viernes 16, noviembre 2018 | Actualizado 06:47
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Fin de ciclo en Cambiemos

02/11/2018 08:55 hs
Después Ministro de Gobierno de Macri, en el Maxi Quiosco Autónomo. Con el objetivo de convertirlo en presidente de la república.
Jorge Asís
Por Jorge Asís
Escritor - Periodista

Por Jorge Asís

@AsisOberdan


Intendente de Carlos Tejedor. Ministro de Asuntos Agrarios de Scioli, en la inviable Buenos Aires. Después Ministro de Gobierno de Macri, en el Maxi Quiosco Autónomo. Con el objetivo de convertirlo en presidente de la república. Cuando Mauricio medía cuatro, cinco centímetros.


Para diseñarlo, Monzó le comprometió al alcalde Macri parte de su tiempo. Entre los jueves por la mañana y los sábados por la tarde. Dos días en que el próximo Ángel Exterminador se ponía a disposición de quien lo diseñaba.


Fin de ciclo en CambiemosY Macri, como excelente producto, se dejó diseñar. Lo hacía "caminar" las provincias. Juntos construían el proyecto nacional mientras se consolidaba el afecto recíproco.

Pero existía, en la congregación, otra manera antagónica de interpretar la política. Era la dominante y para colmo exitosa. Invencible en el imaginario.


La representaba Marcos Peña, El Pibe de Oro, fiel traductor, adaptador, espejo y sucesor oficial de Mauricio. Y el reconocido pensador Jaime Durán Barba, El Equeco, con su patrulla modernista de encuestas y focus, que les proporcionaban brillos a la majestuosa obviedad.


Eran los días sublimes del macricaputismo (ironía que Humberto Schiavoni, El Misionero, prefería denominar caputismo macrista).


Nadie se sorprendía cuando Monzó socializaba con Nicolás Caputo, El Co. Tenía mejor onda que con la dupla que privatizaba la "nueva política".


Aquel Caputo concreto podía entender que Monzó lo trajinara a Macri entre innumerables reuniones con radicales.


Una pérdida de tiempo, para la dupla, que desvalorizaba la ilusión territorial, concepto superado. Museología política que los innovadores pretendían erradicar.


En Monzó, la identidad peronista se encontraba atenuada por los inicios adolescentes en el presentable liberalismo.


De la mano, Monzó lo conducía a Macri para acordar con los radicales. Cuando Macri suponía que solo podía ser elegido presidente en un frente con los peronistas. Como se lo reclamaba Ramón Puerta, el primer amigo que lo tentó con la idea de encarar la epopeya política.


El agotamiento del peronismo, en su versión kirchnerista, facilitaba la toma de distancia. El salto radical.


De pronto los radicales se disputaban a cuchillo. En duelos borgeanos.


Fin de ciclo en CambiemosSe desató la competencia sutil por el favor de los radicales. Entre Macri-Monzó, por una parte, contra Sergio, Titular de la Franja de Massa. El renovador comprendía también, repentinamente, el súbito valor radical.


La competencia abierta por el amor se definió en la Convención de Gualeguaychú. En un juego de kermesse donde se impuso Macri.


Signó la perentoria consagración de Ernesto Sanz, Eterna Esperanza Blanca. Y el declive inesperado de Cleto Cobos, El No Positivo, que jugaba por la Franja.


Aquí Massa debió haber comprendido que naufragaba, en Gualeguaychú, el proyecto presidencial de 2015, que iba a postergar -con insistencia- en 2019.

 

Motivo de discordia


Sergio fue el motivo principal de la discordia. Entre Monzó y los cultores de la modernidad, los que ganaban siempre.


En la historia ingresa la primera actriz fundamental, la señora María Eugenia Vidal, La Chica de Flores de Girondo.


La dama había aceptado inmolarse en la causa perdida que no aceptó, en su momento, la señora Gabriela Michetti, La Novicia Rebelde.


Consistía en ir al matadero como candidata a la gobernación de (la inviable) Buenos Aires.

Es cuando Monzó intenta reeditar el acuerdo Massa/Macri, que ya había funcionado en 2013. Cuando ambos decidieron acabar con el reinado de La Doctora, que aspiraba a prolongarse.


En 2015 Monzó proponía a Massa para la gobernación y a Macri para la presidencia.


Lo reclamaba, a los gritos, el vaporoso "círculo rojo". Deseaba acabar con el cristinismo que asustaba "con los pibes para la Liberación". Mientras boicoteaban, extrañamente, a su candidato, Daniel Scioli, Líder de la Línea Aire y Sol.


Fin de ciclo en CambiemosLa dupla Peña-Durán Barba no quiso saber nada con Massa. Prefirió mantener a La Chica de Flores, que con su astucia angelical iba a vencer a Aníbal Fernández, previamente "morsificado" por el máximo Grupo mediático, protegido por el poder de la impunidad. Como diría el pensador Alfredo Yabrán.


El triunfo de Vidal funcionaría, en adelante, como la frontera de acotación para Monzó. Al extremo de inhabilitarlo hasta para politiquear en su distrito, Buenos Aires. Donde no podía asomarse, ni opinar.

 

Límite personal


La dupla dominante se dedicaba a desbaratar cualquier idea que surgiera de Monzó. Como la de ampliar la base de sustentación del Tercer Gobierno Radical, que se consumía entre la activa mala praxis y la liviandad teórica. Proponía incorporaciones selectivas para oxigenar el esquema que conducía hacia el fracaso inapelable.


Cansado, aburrido de los retrocesos, de las "mesas" inútiles donde nada se resolvía pero se multiplicaban, Monzó estuvo a punto de largar Diputados para irse de embajador. Pero cuando se entusiasmaba con la parsimonia diplomática de alguna capital europea ocurrió el inicio de la cuesta abajo del Ángel Exterminador. La pendiente era desastrosa. Por mera solidaridad Monzó no podía irse.


Pero los desencuentros prosiguieron. Los ninguneos gestaban pacientemente el hartazgo.

Fin de ciclo en CambiemosDe pronto dejó racionalmente de tomarlos en serio. Para comportarse como un profesional, y dedicarse a su exclusivo trabajo en la Cámara. Pudo haberse fijado el último límite personal.


"Hasta que salga el presupuesto", confirma la Garganta.


La Ley de Presupuesto ya pasó por Diputados. Con algo de bochorno, pero salió.

Hubo tiempo para la celebración. En una parrilla, almuerzo de viernes, con su amigo Rogelio Frigerio, El Tapir (al que desde aquí se sugiere cuidarlo más), y con Nicolás Massot, Rubio Guapo del Arrabal (idem).


El festejo transcurrió con la tonalidad gris de la despedida.

Final de ciclo en Cambiemos. El "espacio" quedaba invariablemente atrás.

Enviá tu comentario