lunes 20, agosto 2018 | Actualizado 11:32
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
¡Arde Tele!

El millonario negocio por el cual Luis Miguel no reconoce la muerte de su madre

16/07/2018 10:13 hs
Marcela Basteri es uno de los ejes de la serie autobiográfica del cantante, aunque él sigue sin confirmar qué le pasó.
Corría el año 1986. Luis Miguel se encontraba en uno de los mejores momentos de su carrera. De gira por América Latina, el cantante se despidió de su madre en la Argentina, tras un viaje sorpresa para presenciar el show que dio en el Luna Park.

Los pormenores del último encuentro, hasta ahora secretos, se revelaron en el último capítulo de la primera temporada de su serie autobiográfica; la misma en la que da a entender que fue Luis Rey quien mandó a matar a Marcela Basteri. Por qué Luis Miguel se niega a confirmar la muerte de su mamá.

Pasaron años hasta que Luis Miguel dejó de mentir cuando le preguntaban cómo era el vínculo con su madre. En un principio, cada vez que lo consultaban sobre el rol que tenía Marcela en su vida, el cantante se excusaba en que su carrera le consumía mucho tiempo y lamentaba no poder compartir tanto tiempo con su familia como quisiera. Pero esa no era la verdad. 

Mientras se mostraba frío y hasta esquivo en sus entrevistas en vivo, el cantante desplegaba una fuerte investigación -que incluyó la contratación de los servicios del Mossad, una de las agencias de inteligencia israelí- para dar con el paradero de Marcela. 

Hasta ese momento, contaba sólo con la versión de los hechos de su padre, Luis Rey, quien fue el único que la vio con vida. En un principio, les dijo a sus hijos mayores que su madre se había escapado con un amante italiano y que no quería que la buscaran. 

Las sospechas de los hermanos se incrementaron cuando, luego de viajar a Italia, confirmaron que el presunto amante de Marcela no sólo había muerto, sino que además nunca había tenido una relación con ella.

      Embed

En el medio, distintas versiones fueron acercándose a Luis Miguel. La de la presunta internación en un psiquiátrico español luego de una profunda depresión posparto tras el nacimiento de Sergio fue una de las más fuertes. Pero se descartó casi de inmediato: la mujer del hospicio no era Marcela.


Aunque en la serie Luis Miguel recapitula la muerte de su padre y la posiciona como el momento en el que supo qué fue lo que sucedió con Marcela, lo cierto es que desde el entorno del cantante desestiman ese escenario. En efecto, aseguran que el mexicano no sólo no llegó a hablar con su padre -quien fue internado de urgencia en España mientras su hijo estaba de gira en Paraguay-, sino que además tampoco participó de su entierro.

La filosa entrevista en la que la hija de Luismi le reclamó el apellido y lo comparó con Luisito Rey
Sin embargo, el recuerdo del "Sol" sobre lo que sucedió aquel diciembre de 1992 es otro. En el último capítulo de la última temporada de su serie, el cantante da cuenta de una última y feroz interpelación a su padre, minutos antes de morir de una neumonía, potenciada por una enfermedad "de mala fama" -como se da a entender en la bio-, que podría ser Sida.

La última conversación con Luis Rey, según Luis Miguel
LM: "¿Dónde está mi mamá?".
LR: "Se fue, Micky. Se fue".
LM: "¿Por qué me niegas algo que yo sé que tú sabes? ¿Sabes el daño que me hace esto a mí?".
LR: "Coño, Micky. Tú ya sabes dónde está".
LM: "Hijo de puta".

El capítulo sigue. Según Luis Miguel, es su manager, el argentino Hugo López, quien lo consuela minutos después de la muerte de su padre y le entrega el informe del Mossad. "Pensé que te lo diría tu padre". Pero, ¿qué dice ese informe? ¿Qué es lo que efectivamente el cantante sabe desde hace al menos 26 años sobre la desaparición de su madre? ¿Por qué sigue negando su muerte en público?

Fue a partir del año 2003 que el cantante empezó a hablar de la desaparición de su mamá.
"Algunos tuvimos acceso a la información verdadera, al igual que él. Conocí a la familia argentina de Luis Miguel y me parece legítimo que tengan un hilo de esperanza; pero no creo que vaya a aparecer jamás. Marcela está muerta, absoluta y definitivamente. Esto es fundamental para entender la historia de Luis Miguel. Los detalles son escabrosos, aunque nunca apareció el cuerpo", reveló Javier León Herrera, biógrafo autorizado de "El Sol de México".

Entonces, ¿por qué Luis Miguel sigue hablando de su madre como una mujer desaparecida cuando sabe que murió? Fue en el año 2003, cuando cumplió 33 años -el nombre que le puso al disco que lanzó en ese entonces- habló por primera vez de la falta de su madre y ya no puso como excusa a su carrera.

"¿Qué te gustaría recibir para Navidad?", le preguntó el periodista Adal Ramones en su ciclo Otro Rollo. Era una de las entrevistas con las que Luis Miguel apostaba a promocionar su última producción discográfica. "Volver a ver a mi madre, pero sería el regalo de mi vida. Eso me ayudaría mucho a mí, a mi alma, a mi mente, a mi trabajo, a mis cosas; a mí como persona", respondió.

Fue por ese entonces que el manager del cantante realizó un "estudio de mercado" para ver qué opinaban sus fans con respecto a la desaparición de Marcela. "Su manager me contó que en ese momento hicieron un estudio de mercado para ver en dónde estaba parado. Resulta que ese punto lo hace vulnerable y que a las mujeres les despierta el lado maternal", recordó el periodista mexicano Víctor Hugo Sánchez.

Una de las últimas veces que se refirió en público fue en año 2008, durante una entrevista con una emisora mexicana. "¿Has logrado tener algún contacto con ella?", pregunta la conductora María Elena Salinas. "No, desgraciadamente no", responde con honestidad.

Para sorpresa de muchos, Luis Miguel siguió hablando del tema. "Esa es una de las cosas que más me duelen y es una de las cosas que siguen estando ahí pendientes. Es algo que en su momento podré superar. Pero, no ha sido posible; es muy difícil, una madre siempre será una madre", agregó.

Su respuesta incluyó un breve fallido, en el que casi reconoce "no tenerla más". Sin embargo, el cantante se corrigió de inmediato y optó por seguir sosteniendo el escenario de la "ausencia inexplicable". "Sobre todo para los que no la (tenemos más), no contamos con su presencia; no contamos con ese cariño y ese amor, todavía le damos muchísimo más valor", sumó.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...