lunes 22, julio 2019 | Actualizado 13:20
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Denunció 16 veces a su ex por violento y la sigue amenazando: "Quiero seguir viva"

05/07/2019 14:39 hs
El desesperado pedido de ayuda de una mujer de la ciudad de La Plata.
En el último año Katerine tuvo que mudarse seis veces para tratar de escapar del espiral de violencia al que la había empujado su expareja. Lo denunció 16 veces y consiguió ocho perimetrales. Todas las desobedeció. "Quiero seguir viva", escribió desesperada en sus redes sociales, y después se dirigió directamente a la Justicia: "Necesito que esté preso".

El calvario de la mujer, que vive en la ciudad de La Plata, empezó hace un año cuando se separó del padre de sus hijas. Él no dejó de hostigarla y amenazarla desde entonces. La última vez que le pegó lo hizo en la calle y la golpiza quedó grabada en una cámara de seguridad, por lo que fue detenido. Sin embargo, la causa se caratuló como "lesiones leves" y puede quedar libre en cualquier momento.

El miedo la llevó a compartir su historia en las últimas horas y pedir a través de las redes sociales que la ayuden a difunfir su caso como un último recurso para sentirse un poco más segura. "Me vivo mudando de casa en casa para resguardarme y proteger a mis hijas", escribió en su muro de Facebook. Entonces precisó: "Lleva 16 denuncias penales, 8 perimetrales y 8 denuncias por desobediencia".

Nada parece ser suficiente y a pesar de las prohibiciones de acercamiento llegó a mudarse a tres cuadras de su casa. Tampoco le importó agredirla en plena calle, delante de testigos y bajo la lente de las cámaras de vigilancia que, justamente, registraron su último ataque.

"Terminé en el hospital varias veces. Tengo miedo de que me mate ya que es una persona muy agresiva", afirmó, junto a varias fotos que muestran las secuelas de la agresión, así como también la nueva denuncia que hizo en su contra.

"Quiero seguir viva para poder estar con mis hijas", manifestó. De acuerdo a su relato, el hombre le sigue enviando amenazas a su celular y se le aparece para amenazarla en su casa o en la calle. "No puedo ir a trabajar tranquila", remarcó. "Necesito que alguien haga algo, que el juez lo meta preso".

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...