domingo 16, diciembre 2018 | Actualizado 09:16
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Ya rescataron a cuatro niños en Tailandia, pero nuevas lluvias amenazan el operativo

08/07/2018 16:39 hs
Sólo había una llovizna cuando lograron sacar al primer chico, pero el caudal pluvial empezó a aumentar.
Cuatro miembros de los Jabalíes Salvajes FC vieron la luz tras dos semanas de tinieblas. La primera jornada de salvamento concluyó con un éxito inesperado: el primer niño emergió de la cueva a las 17.40 (hora local), más de tres horas antes de lo planeado. El resto llegó de forma escalonada y todos fueron transportados en helicóptero al Hospital de Chiang Rai. Sólo uno está bajo observación médica y no se teme por su estado.

"Hoy todo ha ido como la seda", resumió a primera hora de la noche Narongsak Osottanakorn, jefe del operativo, en rueda de prensa. El monzón que acompañaba sus palabras, tras unos días de calma, aconseja embridar el triunfalismo.

Sólo había una llovizna cuando lograron sacar al primer chico; tras la suspensión momentánea del operativo, el caudal pluvial empezó a aumentar.

Las labores se han suspendido y serán retomadas en un lapso de entre 10 y 20 horas, cuando los buzos hayan repuesto las reservas de aire comprimido. La meteorología apremia. El nivel de las aguas no ha subido aún pero lo hará si no cesan las lluvias que anoche caían sin compasión sobre esta provincia tailandesa en la frontera con Myanmar.

Seis helicópteros, trece ambulancias y un camión con botellas de oxígeno esperaban frente a la misma entrada de la cueva que un equipo juvenil de fútbol y su monitor atravesaron dos semanas atrás. También esperaban bomberos, psicólogos y familiares.

El millar de periodistas ya habían sido debidamente alejados desde primera hora. El escenario estaba preparado cuando el primer chico salió desde las entrañas de la montaña mientras se ponía el sol, bajo lo que entonces aún era una tenue llovizna.

Los jugadores y su entrenador se adentraron en la cueva de Tham Luang dos semanas atrás, desatendiendo los letreros de prohibición para cumplir un rito iniciático. Las lluvias provocaron una súbita inundación que frustró su salida.

En el noveno día, cuando el país ya digería su pérdida, fueron encontrados por dos buzos británicos. La complejidad de su extracción ha mantenido en vilo a la capital provincial, que ayer estallaba de júbilo cada vez que escuchaban el zumbido de las hélices de un helicóptero partiendo de la cueva.

(Fuente: La Nación)

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...