sábado 23, septiembre 2017 | Actualizado 06:11
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Habló el encargado del operativo de Gendarmería sobre Maldonado: "No detuvimos ni matamos a nadie"

03/09/2017 10:39 hs
La fuerza está en el ojo de la tormenta según la hipótesis que sostiene la familia del desaparecido.

El Jefe de Gendarmería en Esquel, Juan Escola, habló por primera vez y dijo que "no estuvimos ni cerca de detener a nadie" el 1° de agosto. Ese fue el día en que la fuerza desalojó un predio tomado por mapuches, donde supuestamente estaba Santiago Maldonado.


El comandante Juan Pablo Escola, segundo al mando del Escuadrón 36 de Esquel de Gendarmería Nacional, fue quien lideró el grupo de 31 gendarmes que ingresaron a Cushamen el 1 de agosto pasado alrededor de las 11 de la mañana. Es el día en que, según testigos, se vio por última vez a Santiago Maldonado.


Bajo su supervisión transcurrieron las acciones que más de 20 horas después desembocaron en la denuncia que hoy conmueve al país. Hay quien lo señala como el principal responsable de haber capturado a Maldonado, para después meterlo en una camioneta que se marchó del Pu Lof con dirección a Esquel. Su testimonio revela algo muy distinto. "Nunca estuvimos ni cerca de detener a alguien", le dice a Clarín.


El gendarme aceptó hablar por primera vez desde que estuvo en el campo que ocupa un grupo radicalizado indígena, donde también conviven miembros de Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). "El 1 de agosto no detuvimos a nadie, no matamos a nadie, no estuvimos ni cerca de detener a alguien. Duermo tranquilo, actuamos correctamente", señala. De acuerdo a su versión, él y un equipo de diez gendarmes de Esquel, a los que conocía, y 21 de El Bolsón, de los cuales no sabía sus nombres, entraron a Cushamen. Tomó la decisión después de que dos agentes resultaron heridos de gravedad sobre la ruta 40 ante una lluvia de piedrazos impulsada por unas 20 personas.


"Fracturado, sangrando y todo, un gendarme avanzó conmigo, no se dio cuenta de sus heridas de la tensión que teníamos. Eso fue como a las 11,30. Íbamos lento y muy pesado, con el chaleco antibalas, con los cascos, los borceguíes. El suelo era arcilloso, muy incómodo", detalla.


El comandante explica que al tiempo que arremetían, lanzaban gases y proyectiles antimotín. "No íbamos armados con armas 9 milímetros, ningún arma de guerra fue usada", dice. Ante la embestida, los miembros del Pu Lof corrieron hacia el río. La distancia y la velocidad entre unos y otros era amplia, apunta. "Nunca estuvimos a menos de 40 metros. Tampoco me esperaba que corrieran hacia el río, pensé que se iban a escapar por los costados. Iban rápido, no le seguíamos el paso. Nuestro equipo pesa unos 7 kilos en total ¿cómo íbamos a hacer para capturarlos?", dice.


De acuerdo al comandante, los militantes indígenas bajaron por un pronunciado declive que conduce al río. Dice que no sabe si los que escapaban cruzaron el río Chubut, pero que él decidió que era peligroso para su gente seguirlos en ese sector escarpado y barroso. "Quedamos a varios metros de la costa del río, pensé que podían sorprendernos, no los veíamos. No alcanzamos el río. Ordené el repliegue hasta la zona de la casilla, en la entrada del predio", explica.


Escola afirma que la imagen de Maldonado a la vera del río, capturado por dos o tres gendarmes que lo golpeaban, es falsa. "No ocurrió, no estaban las condiciones para detener a uno de ellos", asevera. El grupo de gendarmes retornó a un camión Eurocargo apostado al lado de la casilla en la que permanecían dos mujeres y dos niños. "Volvimos todos, no vi que nadie se quedara retrasado. En el camión teníamos mate, estábamos cansados. Las mujeres, los chicos, todos estábamos cerca. ¿Ocultar a una persona en ese sector? ¿Se imagina lo difícil que es?", reflexiona. El camión Eurocargo tampoco estuvo en las inmediaciones del río, como indican los testimonios. "Hay fotografías, el camión quedó atrás de la casilla", dice.


El operativo duró entre 40 y 45 minutos. "Comenzaron a labrar el acta con lo actuado. Nada extraño ocurrió", detalla. "En la tranquera pusimos a 4 ó 5 personas, algunas gendarmes mujeres que incluso hablaron con representantes de Derechos Humanos. Nadie nos preguntó por Maldonado y eso que estuvimos ahí 5 horas o más", indica. Para Escola el encubrimiento es una hipótesis improbale. "Eramos gendarmes de Esquel y El Bolsón, algunos sin relación. Si hubiéramos detenido a alguien habríamos levantado el acta. Cualquiera de los transeútes o de los otros gendarmes en la tranquera o de los periodistas o los mismos niños y mujeres en la casilla habrían visto la detención o nos habrían preguntado algo", indica.


"Tendríamos que haber confabulado todo con transeúntes, mujeres y chicos mapuches y entre 65 gendarmes, muchos de los que no se conocían entre sí", se defiende. Escola llegó a su casa a las 19, aproximadamente. A las 22 se fue a la cama y durmió 9 horas de un tirón. El 2 de agosto tuvo libre. No recibió llamadas del trabajo sobre irregularidades en Cushamen. A las 8 del 3 entró a su oficina y prendió la televisión. "Entonces me enteré de que había un desaparecido y decían que lo habíamos llevado nosotros", dice.


"Entonces me enteré de que había un desaparecido y decían que lo habíamos llevado nosotros", dice.


(Fuente: Clarín)


Enviá tu comentario
Seguí leyendo...