses, ninguna comunicación reveladora, al menos según informes policiales. El profesor ni siquiera fue indagado, tampoco exonerado.

 

Hoy, el expediente contra Bugliani cobra nuevo impulso para avanzar hacia una posible imputación por corrupción de menores, aseguran fuentes en Tribunales a Infobae. La fiscal -que por el momento no considera a los varones del grupo como victimarios- pidió pericias a aparatos a una nueva fuerza de seguridad y obtuvo chats del profesor provistos por las propias víctimas que, en los cálculos de Cuñarro, se convierten en una clave para continuar la acusación.


Las conversaciones revelan el trato que Bugliani tenía con sus presuntas víctimas que luego lo denunciarían por abuso, el vínculo personalizado bañado en elogios a donde eleva a las adolescentes a un virtual estado de deidad. A cada una le daba dentro del círculo de Balvanera el nombre de una diosa femenina o erótica de la antigüedad junto a su nombre civil, algunas griegas, otras egipcias.


"¡Afrodita! Sos un Ser de Luz Hermoso y Bello... No me importa lo que haya pasado con respecto al grupo, nada hará que cambie el hecho de que siempre estarás en mi corazón", le escribió a una joven que se alejó del círculo en febrero de 2017. Otra comunicación habla de "el Templo" en donde "vos decidís si el encuentro es solo nuestro.... Como quieras, confío en tu criterio. Y es muy importante lo que quiero hablar con Vos (sic)".


El mensaje para "Isis" es particularmente perturbador. "La imponente combinación de contemplar mi Templo (mi nueva casa) y Vos en él... Escuchar cómo leías las citas de mi libro fue lo más parecido a un orgasmo ritual dionisíaco. Ahora Sos... Estás fluyendo, siendo vos, la verdadera, la única, la que cautiva y solo puede ser venerada. Adorada, como yo te Adoro y Te Venero... ¿Asumirás el riesgo de tener una nueva charla, la primera de 2015 a solas conmigo? Me cautivás, me deslumbrás y por eso siempre te consideraré a mi nivel y más....


"Isis" tenía 17 años de edad en ese momento. Bugliani, por su parte, no respondió a los repetidos llamados y mensajes de Infobae a su teléfono y sus redes.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...