jueves 30, mayo 2019 | Actualizado 21:45
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Cómo fue la trama de encubrimiento de los policías sobre la masacre de San Miguel del Monte

28/05/2019 10:20 hs
Primero hablaron de "accidente" y "fatalidad". Modificaron las actas del procedimiento, falsearon declaraciones y ocultaron material fílmico.

El encubrimiento policial tras la fatal persecución en San Miguel del Monte se gestó apenas ese Fiat 147 Spazio impactó contra el acoplado de un camión y se partió en tres pedazos, dejando los cuerpos tirados de su conductor, de 22 años, y de tres de sus cuatro acompañantes, todos chicos de 13 y 14 años. La única sobreviviente, una adolescente de 13, sigue peleando por su vida en un hospital.


"Accidente" y "fatalidad" fueron las palabras que usó entonces el jefe de la seccional, subcomisario Franco Micucci (36), para resumir lo que había pasado.


 "Respecto del accidente, estamos todos consternados con esta situación, una fatalidad para esta ciudad, para nosotros", le dijo a la FM Actitud(92.5), en una entrevista que fue subida al Facebook de la radio.


Micucci fue el último en caer preso, el domingo a la noche, tras las cinco órdenes de arresto que incluyeron a otros tres agentes y al secretario de Seguridad local, comisario retirado Claudio Martínez, acusado de manipular las cámaras del Centro de Monitoreo para ocultar el mal accionar de la Policía en la madrugada del lunes, cuando ocurrió todo y San Miguel del Monte cambió para siempre.


Con ellos, suman 13 detenidos: los 12 policías y el funcionario.


"Esta situación se está investigando porque pudo haber existido una anomalía en el procedimiento previo, en el cual fue convocado el personal policial al barrio Montemar, a una casa donde se estaría llevando (a cabo) un hecho ilícito; el personal se acercó a ese domicilio y dio negativo", añadió Micucci.


El ahora detenido dijo que "en una recorrida posterior, se identificó a este vehículo 147 de color blanco, se lo quiso identificar, pero emprendió la huida y ahí comenzó el procedimiento que termina en un accidente".


Ese auto era conducido por Aníbal Suárez (22), quien había llegado un año y medio antes de un pueblo de Misiones y que había tenido que pagar una coima a la Policía de 4 mil pesos, según denunciaron sus familiares, porque no tenía la transferencia a su nombre del 147.


Tras visitar a sus tíos, el domingo a la noche, Suárez pasó por la plaza principal de Monte e invitó a dar una vuelta a los cuatro chicos: Camila López (13), Rocío Guagliarello (13), Danilo Sansone (13) y Gonzalo Domínguez (14).


Todos fueron hasta la laguna y cuando volvían pasó algo que aún no está claro. Según una versión que tomó fuerza en las últimas horas, podrían haber visto a policías cargando droga en un coche. Lo concreto es que un patrullero inició una persecución, a la que luego se sumaron otros dos, con tiros incluidos.


Asustados, los jóvenes huyeron y terminaron chocando a gran velocidad. Los policías negaron haber disparado, pero una de las autopsias determinaría que el cuerpo de Gonzalo tenía un balazo en un glúteo.


Su madre, Susana Ríos, empleada municipal y amiga de la intendenta Sandra Mayol, reveló que cuando fue de madrugada al hospital se encontró con el secretario de Seguridad, Claudio Martínez. "Le pregunté sobre las versiones de los tiros. Él agachó la cabeza y me dijo que no", recordó.


Las autopsias a los cadáveres fueron hechas por peritos de la Policía bonaerense. Pero el comportamiento de los agentes, ahora bajo sospecha, deja dudas sobre si también pudieron haber manipulado los resultados. Por eso, la familia de Camila López, autorizó a exhumar su cuerpo para repetir la pericia.


Este lunes, antes de cumplirse 24 horas de las últimas detenciones, la jueza Marcela Garmendia convalidó la imputación por "encubrimiento agravado" y "falsedad de documento público" contra Martínez y los policías Julio Franco Micucci, Héctor Enrique "Pipi" Ángel, José Emanuel Durán y Nadia Alejandra Genaro. Todos serán citados a indagatoria para que declaren ante el fiscal de Cañuelas Lisandro Damonte.


Hasta ahora, 11 oficiales imputados se negaron a hablar (un derecho que concede la ley) en lo que parece ser un "pacto de silencio". Sólo declaró -y aportó detalles del episodio- la oficial Melina Bianco, también presa.


Según pudo averiguar Clarín, Garmendia tiene acreditado que la madrugada del hecho, Micucci y el encargado del libro de guardia (Genaro) modificaron las actas de la persecución .


Además, "en la oficina de monitoreo municipal", responsabilidad de "El Toro" Martínez, ocultaron material fílmico" que podía "aclarar los hechos" que investiga el fiscal.

La jueza platense asegura que en la seccional a cargo de Micucci, la oficial de guardia y otros dos agentes del servicio de calle -que serían Ángel y Durán- "insertaron declaraciones falsas en el sumario, en el acta de procedimiento inicial, en el croquis ilustrativo y en el acta de inspección ocular".


Todo esto, dice Garmendia, provocó un perjuicio en el esclarecimiento del hecho y un retraso en el debido accionar de la Justicia.


(Fuente: Clarín)

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...