lunes 22, julio 2019 | Actualizado 23:31
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

La actividad económica cayó 1,3% en abril pero muestra señales de recuperación

26/06/2019 17:39 hs
La actividad retrocedió 1,3% de forma interanual y llegó a doce meses en declive. Respecto a marzo, la mejora fue de 0,8%.
Luego del traspié de marzo, un mes impactado por un brusco movimiento del tipo de cambio, la economía volvió a mostrar una tibia mejora, similar a la que ya reflejaba desde diciembre.

El Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) de abril publicado hoy por el Indec reflejó un avance mensual desestacionalizado de 0,8%, el más alto en seis meses, pese a que la economía se mantiene todavía en niveles muy bajos tras la corrida cambiaria el año pasado, y los ajustes monetarios y fiscales acordados con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La caída interanual fue, en tanto, de 1,3% siempre en la comparación con un abril del año pasado que aún no reflejaba todavía la crisis que se viviría en 2018, aunque sí los primeros efectos de la sequía. La caída fue mucho menor a la de marzo pasado (6,9%). En el año, la baja acumulada por este indicador fue de 4,6%, según el organismo estadístico.

De los 16 sectores que el Indec mide hubo cinco que resgistraron alzas interanuales, pero el rubro que sobresalió fue el de Agricultura, ganadería, caza y silvicultura, que subió 40,2% gracias por la buena cosecha de este año, pero también a la distorsión que genera la sequía de 2018. Otros sectores (comercio, industria e intermediación financiera) cayeron, aunque, según destacaron en el Gobierno, esa retracción fue menor a la de meses anteriores.

La buena performance del campo, según datos oficiales, se mantendrá para los datos del EMAE de mayo, ya que el informe de Intercambio Comercial Argentino (ICA) de ese mes conocido hoy mostró un alza de más de 60% en cantidades en las exportaciones primarios. Las exportaciones ese mes tuvieron su alza más alta -en cantidades- desde agosto de 2010.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró anteayer ante inversores en Wall Street durante un evento de Goldman Sachs que la actividad ya muestra "crecimiento secuencial" de trimestre a trimestre, e incluso se animó a pronosticar, con el optimismo que siempre caracterizó a su visión, que el tercer trimestre cerrará con crecimiento trimestral interanual.

"En abril se retomó la senda de crecimiento que se había iniciado en diciembre pasado, pero que se había visto desviado en marzo por un incremento transitorio en la volatilidad financiera", dijeron desde el Ministerio de Hacienda. "Las buenas perspectivas climáticas para la presente campaña agrícola, a diferencia de lo ocurrido en 2018, anticipan que la economía tendrá el impulso de una cosecha histórica, que se extenderá hasta julio inclusive".

"En términos interanuales, el EMAE muestra en abril la menor caída desde el inicio de la recesión. Esto es producto principalmente de la recuperación del sector agropecuario, por efecto de la reversión de la sequía, pero también por menores caídas en los sectores de la industria y de la construcción, que habían sido muy afectados por la volatilidad financiera del mes anterior", indicaron en la cartera que conduce Dujovne.

Los datos oficiales muestran, sin embargo, un panorama relativamente antiguo. El Gobierno logró hace ya un mes y medio una estabilización en el mercado cambiario gracias al aval que otorgó el FMI al Banco Central (BCRA) para intervenir discrecionalmente. Por otra parte, el "efecto Pichetto" desinfló el riesgo país y le devolvió vigor a los activos argentinos.

Sin embargo, los datos de abril de ventas en supermercados, mayoristas, y centros de compra, espejo que el Indec muestra sobre el consumo, todavía reflejaban en abril sendas caídas interanuales, antes -claro- de los anabólicos que el Gobierno buscó meterle al consumo masivo con las bajas de tasas del Ahora 12, los Productos Esenciales y el plan "Junio 0km".

"El número es positivo y está en línea con lo esperado", dijo a LA NACION Gabriel Caamaño Gómez, economista de la consultora Ledesma. "Se esperaba que diera positivo en lo mensual y redujo mucho la variación internual negativa. Así recuperó buena parte del tropezón de marzo. Por otro lado, empezamos a comparar con el período del año pasado que tiene caídas por la seca del agro. Este año hay una muy buena cosecha", señaló.

"La perspectivas para mayo son buenas, porque sigue impactando la buena cosecha y se mantuvo la estabilidad. Uno podría esperar que siguiera la tendencia positiva y tuviéramos un nuevo principio de piso, como el que tuvimos en noviembre. El temor será agosto", anticipó.

"El dato dio dentro de lo esperado, con una reducción importante de la variación interanual, porque ya empieza a jugar el efecto de una cosecha muy buena, record", afirmó Lorenzo Sigaut Gravina, director de la consultora Ecolatina. "También es destacado que la variación mensual mejore después de la fuerte caída en marzo. Esto era más que necesario", agregó.

"Sin embargo, se siguen viendo sectores muy importantes con caídas muy grandes, que van a tardar un poco más a revertirse. La mejora al mercado interno va a llegar en mayo o junio", dijo.

"Con la expansión de abril, la actividad económica se encontró en marzo en el nivel más bajo de los cuatro años de Gobierno. El actual nivel de producto fue superado por primera vez en junio 2012: tras 7 años de recesiones recurrentes, Argentina posee prácticamente el mismo nivel de actividad económica", escribió Nadin Argañaraz, director del Iaraf.

"Todo queda dado para que, en presencia de una relativa estabilidad cambiaria, la actividad económica mantenga su crecimiento con el dato de mayo (que se conocerá a fines de julio). Además, la calma del dólar permitirá una baja en la inflación mensual dando lugar a una posible recuperación real del poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones", agregó.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...