sábado 27, mayo 2017 | Actualizado 16:28
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El paraíso de "The Old Fund"

09/05/2017 14:33 hs
Con un fondo inversor enigmático Boudou pasa a controlar Ciccone.
Jorge Asís
Por Jorge Asís
Escritor - Periodista

Tenemos cerrado con Boudou el contrato para fabricar los billetes".


Alejandro Paul Vandenbroele, Director Titular y Presidente de The Old Fund, intentó entusiasmar a los sindicalistas gráficos. Están bastante preocupados, como los operarios, por el destino laboral de Ciccone Calcográfica. Empresa líder, suerte de "Casa de Moneda Privada". Quebrada. Alquilada, hasta hoy.

 

En adelante, no va a ser necesario fabricar los billetes en el Brasil. Gracias a la conducción estratégica de Amado Boudou, ministro de Economía y candidato a la vicepresidencia, Ciccone Calcográfica se recupera. Pudo liberarla de las garras adversarias del duhaldismo. En realidad de Boldt, la empresa de "Tabanelli", El Tano. Boldt la había alquilado durante un año, por cuatro millones de pesos, pagados por adelantado, con la aprobación del juez Cosentino, que atiende los padecimientos del quebranto.


Pero Boudou, El Insaciable, venía interesado patrióticamente en el funcionamiento de la planta. Logró convencer, según nuestras fuentes, a la señora Cristina. Ciccone debía ser liberada del enemigo.


De manera que, con la apoyatura implícita de Zanini, aquí su aliado, don Amado se puso a operar. Contó con un instrumentador de la magnitud moral de José María Nuñez Carmona, alias Nariga.


Trátase del ser inquieto que conquistó, oportunamente, alguna repercusión olvidable. Por un sobre con billetes que apareció en determinado escritorio de Telam. Ampliaremos (sólo si viene al caso).

Nuñez Carmona es el amigo entrañable del (posiblemente) próximo vicepresidente de la república.

Un Nariga leal que suele resolverle -a Boudou- los problemas cotidianamente inmobiliarios de Mar del Plata. Ampliaremos (si es necesario).


Sin embargo, Núñez Carmona no fue el héroe señalado para presidir el fondo salvador. The Old Fund, que emerge para convertirse en la "solución final". Para el escatológico procedimiento que condujo a Ciccone hacia la quiebra. Y hoy hacia el rescate. De la empresa que, desde 1951, los hermanitos Ciccone confeccionan "billetes de banco, cheques y valores, sistemas de identificación de personas, pasaportes y cédulas de identidad, placas y cédulas de identificación de vehículos" (etc., por más datos consultar su web). Para transformarse, por la quiebra, en el tesoro apetecible. La tentación de aventureros más o menos respetables.

 

Pero Vandenbroele es el afortunado. Hombre felizmente emprendedor. Culturalmente identificado con sus orígenes holandeses. Es la cabeza visible de The Old Fund. El Viejo Fondo. Grupo inversor que mantiene el encanto del enigma. Ante tantos desconfiados maliciosos, que suelen atentar contra "el modelo". Y que suponen equivocadamente encontrar, en cualquier rubro, invenciones relativamente equiparables a Meldorek. Porque descreen que Argentina sea, aún, altamente confiable para inversores de semejante dimensión.

 

Curazao

 

Pero Argentina, tan fácilmente entregada, se encuentra en las vísperas de encargar la gravitación de su papel moneda a The Old Fund. Sus billetes crocantes, documentos, patentes, placas.


Como principal accionista, The Old Fund lo tiene, según nuestras fuentes, a Tierras Internacionales Investment CV.


Empresa clavada en los Países Bajos (Holanda). Pero inscripta, en la patria, como sociedad extranjera.


Con un impresionante capital de 30 mil pesos.


De las 30 mil acciones a un mango, a Tierras Internacionales Investment CV le pertenecen 28.500.

El restante titular, de las 1.500 acciones, es Sergio Gustavo Martínez. El Director Suplente (de Vandenbroele).

 

El representante legal, inscripto en la Dirección de Personas Jurídicas de Buenos Aires, es Carlos Schneider. Domiciliado en el verdor de Longchamps.


La sociedad cuenta, aparte, con otros apoderados venerables. Gonzalo Pascual, Hernán Cruchaga y María Victoria Ctibor.


En la traducción del documento pueden detectarse otros firmantes que merecen destacarse.

La joven Jullisa Abigail Comenencia-Koolman. Es del bello Curazao, paraíso de las Antillas Holandesas.


Como la señora Indra Farah Marie Vilchez, también de Curazao, que suscribe como Miembro del Consejo de Administración.


Indra Farah es, además, la apoderada de Stichting MP Services. Socia comanditaria. Empresa clavada en Katwjk (Reino de Países Bajos). Con sede en Amsterdam y oficina en Ginebra.

