martes 07, mayo 2019 | Actualizado 18:06
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Lo apuntaron con tres armas mientras estaba con su hijo de tres años en brazos

07/05/2019 13:18 hs
El robo se produjo en Flores, a pocas cuadras del lugar donde en 2016 asesinaron a Brian Aguinaco.

El panorama con el que se encontró un hombre que se retiraba de la casa de su cuñado, en Flores, fue aterrador. Estaba por subirse al auto junto a su hijo de tres años, al que llevaba en brazos,cuando apareció un auto del que se bajaron tres delincuentes que los encañonaron. Le robaron la billetera, $ 4.500 y un celular, y se escaparon en el vehículo que manejaba un cómplice. "Quería que se terminara ya ese momento", dijo la víctima, que al igual que su hijo resultó ileso. La secuencia quedó registrada por cámaras de seguridad.


      Embed


El asalto se produjo el sábado por la noche en Flores, en Carlos Ortiz al 1100. Fue a pocas cuadras donde en diciembre de 2016 asesinaron a Brian Aguinaco, el adolescente de 14 años que fue baleado por motochorros luego de que su abuelo, al que acompañaba en auto, tratara de disuadir a motochorros que asaltaron a dos mujeres.


Nicolás, víctima del robo, había ido en auto a la casa de su cuñado para buscar un celular. Se bajó del vehículo y llevó en brazos a su hijo, que dormía. Estuvo solo dos minutos en la vivienda y, cuando salió, empezó la odisea. Llegó un auto del que se bajaron tres delincuentes, que los apuntaron a él y a su hijo.


"Cuando salgo escucho la frenada y enseguida tenía a los tres apuntándonos a mí y a mi hijo. 'Tirate al piso, no te muevas', me gritaban. Me senté en la vereda y levanté las manos. Nos apuntaron con tres armas de grueso calibre. Yo solo quería que se terminara ya ese momento", dijo a  Nicolás, que pensó que le iban a robar el auto. Los delincuentes se llevaron su billetera, $ 4.500 y un celular, y escaparon.


Nicolás recordó el caso de Aguinaco, que se produjo a pocas cuadras del lugar del robo, y reconoció: "Te pueden matar a vos o a tu hijo. En ese momento es algo que te pasa constantemente por la cabeza". A pesar de la violencia del asalto, los ladrones no dispararon y los dos resultaron ilesos.


Graciela, la esposa del hombre, dijo que "la vida sigue igual, pero con miedo" y contó que el hijo de ambos, que tiene tres años, "se dio cuenta de que les pasó algo malo". "Me dice: 'ladrón, ladrón, plata, ladrón'", contó la mujer, sobre el duro impacto que el asalto generó en el menor. "Cuando vi el video me quería morir. Encima tenés que agradecer que 'fueron buenos' y que no gatillaron", afirmó.

Enviá tu comentario