sábado 20, octubre 2018 | Actualizado 07:45
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Con goles de Pity Martínez y Nacho Scocco, River venció a Boca por 2 a 0 y se quedó con el Superclásico

23/09/2018 12:42 hs
En los primeros minutos los de Gallardo sacaron ventaja del planteamiento táctico. Lo definieron en el ST.

      Embed

      Embed

River Plate ganó el partido en la Bombonera que fue a buscar. Los de Gallardo tuvieron el funcionamiento y las ideas, especialmente en la primera parte porque Boca los dejó jugar. La ausencia de Gago, quien no estaba al ciento por ciento, gravitó en los de Barros Schelotto que dependieron casi exclusivamente de sus individualidades, en especial de los desbordes de Pavón.

Benedetto al minuto cinco probó de fuera del área y el remate se alejó apenas desviado por encima del travesaño. El nueve de Boca había recibido un gran pase del joven Almendra, quien debutó hoy en su primer clásico, en reemplazo de Fernando Gago.

Boca, parado con un sistema 4-3-3, en el comienzo le costó salir de su área por la presión de River, quien se paró con un 4-2-3-1, con sus líneas bien pegadas y presionando en campo rival, lo que complicó la salida el equipo xeneize. En los primeros minutos los de Gallardo sacaron ventaja del planteamiento táctico, mientras que los de Barros Schelotto no encontraron espacio para entrar por el medio, y se vieron obligados a buscar por las bandas, en especial por la izquierda donde el mas incisivo fue Pavón. Aunque le faltó precisión para el último pase.

A los 15 fue Pity Martinez quien abrió el marcador con un tremendo disparo con la zurda de volea, después de un mal rechazo de la defensa xeneize, y puso el 1-0. Como en el último superclásico en la Bombonera, Martinez fue figura en los millonarios, en aquel 1-3 también había marcado un gol parecido. El Diez Millonario era el mejor jugador del partido, hasta que sitió un dolor y no pudo continuar jugando el partido, y tuvo que ser reemplazado a los 22 minutos. En su lugar ingresó Juan Fernando Quinteros. El colombiano se ubicó por derecha, y Palacio y Pratto volcados por la izquierda.

El partido se hizo vibrante aunque más friccionado. River aún con la lesión de Pity Martinez controló mejor el duelo. El juego desapareció. Y los de Guillermo buscaron el empate a través de sus individualidades. Lo mejor de Boca fueron los ataques intermitentes de Pavón y Benedetto. Pero al equipo le faltó la fluidez y el control en el medio campo, que le hubiera representando ofrecer una contraposición más sostenida a su rival, y tener mejores chances de crear situaciones.

Polémica en el Superclásico

Las dos chances más claras llegaron cuando Almendra se encontró con Tévez quien aguantó la pelota, y vio llegar a Pavón por derecha desbordó superando a Montiel, y el delantero lanzó un centro pasado para que llegue Benedetto. Pero llegó Jara y tuvo el gol del empate pero la pelota salido desviada. En la siguiente jugada tuvo la chance el Pipa pero le contuvo el remate Armani. A los 41´Jara debido ser reemplazado por una molestia y en su lugar ingresó Cardona. El colombiano se ubicó por la izquierda y Pavón pasó a la banda derecha, y Nández en el lateral. Y en la primera jugada llevando el balón le metió un codazo Enzo Perez ,quien lo perseguía que hubiera valido la expulsión, pero el árbitro Mauro Vigliano consideró que era para amarilla.

En la segunda parte Boca salió a buscar el empate y a buscar el partido con otra actitud. En los primeros minutos arrancó ganando todos los duelos individuales. Hubo una mano en un cruce de Ponzio con Tevez que el árbitro decidió no cobrar, pero era penal para Boca. Los xeneizes tuvieron la primera chance en la segunda parte con Cardona probando a Armani con un remate cruzado.

Los xeneizes lograban desequilibrar por el sector derecho con Pavón en el duelo mano a mano con Casco, y llegar con más peligro al área Millonaria. Después de un gran pase del delantero, Benedetto intentó darle a la pelota con una espectacular tijera, pero la pelota se fue alta.
River perdió el control del partido, y ya no ejecutó las transiciones rápidas como en la primera parte. Y los xeneizes aprovecharon los huecos que dejaron en defensa para lastimar.

Gallardo reemplazó a Enzo Perez con Zucullini para reacomodar el medio campo y ingresó Scocco por Pratto para recuperar el peso ofensivo. En Boca, salió Tevez de floja actuación y en su lugar ingresó Mauro Zarate. En el peor momento de River apareció Scocco para ampliar la diferencia. Quinteros vio llegar a Borré quien le dio un gran pase el delantero y su disparo se metió en el arco de Rossi y puso el clásico 0-2. Sobre el final ingresó Villa por Benedetto, pero poco pudo hacer el xeneize para modificar el partido.


(Fuente: As)
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...