martes 18, diciembre 2018 | Actualizado 14:07
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El dueño de Ossira contó detalles del secuestro de su hija: "Quemaron la camioneta con ella adentro"

21/09/2018 07:47 hs
Luis Sterlicchio, dueño de la conocida marca de ropa, contó el calvario que vivió su hija en Pergamino.

Fue un golpe "desprolijo", con detalles que llevaron rápidamente a los investigadores hasta dos hermanos señalados como los principales sospechosos. Uno de ellos era custodio de la joven secuestrada, hija del dueño de la marca de ropa Ossira. 

 

El hecho ocurrió el domingo a la madrugada en la localidad bonaerense de Pergamino, cuando Inés Sterlicchio (18) regresaba a su casa en la Jeep Grand Cherokee de su familia. El chofer era Raúl Romero (24), su custodio. La joven estuvo cautiva alrededor de dos horas. Los captores quemaron camioneta y la encerraron en el baúl de un Ford Falcon que falló en el medio del secuestro.


Por esa razón, decidieron liberarla antes de cobrar el rescate: aunque en un primer momento exigieron un millón de pesos, finalmente aceptaron 15 mil dólares.

 

Cuatro días después, están detenidos los hermanos Raúl y José Romero. El mayor fue arrestado el martes, luego de que los investigadores confirmaran que el Falcon modelo '74 utilizado en el secuestro estaba a su nombre. Su hermano cayó un día más tarde, luego de ser dado de alta del hospital. Había recibido un balazo en un hombro, aunque creen que se trató de un "acting".


"Fue todo tan impresentable. Llevaron la Jeep al descampado para quemarla. En el apuro se olvidaron a mi hija en el asiento de atrás. Mientras le echaban fuego, escucharon sus gritos y la sacaron", aseguró este jueves el empresario Luis Sterlicchio, padre de la víctima, en diálogo con Infobae.

 

Ese incendio llevó a los secuestradores a cometer un error clave. "Se olvidaron el teléfono de mi hija, que quedó adentro", contó Sterlicchio. Ese teléfono era el que habían utilizado hasta el momento para exigir el pago de un rescate. "José tuvo que negociar desde su propia línea de celular", explicó el empresario.


En sintonía con el planteo de los investigadores, Sterlicchio está convencido de la complicidad del custodio, quien había sido contratado por recomendación de su suegro, quien ya trabajaba para la familia.

 

"Lo del tiro en el hombro fue un acting, encima al hermano, todo muy raro. Mi hija nunca escuchó un 'hijo de puta', una amenaza, un insulto. Era todo 'correte', 'movete', muy pautado", remarcó.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...