lunes 22, octubre 2018 | Actualizado 12:58
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Excéntrico e inquietante: cómo fue "Luciana Mamá", el reality de Luli Salazar

05/01/2018 07:15 hs
En el programa especial de El Trece, la modelo mostró facetas desconocidas de su vida.

El programa especial Luciana Mamá prometía acompañar a Luciana Salazar en su camino para alcanzar el sueño de ser madre, desde los días previos al nacimiento hasta sus primeros momentos junto a Matilda. Sin embargo, más allá de que la pequeña estuvo siempre presente durante la hora y media que duró el programa, aún antes de haber nacido, la gran protagonista fue la modelo, con sus obsesiones, su egocentrismo y sus excentricidades.


      Embed

Reality accidentado

 

En realidad, el reality iba a ser emitido por el canal KZO e iba a contar con varios capítulos, pero por problemas de presupuesto terminó convirtiéndose en el programa especial que Eltrece emitió anoche, a partir de las 22.30. Tal vez por eso, al tener que condensar los mejores momentos (los más picantes, los que mejor retratan a Luli), el tema de la maternidad haya quedado relegado a una simple excusa para conocer un poco más de la mediática pero siempre misteriosa rubia.

 

Nunca sabremos cuándo nació su deseo de ser madre, porqué decidió serlo ahora ni qué la llevó a subrogar un vientre en los Estados Unidos para lograrlo. Pero quienes hayan visto el programa habrán compartido con Salazar la experiencia de acondicionar el cuarto en la casa de Nordelta que ocupará Matilda, todos los detalles de su baby shower y el nerviosismo que tomó por asalto la psiquis de la rubia antes de partir hacia Miami a conocer a su hija.

 

Revelaciones

 

También sabrán ahora porqué Marcelo Polino y la mediática abogada Ana Rosenfeld fueron elegidos por la modelo para que sean los padrinos de su primogénita. En el caso del chimentero, porque desde hace mucho tiempo comparte con ella su deseo de ser padre; y en el de la letrada, porque la conoce desde hace más de veinte años y supo callar muchos de sus secretos.

 

Por supuesto que ellos dos, junto con sus familiares y otros famosos como Nancy Pazos y el modisto Santiago Artemis, estuvieron invitados al baby shower. Y es en ese mediatizado evento en el que el programa especial se detuvo durante varios minutos.

 

 

Allí, a pesar de saber que Luli odia las sorpresas, sus colaboradores le prepararon un clip con fotos. Ante la primera imagen, en la que podía vérsela de bebé junto a su mamá,a Luciana le costó reconocerse. "¿Esa soy yo, mamá?", gritó asombrada.

 

Luego, su mamá y sus dos hermanas, Camila y Maite, le entregaron un regalo para Matilda. "Es algo que era tuyo y después usaron tus hermanas", le dijo su progenitora. Al abrir el paquete, Luli se desilusionó. Era una cajita con música. "Mirá que me voy a acordar de un sonajero", expresó ofuscada, antes de levantarse e irse.

 

Pero a no equivocarse. Ella misma se encargó de dejar en claro muchas veces que su familia es muy importante. De hecho, su amor filial tuvo un gran peso a la hora de elegir al donante de esperma. Según explicó, buscó en los catálogos a alguien con rasgos parecidos a los de su familia "por una cuestión de identificación".

 

La blonda reveló también por qué eligió el nombre Matilda: "Vi el musical en Londres y me encantó. Además, yo quería que su nombre tuviera siete letras como el mío y como nuestro apellido".

 

Olfato de perro


Si bien Luli y Matilda fueron las protagonistas del envío (con distinto grado de estrellato, claro), hubo una tercera mujer que supo ganarse un lugar dentro del programa: Yamila, la asistente personal de la modelo.

