domingo 25, septiembre 2016 | Actualizado 12:39
Usuario
Bienvenido
T 15°C H 67%

Los misterios sin respuesta del brutal asesinato del niño de 11 años en Santiago del Estero

19/09/2016 09:20 hs
El cuerpo descuartizado de "Marito" Salto de once años fue hallado a comienzos de junio. Pero una serie de amenazas e intimidaciones embarraron el caso.
El 31 de mayo, Mario Agustín Salto, "Marito", había desaparecido al ir a pescar en la represa local de Quimilí luego de salir de la escuela. A los dos días, un baqueano encontró su cuerpo descuartizado dentro de bolsas de plástico. Las pericias posteriores demostraron que, antes de ser asesinado, el niño fue violado. Sin embargo, tras tres meses de investigación, no hay avances.

 

"Abuso carnal seguido de muerte" es la carátula del caso hasta hoy. Se encontraron dos perfiles de ADN en el cuerpo del niño que esperan ser cotejados con los de imputados y varios testigos. Además de presentar síntomas de haber estado en una heladera, el cuerpo presentaba cortes realizados con suma precisión, como si hubieran sido hechos por un carnicero.

 

Tras el hallazgo de los restos de "Marito", cinco personas fueron detenidas, entre ellas dos hermanos locales de apellido Ocaranza, uno menor de edad. "Rodi" Sequeira, un joven local, fue uno de los imputados más comprometidos, luego de que se encontrara en su casa una hacha y un machete.

 

"Quiero se esclarezca el crimen de mi hijo, que no quede impune. Le quitaron sus sueños, tenía once años mi nene. Todo está fallando en la causa. El primer juez nos decía que tenía la punta del ovillo. Tres meses después, nada", dice el padre de la víctima, Mario Alberto Salto.

 

Es que el juez original del caso, Miguel Ángel Moreno, fue recusado por Mario Salto padre y su abogado querellante, Anselmo Juárez. La jueza de instrucción Rosa Falco tomó su lugar. Hoy, tres meses después de la brutal muerte de "Marito", no hay un sospechoso firme.

 

"Se pisoteó la escena del hallazgo. Fui profesor en la escuela de policía de la provincia. Había alumnos míos entre los que actuaron. Yo les enseñé a respetar el protocolo. No se hizo", afirmó Juárez.

 

Salto padre apunta a una venganza contra el vínculo familiar. Su hermana Marta es docente y encabezó una protesta por una suba de sueldos para los maestros. Un mes antes de que "Marito" desapareciera, Marta y otros maestros locales recibieron en sus cuentas de Facebook una larga amenaza de muerte. "A ver si se bancan las balas, pelotudos", rezaba uno de los mensajes.

 

Por otro lado, Mario padre reveló que dos extraños visitaron a su madre. "Ella es una señora grande, no distingue, no sabía si eran periodistas, policías. Dijeron que eran investigadores privados. Decían que el juez anterior de la causa estaba al tanto. Pero Moreno negó haberlos mandado a hablar con nosotros", aseguró, en diálogo con Infobae.

 

Como si fuera poco, la nueva jueza del caso enfrenta un problema de absoluta gravedad en cuanto a la evidencia, pues las cámaras de seguridad de la Municipalidad fueron expresamente arruinadas. "Faltan las imágenes de las cámaras de la rotonda del pueblo, no están. Mi hijo siempre pasaba por ahí", dijo Salto.

TAGS
mario salto, anselmo juarez, quimili, miguel angel moreno, rosa falco, marta salto,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...