viernes 15, diciembre 2017 | Actualizado 09:15
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Un ex candidato a gobernador de Entre Ríos fue acusado de 2 mil abusos a menores

28/07/2017 07:57 hs
Un fiscal abrió una causa contra Gustavo Rivas, denunciado por un medio local de corrupción de menores durante 40 años.

La denuncia tiene detalles estremecedores, testimonios muy duros y datos que ya forman parte de una investigación de oficio. Es la tapa de una de las revistas más importantes de Entre Ríos, que por estas horas genera una conmoción en la provincia mesopotámica.


El mismo medio, Revista Análisis, dirigida por el periodista Daniel Enz, confirmó que el fiscal coordinador de Gualeguaychú, Lisandro Beherán, decidió esta mañana abrir una causa de oficio contra el acusado, por corrupción de menores y abusos.


      Embed

 Disfrutaba esas tardes, mirándose al espejo y engominándose el pelo. Había que ajustar todos los detalles para fotografiar o filmar a sus víctimas. Ya sea en su domicilio particular o bien en la vieja casona de Urquiza al Oeste, en Gualeguaychú, que ya no es de su propiedad. Ningún pormenor debía quedar al azar: la heladera tenía que estar llena. El proyector de 8 milímetros o el video de VHS -según la época- debía funcionar correctamente y las películas pornográficas compradas en Capital Federal tenían que renovarse cada semana. En esa misma Buenos Aires hacía revelar el material fílmico, para que nadie se entere en Gualeguaychú".


Así comienza la nota de tapa de la edición de este jueves de la revista, con una foto de Gustavo Rivas, abogado, historiador, personaje ilustre de Gualeguaychú y ex candidato a gobernador por la Ucedé.


Enz, autor de esta investigación, asegura que "los cálculos más moderados indican que, por lo menos, corrompió a más de 2.000 adolescentes de entre 15 y 16 años, entre 1970 y más allá del 2010. Les pasaba videos pornográficos, los masturbaba, les practicaba sexo oral, se hacía penetrar (...) Nunca nadie lo denunció ante la justicia, por temor al poder que sigue teniendo en la sociedad de Gualeguaychú"


"Por lo que veo es más humo que otra cosa. Esto es en un 95% todo mentira", dijo este mediodía Rivas, cuando una de sus casas era allanada por la fiscal Martina Cedrés, quien está al frente de las actuaciones iniciadas por Beherán.


En la investigación se detalla que fueron tres los sitios donde se cometieron los abusos. Una casa sobre la calle Mitre, a pocos metros de la plaza principal de la ciudad y donde posee su estudio jurídico, la casa materna de Rivas ubicada en calles Urquiza y 3 de Febrero y en la casa de fin de semana que se ubica en Pueblo Belgrano.


"Durante los días hábiles, Gustavo Rivas era el abogado brillante, el hombre culto de Gualeguaychú; el docente querido y el notable expositor de los más variados temas de la ciudad. Pero entre viernes y sábado se transformaba. Sus deseos sexuales lo convertían en el hombre más perverso de la ciudad. El que no tenía problemas en reclutar jóvenes para hacerlos debutar sexualmente con sus 14 o 15 años, a cambio de unos pocos pesos para la salida nocturna posterior.


A principios de los '80, en uno de los tantos encuentros semanales con los adolescentes, les dijo muy suelto de cuerpo: 'yo tengo un registro de cada uno de ustedes. Y por casa ya pasaron más de 400'. Ese detalle incluía el nombre completo de cada uno, datos de sus padres, una foto del rostro...", amplía la investigación periodística.


Además de las tres locaciones que están con órdenes de allanamiento, Rivas utilizaba barcos de su propiedad para concretar más abusos. En 1978 se compró un pequeño crucero, pero luego adquirió uno de mayor porte, con muchísimas comodidades y denominado Frenesí. Llegó a ser la embarcación más importante de la zona.

 

La investigación detalla que tuvo ese barco hasta 1993, cuando decidió venderlo: "Pero los paseos de pibes de entre 15 y 16 años por el río Gualeguaychú eran habituales los fines de semana. Casi todos los veranos, Rivas zarpaba desde el club Náutico, cargado de jóvenes con destino al balneario Las Cañas, en Fray Bentos. Para los adolescentes de clase media, que se le dificultaba económicamente ir a vacacionar a la Costa Atlántica o porque no tenían el permiso de sus padres, pasar una semana acampando en Las Cañas era una verdadera opción para divertirse. A 40 km de Gualeguaychú. (...) Muchos chicos querían ir a Las Cañas y Rivas siempre tenía la amabilidad de llevarlos", describe Enz.


Testigos y víctimas

El padre de una de las víctimas dio su testimonio : "Era un abusador compulsivo. Podía tener sexo con 3 o 5 pibes por noche y durante muchos años fueron viernes y sábado de modo constante y casi religioso". El relevamiento hecho por el periodista permitió concluir que la mayor cantidad de adolescentes era de condición humilde, porque jugaba con la necesidad de ellos: un encuentro sexual con el letrado determinaba dinero, o un pago a través de ropa o zapatillas.


"Algunos de esos jóvenes (que hoy rondan entre los 35 y 45 años) se tuvieron que ir de la ciudad porque no soportaron el asedio irónico de varios de sus compañeros, que sabían que había sido el que le introdujo tal o cual elemento en su ano. 'A muchos les hizo muy mal esa situación y llegaron a la conclusión de que no podían vivir más en Gualeguaychú', reconoció un profesional consultado al respecto, que atendió víctimas de Rivas y que, además, tuvo compañeros de escuela que estuvieron en situaciones de abuso encabezadas por el exitoso abogado", indica la nota.


(Fuente Revista Análisis)

TAGS
gustavo rivas, abuso de menores,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...