 

Tranquila, medida y con mucha, mucha paciencia, esta joven demostró estar dispuesta a todo para dejar contenta a Luli. Incluso pedirle a desconocidos vecinos de Miami que la dejen esterilizar el chupete de la pequeña en sus casas, porque el microondas se rompió. Esa escena fue una más de las que dejaron en evidencia la extrema pulcritud de Salazar. Y si bien es un rasgo que ella nunca escondió, la noche del jueves, con varios hechos condensados, algunos televidentes habrán llegad o al punto reírse pero también de alarmarse.


Ya antes de que Matilda naciera, según ilustró el programa, algunas de las personas del entorno de Luli se preguntaban cómo iba a hacer para cambiarle los pañales y limpiar los vómitos de la bebé. Y es que la modelo no soporta los olores corporales y asegura tener "olfato de perro". Sin embargo, ya con Matilda sus miedos y los ajenos se disiparon: "No vomita con olor. Dios escuchó mis suplicas", aseguró mirando a la cámara.

 

Otra de las características de la modelo que a muchos debe haber asombrado es su obsesión con el físico. "Yo soy extra small", aseguró primero en medio de una producción de fotos al ver la ropa que le habían traído, y luego al recibir el regalo de uno de sus amigos y considerarlo muy grande.


También, al comienzo del programa, se pudo ver cómo regañaba a Yamila por llegar a una jornada de filmación con una vestimienta muy parecida a la suya. "Me tenías que haber consultado", la retó.

 

Antes de partir hacia Miami,Luli visitó a quien será el pediatra de Matilda en Buenos Aires. Y allí se sorprendió cuando el médico, entre sus indicaciones, le aclaró que no deberá usar perfume. "Nunca me lo hubiese imaginado", respondió entre incrédula y molesta.

 

También antes de que su hija naciera, descubrió que en el vestidor de la niña había un vestido blanco colgado entre los de color y estalló contra su asistente. Un tiempo después, ya con la bebé en brazos, pudo verse cómo disfrutaba de limarle las uñas y ponerle cremas. "Desde bebé ya es una diva"; señaló Yamila, sonriente.

 

La otra Salazar


Si la idea primaria era que el reality fuera una especie de versión vernácula de los programas que llevaron a Kim Kardashian y a sus hermanas a la cima del estrellato, Luciana necesitaba la presencia de Camila Salazar en el suyo. Y la menor de las hermanas estuvo presente, aportándole picardía y sentido común al relato.

 

Primero, durante el baby shower, con una galleta de jengibre que emulaba a una niña en la mano aseguró: "Si Luli ve que hicieron a Matilda castaña, se muere". Luego, se convirtió en la única de su entorno capaz de hacerle frente a sus caprichos.

 

No se sabe si fue por ese motivo que dejaron de seguirse en las redes, pero lo cierto es que antes de partir hacia Miami, las dos tuvieron una pequeña discusión frente a las cámaras. Luciana quería que toda su familia estuviese con ella en el momento del nacimiento; y para eso,debían abandonar sus obligaciones y viajar hacia los Estados Unidos. Camila no estaba convencida, por su trabajo y porque no quería dejar sola a su perra Jackie, de 14 años, ni tampoco estaba segura de que llevarla con ella fuera una buena idea.

 

La duda de su hermana terminó haciendo estallar a Luciana, que rompió en llanto reclamándole que la perra era más importante que su hija. Camila, que en todo momento puso en evidencia los trucos de Luli para manipularla, finalmente viajó a conocer a su sobrina, pero eso las cámaras del programa no lo captaron.

 

En números, el programa no resultó demasiado atractivo para el público. Primero El Sultán y luego Golpe al corazón -desde la pantalla del competidor directo de Eltrece, Telefe- ganaron la franja horaria. Luciana Mamá alcanzó picos de 8,5 puntos de rating, pero ni siquiera esa marca alcanzó para posicionar al reality en el primer lugar. En Twitter, en tanto, #LucianaMama, "Luli Salazar" y "Pobre Matilda" fueron tendencia a nivel local.

TAGS
luciana mama, luciana salazar,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...