viernes 20, julio 2018 | Actualizado 07:52
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Caso Érica Soriano: tras ocho años de incertidumbre, este miércoles se conoce la sentencia

11/07/2018 08:18 hs
Daniel Lagostena es el único acusado por la desaparición de la joven, ocurrido en agosto de 2010 en Lanús.

La Justicia de Lomas de Zamora dará a conocer hoy la sentencia del juicio por la desaparición de Erica Soriano que tiene a su pareja, Daniel Lagostena, como único acusado de haberla asesinado.

 

Lagostena, de 54 años, se declaró inocente en la última audiencia. "Como lo vengo sosteniendo desde hace ocho años, soy inocente", fueron las únicas y últimas palabras de Lagostena antes de la sentencia. La fiscalía y la familia de la joven pidieron 25 años de prisión.

 

En tanto, la defensa pidió su absolución, porque considera que no está probado el crimen y nunca apareció el cuerpo de Soriano. Lagostena está acusado de "homicidio simple en concurso ideal con aborto en contexto de violencia familiar". El fallo será enunciado desde las 10:30 y se prevé que el único acusado escuchará la sentencia en el banquillo.

 

"Se probó la acción de matar y no el cómo la mataron. Esto se acreditó con pruebas en el juicio. Se comprobó que el último que la vio con vida fue él", dijo Verónica Soriano, hermana de Erica.

 

El caso


Erica Soriano, tenía 30 años y estaba embarazada de dos meses cuando fue vista por última vez con vida, el 20 de agosto de 2010.

 

Lagostena y Érica tuvieron una relación de ocho meses. Tras la muerte del padre de ella, Lagostena la convenció para irse a vivir con él a su casa en Lanús. Fueron cuatro meses de convivencia hasta que ella desapareció.

 

Las sospechas apuntadas por el fiscal es que Lagostena mató e hizo desaparecer a su esposa con la complicidad de personas vinculadas a casas crematorias, que el acusado tenía contacto por medio de su familia, que es dueña de una casa velatoria.

 

De acuerdo a lo reconstruido, el 20 de agosto de 2010, la pareja asistió a un ginecólogo y luego regresó por la noche a su casa de Lanús. Una amiga de Érica dijo que habló esa noche con ella y advirtió que había una discusión con su pareja en el auto.

 

También se estableció que en la casa de Lanús se encontraba una tercera persona no identificada que llamó a una pizzería. Cerca de la medianoche, Lagostena intercambió varios mensajes con su sobrino Diego Poublán, de 25 años.

 

Luego, se registraron seis llamadas cerca de las 5 del día 21 entre Lagostena y el teléfono de la madre del joven, primero ubicado en la Costanera Norte y luego en Lanús.

 

A la mañana, los familiares de Erica intentaron comunicarse con ella. Lagostena les dijo que se había ido a la casa de ellos, en Villa Adelina.

 

La familia de la joven, quienes percibían sobre una mala relación entre la pareja, fueron a la casa de Lanús con la Policía y encontraron la ropa que el hombre dijo que su pareja tenía puesta en el momento de salir, el ácido fólico que tomaba por su embarazo y todas sus pertenencias, con excepción del celular.

 

Sin embargo, hubo una testigo clave, Viviana Correa, que durante el juicio contó que un día cuando hacía poco que Érica había desaparecido, estaba con su ex pareja Gabriel De Lío (vinculado a casas de sepelios y crematorios) y vieron en la televisión una foto de Érica.

 

Ella preguntó "¿Qué habrá pasado con esa chica?" y De Lío le contestó: "Ni me hable, yo sé que le pasó y eso me tiene mal. Daniel me contó la golpeó y ella cayó de cabeza contra la mesa ratona (donde encontraron manchas de sangre) y murió".

 

Según el relato de la testigo Lagostena habría llamado a Leandro De Simone, dueño de los sepelios La Paz para que lo ayude. Sin embargo cuando Gabriel de Lío declaró dijo que era lo que él pensaba no lo que Daniel le había contado.

 

Hoy, a poco de cumplirse ocho años de la desaparición de Erica Soriano, habrá sentencia... y justicia.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...