miércoles 20, junio 2018 | Actualizado 14:11
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Se recibió y busca trabajo: "No me preguntan qué sé sino cómo juego con ladrillitos Lego

02/06/2018 10:35 hs
Al pedido de experiencia en las entrevistas, se agrega una serie de frases "correctas" que suenan vacías.

Me llamo Tomás, tengo 26 años y acabo de aprobar con nueve mi afanosa tesina de grado. Finalmente, a casi diez años de mi primer día como alumno del Ciclo Básico Común, he conseguido con enorme orgullo el título de Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Casi diez años... es mucho tiempo, ¿no? Tanto que resulta difícil no preguntarme por qué me embarqué en semejante emprendimiento.


Me decidí a estudiar porque, desde pequeño, mis padres me explicaron la importancia de contar con una carrera universitaria con frases como "el saber abre puertas", "la facultad te va a dar mayores conocimientos y oportunidades frente al resto" o "vas a ser un mejor profesional a la hora de trabajar de lo que te guste".


En perspectiva, más allá del matiz de algún que otro "estudiar te permite crecer como ser humano", la relación entre formación de grado y trabajo resultaba evidente y el mensaje, a la distancia, se me antoja aún más claro que en aquel entonces: "Tomás, ya estás dejando de ser un nene: estudiá, conseguí un buen laburo y volá del nido antes de que tengamos que desalojarte por medio de la fuerza pública".


Sin embargo, y en sentido contrario al de las expectativas de mis progenitores -y, por supuesto, de las mías-, el mercado laboral actual parece no esperar a los optimistas recién recibidos con los brazos tan abiertos.

 

A juzgar por mis propias impresiones, compartidas a su vez por amigos y conocidos profesionales de distintas carreras, hoy en día el saber resulta bastante estéril, como si en la sociedad del conocimiento no importase el qué sino el cómo. Por eso, las condiciones sine qua non para conseguir un empleo digno son la pro actividad, la autogestión, la capacidad de trabajo bajo presión y la tolerancia a la frustración. Motivador, ¿no?


Sinceramente, resulta dificultoso no interpretar el recurrente hincapié sobre dichas cualidades -en especial, sobre las últimas dos- como la antesala a la fábrica retratada por Chaplin en "Tiempos modernos", donde mejor que uno resuelva todo rápido, muy animadamente y sin esperar que nadie acuda en su auxilio. "Autogestión, papá". Así da gusto ser jefe.

 

Sin embargo, no todas son malas noticias para los jóvenes graduados. Por fortuna, las remuneraciones ofrecidas por los anunciantes tienden a ser muy estimulantes y logran compensar con creces las dificultades y exigencias del sinuoso y disputado camino hacia la obtención de un puesto de trabajo, ¿no?

 

Creo que la entrevista laboral como experiencia en sí misma merecería un texto aparte. Uno se somete voluntariosamente a esos intricados test psicotécnicos con los que sólo Dios sabe qué buscan comprobar, dedica tiempo a vestirse como muñeco de torta para que le pregunten acerca de sus hobbies o le pidan que cuente si vive solo/a o si ya consiguió emanciparse -los desafío a que adivinen- y debe dibujar al hombrecito debajo de la lluvia con el mayor detalle posible para que a nadie se le ocurra pensar que uno está completamente loco.

 

Para colmo, hace algunas semanas mi capacidad de asombro se vio renovada una vez más cuando, en el marco de un proceso de selección de una empresa multinacional, me invitaron a jugar con Lego. En una suerte de cómica paradoja, al final del camino volví al principio, a reencontrarme con aquellos ladrillitos de plástico a los que no veía desde mi más temprana infancia. Aunque carecía de experiencia práctica reciente, en un acto de bravura decidí poner a prueba mi suerte y acudir a la entrevista.

 

Ya en el lugar, los cinco candidatos citados fuimos conducidos hasta una sala en la que a cada quien se le asignó una cantidad limitada de piezas de plástico de las que deberíamos valernos para realizar distintas tareas. La psicóloga a cargo de la actividad comenzó solicitándonos que, en aproximadamente dos minutos, construyéramos una torre cuyo diseño deberíamos justificar posteriormente.

