martes 11, diciembre 2018 | Actualizado 21:40
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Inglaterra podría boicotear el Mundial 2018 por el envenenamiento del ex espía ruso

09/03/2018 08:42 hs
Es porque el gobierno apunta a Moscú como instigador del ataque químico a Serguei Skripal y su hija.

Son cada vez más fuertes las presiones sobre la primera ministra Theresa May para expulsar al embajador y romper relaciones con Rusia si se comprueba su participación en el envenenamiento del ex espía ruso Sergey Skripal y su hija Yulia, junto a la suspensión del viaje al Mundial en Moscú del príncipe William.


Ministros y funcionarios del fútbol británico, cuya federación dirige el heredero al trono, podrían boicotear el Campeonato en Moscú si se constata que Rusia volvió a utilizar el territorio británico para otro crimen, según la primera ministra.

 

Si bien la ministra del Interior Ambar Rudd quiere tener "pruebas y evidencias" para una "robusta respuesta", las presiones de los parlamentarios de la Cámara de los Comunes son enormes sobre May para que actúe después de que un policía británico fuera víctima directa.


 Le recuerdan que, cuando la policía Ivonne Fletcher fue asesinada por un tirador de la embajada Libia en Londres en la década del 80, Gran Bretaña rompió relaciones con el régimen de Gaddafi y exigen lo mismo.


El policía que se contaminó al llegar primero a la escena del crimen fue identificado como Nick Bailey, que "habla y reconoce" pero se encuentra "en grave estado", con impredecible evolución. Para los médicos del hospital de Salisbury, será "muy difícil" salvarle la vida a Serguei Skripal, que fue expuesto directamente al agente nervioso, y su hija tiene más posibilidades. Pero ambos se encuentran en coma.

 

Chris Bryant, el diputado laborista, dijo que el hecho de que un policía sea una víctima hace una significativa diferencia al contexto político. "Los ministros deben estar pensando cuándo van a llamar al embajador ruso ahora. Preguntas que podrían ser prematuras ya no lo son. ¿Cómo llegó este gas nervioso al país? ¿Llegó en una valija diplomática? ¿Podemos estar seguros de que no ha quedado nada más?", se cuestionó.


Nick Boles, diputado, tuiteó que "yo no veo cómo nosotros podemos mantener relaciones con un país que asesina a la gente en suelo británico y pone la vida de ciudadanos británicos en riesgo. Es tiempo de convertir palabras duras en acciones", intimó.

 

Una "ejemplar venganza" exigen los parlamentarios en medio de llamadas a la calma de ex embajadores británicos en Moscú y especialistas. Estas medidas contemplan desde la expulsión del embajador ruso, todo el servicio secreto y la red de espías rusos que el MI5 conoce, hasta la absoluta ruptura diplomática y sanciones. La diputado laborista Yvette Cooper pidió al gobierno que investigara "las otras seis muertes sospechosas de ciudadanos rusos en Gran Bretaña". Pero la ministra del Interior llama a "mantener la cabeza fría" y "no responder a rumores pero a la evidencia".

 

Los toxicólogos británicos han identificado al agente pero no lo han hecho público. Los expertos consideran que "la sofisticación técnica del agente nervioso utilizado solo puede ser producido por un Estado" y preparado "por un profesional".


Hamish de Breton Gordon, un experto en armas químicas, dijo que "el agente nervioso es mortal y muy tóxico. La contaminación que vimos en el policía puede ser mayor. Usar las calles de Gran Bretaña para atacar es aberrante. Pero creo que el agente utilizado no es tóxico como el sarín o el VX. Podrían haber usado tabun o sobun o uno especialmente diseñado. Hay antídotos para estos agentes nerviosos. Si inyectan rápidamente atropina, las chances de sobrevida son buenas".

 

Una de las hipótesis de los especialistas en estas horas es que podría haber sido la hija Yulia quien trajo "un regalo de un amigo" para su padre desde Rusia. Al abrirlo en el Shopping se habría expandido el agente nervioso. Por eso han vuelto a colocar en la casa del espía una nueva tienda forense para otra investigación sobre la contaminación.


El espía envenenado trabajaba estrechamente con Christopher Steele, el ex agente del MI6 británico destinado en Moscú, ahora consultor y autor del dossier que involucró a Trump con Putín en las elecciones norteamericanas, en la empresa Orbis. Si el Kremlin consideró que el coronel Skripal ayudó en la compilación del dossier, eso podría explicar su intento de asesinarlo. Pero la vida diaria del ex militar ruso, yendo solo al supermercado, comprando billetes de lotería, visitando amigos, no revelaba un peligro inminente para su vida.

 

En otra versión, los servicios de inteligencia creen que el escuadrón que llegó a asesinar a Skripal debió actuar rápidamente y al aire libre, al verse paralizados por la tormenta de nieve en Gran Bretaña, con vuelos cancelados que no les permitían huir del reino tras las acción.Temían ser detectados y no poder escapar. Actuaron apremiados por el tiempo.

 

A diferencia de la época en que Moscú asesinó al ex espía ruso Alexander Litivenko con Polonium radiactivo, Gran Bretaña se encuentra más aislada para una respuesta "robusta" en conjunto con la Unión Europea, que incluya sanciones, prohibición de viajes y de visas, en un duro castigo a Rusia. El Brexit ha disminuido su capacidad de influencia. Estados Unidos puede sumarse a las sanciones pero Alemania e Italia van a querer seguir comercializando con Rusia, aún en medio de esta crisis.

 

"Tony Brenton, ex embajador británico en Rusia cuando Alexander Litvinenko fue envenado, dijo a Sky News: "Nuestra relación con Rusia es mucho peor que durante el affaire Litvinenko. En ese momento conseguimos un buen grupo de sanciones. Echamos a diplomáticos rusos, congelamos las relaciones con su servicio secreto, restringimos las visas para los viajes de rusos. Todo esto era para descorazonar a los rusos de hacer algo así otra vez", admitió. "Pero esta vez los rusos tienen menos que perder en un deterioro de las relaciones".

TAGS
mundial rusia 2018, londres, ex espia ruso,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...