sábado 25, mayo 2019 | Actualizado 19:52
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Un funcionario enfrentó a gremialistas que querían impedir el acceso a un edificio público

30/04/2019 16:16 hs
En medio del paro, trabajadores de ATE quisieron evitar el ingreso a la oficina de Migraciones.
En el marco del paro general convocado por los gremios opositores al Gobierno, los trabajadores de ATE intentaron bloquear el ingreso al edificio de Migraciones y protagonizaron una tensa discusión con Horacio García, el director del organismo.

Los delegados que representan a los trabajadores del Estado irrumpieron a la 8 y cerraron la puerta principal que está ubicada sobre la avenida Antártida Argentina. No sólo intentaron impedir el paso del público, sino que también el de los trabajadores que habían decidido no adherirse a la medida de fuerza.

"Cuando llego a las 9 de la mañana y me encuentro con esta situación, les explico que no pueden cerrar el acceso a un edificio público. Fue una medida unilateral por parte del gremio y nadie puede desvirtuar el derecho a circular libremente", señaló a Infobae el Director de Migraciones.

En las imágenes que se viralizaron en redes sociales se ve cómo el propio funcionario se enfrentó con los sindicalistas y les explicó que no podían bloquear el acceso a la dependencia estatal.

Los trabajadores de Migraciones increparon al funcionario porque no les alcanza el sueldo

Los gremialistas de ATE se quejaron por los salarios bajos y también le reclamaron la falta de un canal de diálogo para abordar distintas problemáticas del sector.

"No nos vengas a gritar acá que hace un montón que estoy pidiendo una reunión", le dijo uno de los delegados. A lo que el funcionario le respondió: "Lo único que les digo es que los respeto constantemente. Hago lo que puedo".

Si bien el funcionario consideró válido el reclamo, remarcó que ésa no es la forma. "Nosotros respetamos el derecho de cada uno de los trabajadores de adherirse a una medida de fuerza, ya sea total o parcial. Tengo mucho diálogo con ATE y UPCN. Lo que no puedo tolerar es que el organismo deje de atender a los migrantes", remarcó García.

Pese a los aprietes y a esta situación tensa, la mayoría de los trabajadores se presentaron en sus puestos de trabajo y el organismo funcionó como lo hace habitualmente.

"Queremos generar un diálogo de conveniencia lógico con los que piensan distinto. Pero no voy a permitir que coaccionen a la gente para que no pueda entrar al edificio", aseguró García.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...