viernes 14, diciembre 2018 | Actualizado 21:59
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Recibió un cv escrito a mano, lo hizo viral y le dio el trabajo: "Este me conmovió"

26/09/2018 09:22 hs
Conmovida, había subido a las redes el currículum del joven y así lo ayudó a conseguir trabajo.

"Doy gracias a Dios por haber registrado a Carlitos cuando vino, de haberlo mirado a los ojos y haber entendido su esfuerzo". El viernes 21, pasado el mediodía, el local de Bonafide, en la céntrica 9 de Julio de la ciudad de Córdoba, estaba repleto, no cabía un alma. Y Eugenia López, encargada del mostrador, no daba abasto ante tantos pedidos de la clientela. Sin embargo, una suerte de aura hizo que registrara a un muchacho que estaba a un costadito.

 

Ese joven era Carlitos Duarte, "el pibe del fin de semana", el cordobés de 21 años que recaló en el local comercial para pedir trabajo. Dejó un currículum manuscrito porque no tenía un centavo y, amablemente, Eugenia López se lo recibió. Sinceramente, él no esperaba demasiado y mucho menos cuando, cinco minutos antes, una señora de otro comercio se ofendió y rechazó la hojita de cuaderno con sus datos personales. "¡Cómo me vas a entregar esto!".


Mamá de dos hijas, Euge -como la llaman todos- parece menos de los 40 que tiene. Dice que se siente la felicidad y euforia de una nena, que ese viernes la vida le "hizo un guiño" pero, a la vez, está muy sorprendida por todo lo que generó y semejantes repercusiones.

 

"Yo hice lo que tenía hacer, es algo normal, que mamé desde la cuna". ¿Qué hizo Euge? "Salí del laburo, me tomé el colectivo 43 hasta mi casa y me puse a leer el currículum que había dejado Carlitos y al que yo le había sacado una foto. Lo subí a Instagram escribiendo el diálogo que había tenido con él".

 

Llegó a su casa, estaba sola y se desconectó del mundo. Apagó el teléfono y se puso a organizar las plantitas de su jardín. Quería descansar, poner la mente en blanco luego de una jornada intensa. Pero su "posteo" inocente, sin intenciones más que de obtener un puñado de "me gusta" fue el puntapié inicial de una bola incontenible. Cuando horas después volvió al mundo virtual, no podía entender lo que había sucedido: el currículum había hecho lagrimear a las redes sociales.


Entendió bien lo que sucedía cuando pasada la medianoche del sábado recibió un inesperado llamado del propio Carlitos, aún más perplejo por todo lo que estaba sucediendo con su austero manuscrito en las insondables redes. "Me dijo que estaba muy agradecido, que no podía creer que hubiera guardado su CV y luego difundido en Instagram".

 

"¿Por qué lo hice? No sé, y mirá que yo recibo muchos currículums. Pero Carlitos me conmovió. Era el día de la primavera, soleado, caluroso, todos los pibes estaban de joda y él estaba allí transpirado, simpático, respetuoso y agotado buscando laburo. No quiero bajar línea, pero en ese momento pensé: este país necesita más Carlitos Duarte. Él me dijo que estaba desde las siete de la mañana caminando el centro repartiendo CV y donde yo trabajo fue la última escala. Supongo que por todo esto fue que mandé el currículum al mundo de las redes".

 

Confiesa Euge que relojeaba a Carlitos mientras escribía en una mesa aislada, le parecía "un modelo a seguir, un pibe con optimismo, con fuerza de voluntad a pesar de pasar por tantas desventadas", piensa. "Lo miraba, porque me llamaba la atención su postura, y cuando vi su letra tan prolija, tan perfectita, le dije a mi jefa: 'Por favor, hagamos algo por este pibe, se merece conseguir un laburo".


Así como Carlitos cobró una notoriedad inusitada aceptando entrevistas en los medios y, finalmente, consiguiendo el tan ansiado trabajo -el jueves debuta en una fábrica de vidrios-, Euge hizo lo suyo, aunque admite que lo que vive es más introspectivo. "Mi cabeza no para, siento otra energía, mi corazón late distinto y reconozco que me cuesta dormir".

 

No se cree ninguna heroína, tampoco piensa que Duarte le debe algo, ni mucho menos siente celos por ver a Carlitos "más famoso que Tinelli aquí en Córdoba". Subraya que lo de ella pasa por otro lado. "Yo recibí agradecimientos de todas partes, bendiciones, mis hijas están orgullosas y lo más movilizante es que para mi mamá Rosa, que no está atravesando el mejor momento de salud, esto fue como una caricia al alma". Y hasta se permite una humorada Euge: "¿Podés creer que el guacho en su trabajo nuevo va a ganar lo mismo que yo ($16.000), que hace años que laburo en le mismo lugar?".


Dice la empleada de Bonafide, donde desde hace un año que atiende la barra, que recibió las felicitaciones de los jefes, los aplausos de la clientela fiel, "pero hasta ahora ningún regalito, ni reconocimiento, sólo una mención", escarba en tono bromista Eugenia, que admite que "yo estoy separada y tengo dos hijas, y con los 16.000 pesos sólo me alcanza para tapar huecos. Pero el país está muy mal, el desempleo en Córdoba es tremendo, por lo que, no muy conforme, tengo que cuidar el laburo y agradecer de poder llevar comida a mis hijas".

 

Pensante, reflexiva, Eugenia se pregunta qué hubiera pasado si empleaban temporariamente a Carlitos. "Nada de todo esto se hubiera sabido. Lo que es la vida, ¿no? O si yo no hubiera levantado la vista y lo hubiera visto a la cara. No es un tema menor, muchas veces ni nos miramos, ni registramos al otro, estamos automatizados y hasta prejuzgamos".

 

Cuenta que fue a trabajar y llegó al local y vio "al señorito rodeado de cámaras, flashes y periodistas, ¡qué me decís! Y pensar que hace cuatro, cinco días parecía un pollito mojado -se mata de risa-. Él dice que yo soy su ángel, pero él a mí me enseñó un montón y me inyectó una energía indescriptible. Ojalá tengamos más de estos pibes en Córdoba, los necesitamos para salir adelante... hay esperanza".

 

Y se despide Euge con un deseo sincero: "Quiero conocer a la abuela y a la tía de Carlitos, que deben ser personajones, quiero invitarlos a los tres a comer a casa. Pero por ahora no lo quiero molestar, está a full con tanta demanda de mensajes y llamadas, y el jueves tendrá su bautismo en su nuevo trabajo. Que haya conseguido ese laburo para mí es un regalo del cielo. Y que yo aunque sin quererlo haya contribuido me llena de satisfacción".  

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...