domingo 19, agosto 2018 | Actualizado 10:58
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
#LecturaDV

El incierto destino de La Jefa

12/08/2018 19:16 hs
Es muy posible que Bonadío pida inmediatamente al Senado que levante los fueros de Cristina para poder detenerla.
Por Ernesto Tenembaum (extraído de Infobae)

En las próximas semanas, el juez Claudio Bonadío procesará por asociación ilícita a más de una docena de personas muy importantes -"casi todo el coloquio de Idea" es una buena descripción- en una de las decisiones judiciales más trascendentes de la historia argentina, si se exceptúan los fallos contra los militares que participaron de la represión ilegal.

En ese fallo, como ocurría en los que se referían a aquel período oscuro, habrá distintos niveles de responsabilidad. Algunas personas -las que entregaron dinero negro, algunos de los empresarios más poderosos del país- serán procesados solo como miembros de esa banda. Eso, tal vez, les permitirá zafar de ir presos. Pero nunca se sabe. Es interesante, en ese sentido, analizar el caso de Angelo Calcaterra, el primo del Presidente.

Calcaterra fue el primer arrepentido. Se presentó como una víctima de extorsión a la que, obligado por las circunstancias, no le quedó más remedio que poner plata para la campaña electoral. Sin embargo, en su declaración del viernes, Carlos Wagner, el ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, contó una historia bien distinta. Wagner dijo que los empresarios estaban organizados y sabían que, por cada nueva obra que obtuvieran, debían devolverle a De Vido y Cía. todos los anticipos de obra. Ninguna relación con extorsiones ni con campañas electorales. Si el juez le cree a Wagner, Calcaterra podría ver agravada su situación porque, en la condición de arrepentido, habría mentido.

Esas incertidumbres se extienden a lo ancho y a lo largo del conjunto de empresarios involucrados en el escándalo. Algunos voceros del kirchnerismo siguen repitiendo que los cuadernos en realidad son fotocopias, que todo está demasiado "armadito" para tapar la crisis económica. Intentar rebatirlos es tan inútil como tratar de convencer al doctor Abel Albino que el esperma no atraviesa el caucho. Para el resto de la humanidad, las evidencias son taxativas: los preservativos sirven y los hechos contados por Centeno se han comprobado de manera contundente. ¿O alguien piensa que Aldo Roggio, Eduardo Eurnekián, Luis Betnaza, o el mismo Calcaterra perderían el tiempo aclarando en las pequeñas y sucias oficinas de tribunales lo que surge de un cuaderno dibujado por una mano anónima?

El segundo nivel de las responsabilidades en la asociación ilícita será atribuido a personajes intermedios que coordinaban entre todos los involucrados. La figura central para entender esta dinámica es Roberto Baratta: iba y venía de las empresas a las dependencias oficiales, de los sótanos al departamento de Néstor y Cristina, cargado con bolsos, en autos conducidos por el curioso chofer Oscar Centeno, que mientras tanto anotaba obsesivamente hasta el más mínimo detalle en cuadernos de escuela primaria. Baratta, como se sabe, fue detenido por Bonadío.

El tercer nivel de responsabilidades es la jefatura de la supuesta asociación ilícita. De no haber muerto, el juez seguramente hubiera ubicado en ese rol a Néstor Kirchner, y ubicará a su viuda, la ex presidenta y senadora Cristina Fernandez. La difusión de los fragmentos de la declaración de Centeno en los que señala que Cristina estuvo personalmente presente en reuniones donde circulaba dinero negro apunta a justificar que ella era la Jefa. Probablemente, el enojado Julio De Vido sea sumado a este lote.

Dada su conducta anterior, es muy posible que Bonadío pida inmediatamente al Senado que levante los fueros de Cristina para poder detenerla.

El debate sobre la aplicación de la prisión efectiva antes de que exista una condena firme de la Corte Suprema ha encontrado en los últimos años distintas posiciones en la Justicia. La más garantista de ellas es la que recorre la causa por la tragedia de Once. Allí, están condenados ex secretarios de Estado y empresarios muy poderosos por la Cámara de Casación. Sin embargo, ninguno de ellos fue preso aún, a la espera del fallo definitivo de la Corte. Una posición intermedia es la que se refleja en la causa Ciconne. Amado Boudou recién fue detenido, y con la disidencia de una jueza, el día en que recibió condena del tribunal oral. Esa decisión podrá revisarse en Casación o en la Corte. Pero el ex vicepresidente deberá esperar ese proceso entre rejas. La posición menos garantista es la que se aplicó, por ejemplo, en cientos de juicios por la represión ilegal durante la última dictadura. El mero procesamiento, o a veces ni eso, dio lugar a muchas detenciones.

