miércoles 19, junio 2019 | Actualizado 01:38
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Prisión domiciliaria para el taxista Del "relato salvaje" en Villa Urquiza

09/04/2019 12:43 hs
El fiscal Norberto Brotto ordenó que se le coloque una tobillera electrónica. El imputado evitó la cárcel.

La Justicia ordenó que el taxista violento que el sábado protagonizó una escena digna de la película Relatos Salvajes, Claudio Daniel Rímolo, aguarde bajo prisión domiciliaria el juicio oral y público en su contra.


A efectos de cumplir la medida cautelar impuesta, el fiscal Norberto Brotto ordenó que se le coloque una tobillera electrónica para verificar que cumpla con lo dispuesto por las autoridades.


Fuentes judiciales informaron que se adoptó esta decisión en virtud del estado de salud de la esposa del conductor, que necesita la presencia del hombre en el hogar.


Rímolo ingresó esta mañana a las oficinas de la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas N° 2 de la misma forma que se lo vio en los videos que se viralizaron del incidente callejero: con violencia.


Con gorra, campera y acompañado por su abogado, atravesó la guardia periodística que lo esperaba a los empujones y sin decir palabra alguna. Está imputado por lesiones leves y daño agravado, luego de que el doctor Brotto solicitara iniciar actuaciones de oficio por infracción de los artículos 89 y 183 del Código Penal.


En la sección "delitos contra las personas", el artículo 89 habla de las lesiones: "Se impondrá prisión de un mes a un año, al que causare a otro, en el cuerpo o en la salud, un daño que no esté previsto en otra disposición de este código".


En el artículo 183, remite a los daños: "Será reprimido con prisión de quince días a un año, el que destruyere, inutilizare, hiciere desaparecer o de cualquier modo dañare una cosa mueble o inmueble o un animal, total o parcialmente ajeno, siempre que el hecho no constituya otro delito más severamente penado".


El propio fiscal estimó una pena de dos años de comprobarse las imputaciones. En diálogo con , especificó: "Los dos delitos tienen una pena máxima de un año con lo cual si acreditamos dos hechos distintos podrían sumarse ambas penas". De todos modos, aclaró se trata de un delito excarcelable y que podría solucionarse a través de la mediación de las partes.


Sin embargo, el doctor Martín Francolino, el abogado de Fabio Rojas, el automovilista que participó en la pelea, pidió el cambio de carátula por tentativa de homicidio en concurso con lesiones y amenazas coactivas. Tras su declaración, la Justicia deberá decidir si es detenido o permanece en libertad.


Rímolo tiene un largo historial de causas judiciales y acusaciones antes de la feroz pelea del último viernes. Fue condenado al menos dos veces y en ambas, el delito fue robo de autos. El 4 de noviembre de 2004 recibió su primera condena por robo a mano armada. Lo denunció un diariero en mayo de ese año, Rímolo quedó detenido y fue procesado con prisión preventiva al mes siguiente. El Tribunal Oral N° 4 le impuso una pena de ocho meses de cumplimiento efectivo, que se consideró cumplida el 27 de febrero de 2005.


Tres años después, en mayo de 2008, Rímolo fue acusado de intentar robar sin éxito un Fiat 147 estacionado sobre la calle Nicasio Oroño al 55, zona de Caballito. Lo denunciaron un policía, el dueño del auto, el encargado de un edificio de la cuadra y las pericias registradas lo expusieron aún más. Fue procesado por la Sala VII de la Cámara Criminal a cargo de los jueces Cicciario, Peró y Pociello Argerich, pero recién en agosto de 2009 el Tribunal Oral Criminal N° 1 lo condenó a tres meses de cárcel por intento de robo. La pena fue finalmente más larga, poco más de un año: el TOC N° 1 unificó su condena a otra proveniente de un tribunal de Lomas de Zamora, de acuerdo a sus propios registros históricos. La pena quedó firme en noviembre de 2009.


Su prontuario de condenas concluye con estos casos, pero su historial de causas es más extensa. La Justicia deberá dictaminar ahora si los hechos ameritan la detención del taxista violenta o continúa en libertad. De por sí, la Secretaría de Transporte de la Ciudad confirmó que el conductor no podrá volver a manejar hasta que la Justicia dictamine sobre su culpabilidad: le suspendieron preventivamente su licencia de conducir profesional y su habilitación para manejar cualquier vehículo en el área metropolitana.




Enviá tu comentario
Seguí leyendo...