jueves 24, enero 2019 | Actualizado 01:36
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El grito desesperado del joven que se rompió la columna luego de que sus amigos lo quisieran tirar a la pileta: "No siento las piernas"

03/01/2019 12:18 hs
Ignacio Gómez sufrió un cuadro de cuadriparesia al fracturarse la columna. El joven fue operado y recuperó la movilidad de sus extremidades.

Para Ignacio Gómez cada 1 de enero no es un día cualquiera. Al contrario, con el cambio de año llega el día de su cumpleaños y por eso sus familiares habían preparado un festejo muy especial para este 2019.


"Habíamos alquilado una quinta para celebrar el Año Nuevo y el cumpleaños de Nacho, que es el 1° de enero. Después de las doce brindamos, hicimos un karaoke, soplamos las velas del cumpleaños y es ahí cuando deciden tirarlo a la pileta para festejar. Uno de los muchachos que lo llevaba tropezó, se cayeron al suelo y su rodilla golpeó con la cabeza de él haciéndole presión con el pecho y una flexión extrema del cuello",  revela Guillermo sobre el accidente que sufrió su hijo y que preocupó a todos sus familiares.


Las sonrisas se convirtieron en muecas de preocupación. El desafortunado tropezón le provocó una fractura de columna a Ignacio y un grito desesperado alertó a su padre. "Papá, no siento las piernas", gritó el joven e inmediatamente los presentes llamaron a una ambulancia.


"Cuando me acerco para ver qué pasaba, Nacho me dice 'papá, no siento las piernas', y en la mirada ya noté temor y sentí al instante que no era una broma. La ambulancia llegó rápido, por suerte había poca gente en la calle y en la ruta, y el traslado al hospital se hizo a los pocos minutos", agregó Guillermo.


De acuerdo a los primeros diagnósticos la lesión era muy seria: cuadriparesia por compresión medular con desplazamiento cervical. Sin embargo, un milagro dio vuelta una historia que parecía terminar de la peor manera. Luego de ser operado, el muchacho mejoró y recuperó la movilidad en sus manos y piernas.


"Nos volvió el alma al cuerpo y yo creo que todas las oraciones hicieron lo suyo también, sumado, naturalmente, al trabajo médico de los profesionales del hospital San Martín. Ahora pensamos en la rehabilitación", relató Guillermo.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...