jueves 18, octubre 2018 | Actualizado 11:51
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Tienen 20 años, fue a bailar y despertó golpeada dentro del baúl de un auto

06/10/2018 09:06 hs
Tiene 20 años. Su madre denunció que "la asfixiaron, la trompearon y la quisieron matar"

Una joven de 20 años denunció que la golpearon y la encerraron en el baúl de un auto después de ir a bailar a un boliche de Núñez. La chica apareció en la mañana de este viernes adentro de un Renault Megane gris, logró escapar y pidió ayuda a un vigilador privado.

 

La víctima, identificada como Sasha, fue junto a un grupo de amigos a un boliche ubicado en Cabildo y Deheza en la noche del jueves, según indicaron fuentes policiales a Clarín. La joven había venido hacía algunos días desde Bariloche para visitar a sus hermanos, que viven en Olivos (Vicente López).


En un momento de la noche, según su relato, se separó de su grupo y -de acuerdo a lo que contó- no recuerda nada más. El viernes al mediodía, según indicó su familia a Clarín, despertó encerrada en el baúl de un auto que estaba estacionado en el Centro Verde Núñez, ubicado en General Paz 98.

 

"La quisieron secuestrar. Tenía muchos golpes en la cabeza, raspaduras en todo el cuerpo y pasto", dijo a Clarín Elizabeth, su madre.

 

"La asfixiaron, la quisieron matar. La trompearon. No sabe cómo se fue del boliche y alcanzó a comunicarse con su hermana porque tenía su celular en el baúl del auto", agregó la mamá.


De acuerdo a la denuncia de la familia, Sasha logró soltarse cuando un hombre fue al auto "a buscar unas herramientas". En ese momento forcejearon pero el hombre volvió a cerrar el baúl. "Se ve que quedó mal cerrado porque luego mi hija hizo fuerza y lo pudo abrir", comentó su mamá.

 

La chica salió corriendo y fue vista primero por un guardia de seguridad privado y luego, cuando llegó a avenida Del Libertador y General Paz, por un agente de tránsito que llamó a la Policía.

 

Cuando el SAME llegó al lugar, Sasha fue trasladada al hospital Pirovano.

Agentes de la comisaría 13 B de la Policía de la Ciudad fueron al lugar donde apareció la víctima y encontraron el auto con el baúl abierto. La chica denunció que allí habían quedado su DNI y otras pertenencias.

 

El coche resultó ser de un empleado del centro de reciclado, que dijo que "no sabía que la chica estaba ahí" y quedó en libertad.

 

Como la joven tenía rastros de haber sido golpeada, el juez Carlos Creceri -del juzgado criminal y correccional 44, a cargo del caso-, dispuso la intervención de la Brigada de Violencia de Género. Además, la víctima está siendo sometida a pericias para constatar si fue abusada sexualmente.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...