 

Descenso y rescate

 

Al descenso de la quiebra, Ciccone Calcográfica se fue por una deuda con la AFIP.

Miserables 50 palos, de un total de 230.


Debe rescatarse, para el rescate, la admirable capacidad de comprensión de los próceres que tienen la responsabilidad de conducir el Estado.


La inestimable colaboración de Morenito, el Secretario de Comercio que atemoriza a los distraídos. De Sbatella, de Defensa de la Competencia. De Echegaray, de la AFIP.


Pero sobre todo debe rescatarse el infatigable empeño de Amado Boudou. Es quien impulsó la aparición, casi providencial, del grupo inversor.


Hoy mismo, The Old Fund se hace cargo de la más importante planta impresora de billetes. La "Casa de Moneda Privada", "única en Iberoamérica en ostentar dicho rango". Pero también de documentos de identidad, circunstancia que llevó a Boudou a mantener, según nuestras fuentes, una ingrata desavenencia con Randazzo.

 

Al cierre del despacho, The Old Fund se dispone a tomar las riendas de la planta sofisticada de Don Torcuato. Los "duhaldistas" fueron desalojados. Con la cabeza en el piso, como los jugadores de River cuando marchan, sin fe, hacia el vestuario.

 

La Casa de la Moneda, la real, aquella que fuera presidida por don Armando Gostanián, ya no tendrá que compartir la impresión de los miles de millones de billetes de cien pesos. Con la colonizadora Casa da Moeda do Brasil.


Ahora, gracias al paraíso de The Old Fund, a la eficacia empresarial de Vandenbroele, y sobre todo al fervor patriótico de Boudou, los billetes se confeccionaran en Don Torcuato. Gracias "al modelo". Para algarabía del paraíso (fiscal) de Curazao.

 

Aparte, no debe omitirse que Boudou también logró dominar la Casa de la Moneda (de Gostanián). A través de la señora Katia Daura. Es una joven economista, atractivamente inteligente, que responde a la estrategia plural de Boudou. Desde aquellos tiempos sustanciales del semillero del Ansés. Cuando Boudou debía reportarse, transitoriamente, a Sergio Massa, el jefe al que superó. Y que hoy suele evocarlo, con gesto distendido, desde la mini-gobernación del Tigre. Con una mezcla lícita de afecto y -por qué no- de explicable admiración.

 

Sensatez de Marcó del Pont

 

"Pero por ahora aquí no hace falta guita", confirma la Garganta.


Significa que, para el Banco Central, los billetes nacionales no escasean. Aunque no estén muy crocantes.


"La plaza está bien surtida". Al menos, hasta marzo del año próximo.


Pero Vandenbroele, para precipitar el rescate y la elevación, necesita darle pronto a la maquinita.

 

Lo único que Boudou, en su ascenso irresistible, tiene en contra, en este simpático negocio, es la temporaria sensatez de la señora Mercedes Marcó del Pont.


Trátase de la presidente del Banco Central que sobrevive, según nuestras fuentes, regularmente espantada. Por los deslizamientos del ministro cantor.


Cuentan las Gargantas que sólo Marcó del Pont atenúa el consagratorio triunfo de Boudou, en el escenario Ciccone.


La dama, tan carismática y sonriente, se encuentra ostensiblemente acosada.


Por arriba, el candidato a vicepresidente. Por abajo, la presencia influyente de uno de los directores. Benigno Vélez, alias Maligno.

 

El semillero del Ansés

 

Es -Maligno Vélez- el máximo responsable de la factura. Por haber patrocinado, en el semillero inagotable del Ansés, el ingreso de Boudou.


El muchacho liberal, astuto y activo, buen bajador, iba al frente. Era aplicadamente eficiente y necesitaba trabajar. Le costaba hasta pagar el alquiler de su departamento céntrico.

 

Rápidamente, con su positivismo espiritual, Boudou supo cautivarlo al otro titán, Massa. Sin necesidad de cantarle, ni de pasearlo en moto.


Massa suele aceptar, sin desdén, que Boudou le resultó un "excelente empleado". Acompañó fielmente su ascenso (el de Massa).

 

Cuando Massa, mini-gobernador del Tigre, fue designado Premier, en reemplazo del poeta impopular Alberto Fernández, también se quedaba vacante el semillero del Ansés. Por la partida de Moroni, referente del poeta nostálgico y surreal.


Cuentan que Néstor Kirchner, El Furia, le preguntó al flamante Premier:


"Decime, ¿a quién pongo, Massita, en el Ansés?".


Massa, respetuoso Jefe de Gabinete, le respondió: "Póngalo, Néstor, a Boudou".


"¿Y quien c... es Boudou?".

 

Mediados del 2008. Siglos atrás.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...