viernes 09, diciembre 2016 | Actualizado 22:02
Usuario
Bienvenido
T 24°C H 25%

Las seis enfermedades que te puede transmitir tu mascota

22/11/2016 11:41 hs
Sin duda, son los más mimados del hogar y parte de la familia, sin embargo pueden convertirse en una fuente de enfermedades sin el control adecuado.

Las mascotas son, sin duda, una gran compañía y parte de la familia en la mayoría de los hogares del mundo. Pero sin el cuidado y la prevención adecuada, pueden ser  foco de algunas enfermedades. Según la OMS, tres de cada cuatro nuevas infecciones proceden de los animales.


Toxoplasma: el parásito que puede llegar al feto


El enemigo número uno entre las embarazadas que conviven con un gato es la toxoplasmosis. Durante los meses de gestación, han de manipular la mascota con cuidado. Para tranquilidad de las futuras madres, hay que decir que esa situación solo se da en casos extraordinarios, cuando el parásito que la provoca, atraviesa la barrera placentaria e infecta al feto. El contagio puede ser instantáneo al tocar las heces del animal enfermo cuando se manipulan inadecuadamente los areneros y las cajas de excrementos de la mascota.


Bartonelosis: ¡Atentos a los arañazos gatunos!


Aparte de arañazos y rasguños, el germen puede desembocar en el ser humano a través de las mordeduras, así como de la saliva del animal al entrar en contacto con la piel o las superficies mucosas de la nariz, la boca y los ojos de su dueño. Por lo general, la enfermedad del arañazo del gato no es grave y suele remitir sin tratamiento médico. Si no, hay que tomar un antibiótico.


Tularemia, la fiebre de los conejos


Es una enfermedad ocasionada por la bacteria Francisella tularensis que pasa al hombre por contacto con animales enfermos u otros agentes infectados, como garrapatas y moscas, o por la ingesta de carne o agua contaminadas. Algunas personas pueden llegar a tener neumonía después de inhalar la tierra o los vegetales infectados.


Psitacosis en loros y periquitos


La psitacosis, una infección generada por la bacteria Chlamydophila psittaci, que se oculta en los excrementos de los pájaros. Los loros y los periquitos son las aves domésticas más propensas a transmitirla. En muchos casos, estas aves son importadas, así que como medida de precaución, se mantienen en cuarentena. El paso de la bacteria a las personas provoca síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre, escalofríos y dolor de cabeza, por lo que es fácil confundirla con esta. El contagio se produce con frecuencia por inhalación del polvo de las heces secas que se encuentra en las jaulas

 

Mal de Lyme y garrapatas


Su picadura produce la borreliosis o mal de Lyme, infección que se manifiesta con fiebre, cefalea, vómitos y dolor muscular y articular. Algunas veces genera erupciones cutáneas con forma de escarapela, mancha roja y ligeramente elevada en el lugar de la picadura. En pocos casos, degenera en secuelas neurológicas y cardíacas.


La Tenia del perro


En este caso es el reservorio de la Tenia Echinococcus granulosus, un platelminto parásito que se aloja en el intestino delgado del can adulto y que pasa al ser humano para causar una hidatidosis o quiste hidatídico. Desparasitar al animal cada 45 días y evitar que consuma vísceras crudas son las mejores maneras de prevenir esta zoonosis, que afecta particularmente a personas con problemas inmunológicos, a mujeres embarazadas y a los jóvenes que entran en contacto con las heces del animal infectado. Las consecuencias del contagio pueden ser graves y se manifiestan en la aparición de quistes de gran tamaño en el hígado y el pulmón que solo pueden ser suprimidos con cirugía.


(Fuente Muy Interesante)

TAGS
enfermedades, mascotas,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...