lunes 15, octubre 2018 | Actualizado 20:35
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Aseguran que el arquero de Almagro asesinado fue apuñalado a través de la ventanilla del auto

24/07/2018 11:40 hs
Hay dos testigos del crimen de Facundo Espíndola. Los detenidos se contradijeron pero el punta admitió que tenía el cuchillo y lo descartó.

Después de recibir la puñalada mortal, Facundo Espíndola (25), ex arquero de Almagro, no llegó a desplomarse. Sus amigos estaban tan cerca que lo atajaron. "No me quiero morir", les dijo. "Estamos todos acá con vos", le respondieron aunque se daban cuenta de que el desenlace fatal era inminente. Le pusieron ropa en la herida para contener la hemorragia, un chico que desayunaba cerca y había hecho un curso de RCP en el hospital Posada intentó reanimarlo, pero no pudieron salvarlo.

 

Pero esos testigos del crimen de Espíndola sí completaron lo que las cámaras de seguridad no llegaron a captar la fatídica mañana en la que una pelea entre futbolistas a la salida de una cervecería terminó con el arquero muerto y Nahuel Alejandro Oviedo Betancourt (28), delantero de San Telmo, preso y acusado de ser el autor del crimen.


Los testigos del homicidio contaron cómo "apuñaló a Espíndola a través de la ventanilla del auto con un cuchillo", según pudo saber Clarín. Una secuencia que ni Oviedo ni su amigo Ever, el dueño del Peugeot 308 blanco en el que huyeron y que también está preso por el homicidio, recordaron cuando fueron indagados por la fiscal del caso. Es más, sus versiones de lo que ocurrió esa noche son prácticamente opuestas pese a que estaban juntos.


La historia del crimen de Espíndola se comenzó a escribir horas antes de su muerte, cuando con otros ocho chicos eligieron ir a la cervecería Jack's Home de Hurlingham, ubicada en la avenida Arturo Jauretche al 1000. Allí también fueron Oviedo y su amigo Ever, un ciudadano paraguayo de 26 años.


Todos salieron del bar pasadas las 6. Espíndola y sus amigos comenzaron a cantar mientras caminaban rumbo a la esquina de la avenida Jauretche y Güemes. Fue Ever quien les dijo: "No te parece que gritas mucho".

 

Según fuentes de la investigación, esa frase desencadenó cuatro minutos de furia con un cruce insólito en plena avenida Jauretche entre Espíndola, Oviedo y su amigo Ever (26) que culminó con el homicidio. Justamente, el joven paraguayo fue quien lanzó, desafiante, un "nosotros nos vamos a Nordelta a navegar en un yate" al que el arquero respondió: "Soy de Martín Coronado y me la banco"

.

Y de las palabras pasaron a las piñas y a un video de las cámaras de seguridad que se viralizó. "En las imágenes se ve cómo Ever saca del baúl del auto un cuchillo y es ahí donde Espíndola le hace un gesto con la mano en la cabeza y le dice: '¿Qué? ¿Me vas a matar? Matame'. Pensaba que era un arma", detallaron las fuentes.


La pelea siguió su curso mientras, para los investigadores, "ese cuchillo fue el que le dio Ever a Oviedo, el que finalmente se usó para el homicidio y que luego fue descartado en una vereda cuando huían". Los policías lo encontraron el domingo por la tarde en Gral. Alfredo Rodríguez al 1100, a 30 cuadras de donde fue el arresto y a unas 16 de donde ocurrió el crimen.

 

Versiones opuestas


Pero cuando ambos detenidos fueron indagados por la fiscal Adriana Suárez Corripio de la UFI N°8 de Morón, dieron distintas versiones de todo lo que ocurrió esa noche y, sobre todo, del cuchillo que tiene una hoja de 25 centímetros de largo y dos de ancho y que le provocó una herida tan profunda a Espíndola que lo mató en minutos.


El joven paraguayo acusado de ser partícipe necesario del crimen de Espíndola "negó la existencia del cuchillo y dijo que lo que le dio a Oviedo fueron las llaves de su casa porque había conocido a una chica. Declaró que nunca quiso pelear y que se sintió todo el tiempo amedrentado", según explicaron las fuentes.

 

La versión de Oviedo, en cambio, fue totalmente contrapuesta. El delantero de San Telmo reconoció ante la fiscal que el cuchillo era de Ever, pero que desconocía que lo llevaba en el baúl del Peugeot 308 blanco.


"Dijo que su amigo se lo dio porque se iba y él pensó que le iban a robar, y no lo quería dejar 'regalado'. También admitió que lo descartó por la ventanilla antes de que los arrestaran", describieron las fuentes. Tras seguirlos por las cámaras de seguridad, la policía interceptó el Peugeot 308 en el que huían en Villa Tesei. Cayeron apenas 10 minutos después del homicidio.


Lo que no supo decir Oviedo cuando fue indagado fue qué pasó en el preciso momento del crimen. Pero los que llenaron ese blanco fueron los testigos. Según consta en la causa, tras la primera y la segunda pelea en la que se vio involucrado Espíndola, el arquero se fue solo rumbo al Mc Donald's que está a 50 metros de la cervecería.


"En el lugar donde ocurrió el crimen no hay cámaras de seguridad pero sí testigos del crimen. Ellos vieron cómo Espíndola iba solo hacia el Mc Donald's y el Peugeot 308 blanco, que manejaba Ever y en el que Oviedo iba de acompañante, después de dar una vuelta en U, lo encerró", explicaron las fuentes. Y siguieron: "El jugador de San Telmo se quiso bajar del coche, pero el arquero se lo impidió. Entonces sacó por la ventanilla el cuchillo y lo apuñaló".

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...