miércoles 17, octubre 2018 | Actualizado 07:06
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Leo Fariña habló sobre las anotaciones de Oscar Centeno: "Se guardó una carta para cualquier problema con sus jefes"

06/08/2018 09:39 hs
El primer arrepentido por la causa de "la Ruta del dinero K" aseguró que el chofer "tomó sus recaudos". Y agregó: "La fidelidad no es una cuestión que caracteriza mucho al kirchnerismo".

El ex financista Leonardo Fariña, el primer arrepentido en la causa denominada como la Ruta del dinero K, se refirió al ahora protegido chofer Oscar Centeno y el escándalo con los cuadernos, al considerar que "tomó sus recaudos" y "se guardó una carta" ante eventuales problemas con el kirchnerismo.


"Quizás fue una carta que se guardó por cualquier eventual problema que surgiera con sus jefes. Está a las claras que cuando tienen que soltarte la mano o hacerte el responsable de todo lo hacen. La fidelidad no es una cuestión que caracteriza mucho al pensamiento o a la ideología kirchnerista", señaló Fariña en una entrevista con La Cornisa (América).


En este sentido, el valijero agregó: "El hecho de participar de un delito con esta clase de personas conlleva un riesgo muy grande. En mi caso, por mi falta de experiencia y mis 23 años no le tenía miedo a nadie. Esta persona, con otra edad y otra formación, quizás tomó sus recaudos".


Si bien Fariña aseguró que "no le llama la atención ese movimiento (de dinero) porque es más de lo mismo", sí indicó que "todo el circuito que describí es incluso más complejo de lo que pensaba".


"El eje de la cuestión no es por qué lo hizo Centeno. Es demostrar la calidad probatoria de lo que implican esos libros. Centeno quizás tomó sus recaudos. Mientras lo que haya en ese cuaderno se pueda probar, quién lo escribió no es lo importante", insistió Fariña.


El ex marido de Karina Jelinek, que estuvo dos años preso por la causa de corrupción K, había declarado como arrepentido en abril de 2016 bajo los términos de la antigua ley. Allí confesó que transportaba valijas con dinero negro junto a Martín Báez para sacarlo al exterior y aportó las pruebas definitivas que llevaron a Lázaro Báez a prisión.


Actualmente vive como testigo protegido, como lo hará Centeno, aunque dijo que no puede dar detalles de su nueva vida. "Yo siempre me sentí seguro", aclaró Fariña, y contó: "El cambio de vida es difícil porque es un monitoreo constante, pero a vos el Estado te garantiza seguridad física".


Además, reconoció que la corrupción del kirchnerismo tiene larga data: "Esto no empezó en 2003 cuando subieron a la Presidencia. El esquema es una copia de lo que había en Santa Cruz. Lo maximizaron a nivel nacional. Crearon el Ministerio de Planificación como un súper ministerio. En una sola cartera, tenían Obra Pública, Comunicaciones, Energía, Minería... O sea tenían un presupuesto gigante".


Fariña también recordó que con la muerte de Néstor Kirchner, en 2010, hubo cambios en el manejo del dinero: "El patrimonio de Lázaro Báez no declarado se empezó a mover. Lo guardado se tenía que empezar a blanquear, mandar al exterior o a hacer negocios".  Y cerró: "Lázaro me dijo que me apure a hacer las cosas. El dinero negro no era sólo para la campaña, los patrimonios de cada funcionario son enormes".

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...