El juez federal Claudio Bonadío (Foto: Adrián Escandar)
El juez federal Claudio Bonadío (Foto: Adrián Escandar)
Este último criterio es el que aplica Claudio Bonadío. Ya lo hizo en la causa por el memorándum de entendimiento entre Argentina y la República Islámica del Irán. No pudo lograr el objetivo de encarcelar a Cristina porque el peronismo no K, liderado por el senador Miguel Pichetto, decidió defender los fueros de la líder kirchnerista.

Ahora, quizá la situación sea distinta. La causa de los bolsos tiene una envergadura mucho mayor a la otra y un impacto social más extendido. Pichetto es enemigo político de Cristina y amigo personal de Bonadío. El jueves por la tarde, alguien promovió en twitter el hashtag #arrepentitePichetto, gracias al cual miles de antikirchneristas furibundos reclamaron al senador que deje de proteger a su ex jefa. Mauricio Macri los agitó un poco: "No entiendo por qué no dejan accionar a la Justicia".

¿Resistirá el rionegrino las presiones para que deje caer en prisión a quien, finalmente, es su enemiga? Él dice, una y otra vez, que sí, que va a resistir. Un funcionario judicial que conoce en detalle la causa desafió en estos días esa teoría: "Un mes, como máximo, tarda el peronismo en entregarla". El problema es que ese antecedente puede complicar a algunos propios: el ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, por ejemplo.

La novela tiene otros ingredientes más delicados. Cristina sigue siendo una candidata presidencial muy competitiva para las elecciones del año que viene. Si Bonadío logra apresarla, colocaría al país en la lista de los que detienen, con razón o sin ella, a los líderes de la oposición. Así sucede en Brasil y Venezuela. Pero, a diferencia de lo que ocurre con Lula, Cristina no será condenada antes de las elecciones. Solo las condenas pueden suspender los derechos electorales. Es posible, por tanto, que se produzca un hecho espectacular, en el sentido literal del término: una candidata podría ir por la presidencia mientras está detenida, y tal vez hasta ganar desde allí. Parece remoto, pero esto es Argentina. Nada se puede descartar.

En medio de todo esto, es muy estruendoso el silencio de quien sigue siendo considerada como La Jefa por un sector relevante de la dirigencia política. No se trata solo de la explosiva causa de los cuadernos. En la investigación de la tragedia de Once, dos ex secretarios de Estado ya fueron condenados por haberse complotado con los empresarios para vaciar económicamente al Tren Sarmiento. Hubo 52 muertes. Ella no dice nada. Esta semana fue condenado Amado Boudou, su vicepresidente. Ella tampoco dice nada. Su secretario de Vivienda, José López, acaba de decir que la plata de los bolsos no era suya sino de personas vinculadas a la política a las que no puede nombrar por temor a que lo asesinen, a él y a su familia. Uno de sus jefes de Gabinete reconoció que recibió plata de su ex secretario de Energía. Silencio.

Ella no habla, pero tampoco los dirigentes que la rodean. Leopoldo Moreau, por ejemplo, tiene una extensa vida política que no ha sido manchada por hechos de este tipo. Axel Kicillof combatió a Julio De Vido y Roberto Baratta desde el Palacio de Hacienda. ¿Cómo es que no dicen nada? ¿También suscriben que esto no pasó, que es todo un invento de Macri? ¿No se dan cuenta que su posibilidad de seguir influyendo el la vida pública depende de que se desprendan de esta enfermedad?

Alguien que aspira a ser líder de un país, o a volver a serlo, tal vez debería anunciar que dedicará sus próximos años a demostrar su inocencia y que no corresponde postularse a nada si no queda claro que no tuvo nada que ver con estos escándalos. En ese escenario, seguramente surja un dirigente que le pueda ganar a Macri sin cargar tantos bolsos sobre su espalda.

Pero eso no va a ocurrir.

La Argentina es lo que es y, sus líderes, lo que son. Si los números le dan bien, Cristina será candidata y, tal vez, Presidente.

La gloria y/o Devoto, como quien dice.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...