miércoles 17, octubre 2018 | Actualizado 19:48
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Miguel Pichetto se lanza como candidato presidencial: tiene soporte de gremios y ex massistas

09/08/2018 09:49 hs
Hace un acto en La Plata como primer paso para "recorrer" la provincia. Un mensaje para Sergio Massa.
Ramón Puerta, peronista misionero y embajador de Mauricio Macri en Madrid, llamó "homo bonaerensis" a los peronistas de Buenos Aires, entre cuyos rasgos tenían la tendencia a alinearse detrás de jefaturas férreas.

Néstor Kirchner fue el primer PJ patagónico que "colonizó" el conurbano y alineó a los "homo bonaerensis". Miguel Angel Pichetto hará este jueves un movimientos de prueba para "desembarcar" en ese territorio inclemente para el PJ no K.

Como símbolo, vale lo simple: un acto en un teatro de La Plata, capital provincial, junto a dirigentes bonaerenses, muchos veteranos de varias cruzadas y aventuras, que vindicar esa identidad llamada Peronismo Federal.

En los últimos meses, Pichetto advirtió que a ese club que se define más por su tirria hacia Cristina de Kirchner que por su crítica a Mauricio Macri, le faltaban figuras y candidatos.

Salvo Juan Manuel Urtubey, el salteño que hace rato se mueve como postulante 2019 -en parte porque no puede reelegir como gobernador-, los demás evitan mostrarse o vocear definiciones.

Pero, sobre todo, pulsear en el conurbano, territorio que se convirtió en la base territorial y electoral de Cristina. Ese reproche reproducen cerca de Pichetto en particular respecto a Sergio Massa, de diálogo fluido con el senador, a quien le piden "que defina".

El rionegrino deriva en el show platense de este jueves con un guiño de los gobernadores del peronismo no K que no quieren quedar atados a los "vaivenes" de Massa y, aun sin romper con el tigrense, probar un armado en la principal provincial del país.

"Miguel siempre fue un armador y no dejará de serlo. Ahora arma pero, además, se proyecta como figura. Después verá hasta donde le da", dice uno de los dirigentes que se mueve a su lado.

Si queda satisfecho con el ensayo platense, en cuando a presencias y respaldos, definirá una agenda con escalas en distintos puntos de la provincia. El objetivo se sintetiza en una frase que parece un mandamiento pichettista: "Si hay reconstrucción posible del peronismo, no puede hacerse sin Buenos Aires".

Con libreto y look de candidato, o de aspirante a candidato, Pichetto será el primero en montar una especie de lanzamiento que, a su vez, opera como alerta para otros jugadores del peronismo Federal que, dicen en el Senado, están escondidos y "son candidatos en su casa".

Esa categoría involucra a Massa, en silencio hace tiempo, al sanjuanino Sergio Uñac y a Roberto Lavagna, los nombres que más se repiten en las ucronías electorales del futuro.

Este jueves, en el teatro Metro de La Plata, junto a Pichetto estarán Eduardo Camaño, que fue operador de Eduardo Duhalde y luego de Daniel Scioli y Daniel "Chicho" Basile que está en el Círculo de Legisladores.

También Raúl Alvarez Echagüe, un histórico dirigente del PJ bonaerense -que apadrinó a Duhalde y luego se convirtió en puntal del menemismo-, que en los '90 compartió el bloque de diputados con Pichetto. La hija de Alvarez Echagüe, Javiera, es la esposa del ministro de Transporte Guillermo Dietrich.

Otros dos operadores aparecen en la coordinación del desembarco de Pichetto en la provincia. Uno es Gilberto Alegre, ex intendente de Villegas, y uno de los fundadores del Frente Renovador junto a Massa, de quien tomó distancia. El otro es el bahiense Dámaso Larraburu, que también integró y abandonó el massismo, y años atrás compartió banca con Pichetto.

Están anunciados, además, referentes platenses como Juan Amondarain, José Arteaga y Carlos Cottini, este último ligado a Florencio Randazzo.

El otro soporte será sindical: la lista de gremios que acompañarán, según el parte pichettista, va desde Camioneros a UTA y de Bancarios a Comercio. Cerca del senador aclararon a Clarín, ayer, que se trata de expresiones bonaerenses y regionales no de los gremios nacionales.

Así y todo, esta semana, Pichetto se reunió con varios jerarcas, entre ellos, el petrolero neuquino Guillermo Pereyra y Oscar Mangone, de Gas.

Aparece, al margen, otro jugador sindical en el dispositivo, para muchos invisible, que sostiene la aventura presidencial de Miguel Angel Pichetto: es Hugo Quintana, jefe del gremio APOC, de los organismos de control, dirigente porteño que fue mecenas de, entre otros, Massa.

Quintana, sponsor y director de la revista Movimiento 21. Esa publicación, convertida en grupo político, auspició los eventos en los que Pichetto hizo sus primeros coqueteos con una eventual postulación presidencial.

Quintana, sin embargo, no estará en La Plata porque se resiste a fusionar el el M21 con el Peronismo Federal.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...