 

Mis ideas eran muchas; los materiales, escasos, por lo que me aseguré de proveer a la estructura de cimientos firmes -fundamental para demostrar seguridad y cordura- y de acabar la construcción con las piezas que me quedaban. Luego de una sólida argumentación acerca de mi obra maestra, la pregunta de la psicóloga no se hizo esperar: ¿A qué se debe que los colores y piezas de la parte superior de la torre no se condigan con aquellos usados en la base?

 

A diferencia de mis cuatro compañeros, quienes a sus turnos improvisaron respuestas que buscaban satisfacer las expectativas de la profesional y que redundaban en ideas tales como "cada color representa un valor importante para mí" o "soy una persona creativa y me gustan los diseños vanguardistas", mi respuesta simplemente remarcó lo obvio: "Hice lo que pude con las pocas piezas que me quedaban".

 

Como segundo ejercicio, debimos replicar con ladrillos Lego algunos diseños que nos fueron mostrados en una planilla impresa. El objetivo era claro: "Construyan uno, si tienen tiempo, hacen más". Sólo yo conseguí realizar dos diseños completos. El primero fue uno muy sencillo que, entiendo, por su simpleza, nadie más quiso escoger. El segundo, por descarte, fue el único diseño que podía completar con las piezas restantes.

 

La pregunta de la entrevistadora, una vez más, puso a prueba mi temple: ¿Qué representa para vos el segundo diseño que motivó que lo eligieses? De nuevo, se repitió la situación del ejercicio anterior. Mientras mis rivales defendieron sus elecciones con argumentos que buscaban complacer a la autoridad allí presente y asignaban enmarañados sentidos a sus obras, mi alegato se apoyó por completo en los hechos: "No hice mi elección en base al significado de ninguna figura sino que completé el objetivo que usted nos asignó y luego me di cuenta de que no contaba con piezas adicionales para realizar ninguna otra estructura que no fuese esta".

 

Justo cuando comenzaba a perder la fe en la actividad y, por sobre todas las cosas, en la pericia de la entrevistadora, llegó la tercera consigna: "Elijan una problemática dentro del campo de la comunicación y represéntenla usando las piezas disponibles". Hasta allí, todo bien. El problema se suscitó cuando se nos solicitó fusionar todas las obras en una sola, una vez más, a contrarreloj. Comenzada la cuenta regresiva, entre todos nos apresuramos para amalgamar los diseños con la mayor coherencia posible.

 

Sin embargo, tras una consensuada y muy criteriosa argumentación acerca del producto final, la mujer reparó únicamente en el detalle de que un muñequito que llevaba en su mano una bandera tapaba con esta última el rostro de otro muñequito que se encontraba a su lado. Entonces, inquirió: "¿Por qué eligieron cubrir la cara de ese personaje? Porque todo lo que se hace con los Lego tiene un significado". La pregunta, que en nada se relacionaba con nuestra exposición, tenía una sola respuesta: el muñequito había sido posicionado a las apuradas por una de las chicas que, de hecho, ni siquiera se encontraba de frente a la maqueta, es decir que no podía haber visto nunca cómo quedaría finalmente aquello que estaba colocando.

 

Por supuesto, en el marco de una entrevista de trabajo, lo último que uno quiere es manifestarse en contra de la persona de quien depende su suerte, pero, ante el silencio del resto del grupo y el evidente disgusto de la entrevistadora en vista de que nadie podía darle una explicación al respecto, no aguanté más y alcé la voz: "No estoy de acuerdo con que esa bandera tenga que representar forzosamente algo para nosotros, fue puesta ahí por mero azar".


Acto seguido, la entrevista concluyó y, con los nervios de punta y una gran falta de estima por el método de evaluación empleado, me retiré del establecimiento. En caso de que tengan curiosidad por saber cómo me fue, avancé -para mi sorpresa- a la siguiente instancia del proceso.

 

Los llamados head-hunters, recruiters, analistas de selección y/o agencias de recursos humanos -en especial aquellas que anuncian a través de Internet- también aportan su granito de arena para conseguir que la coyuntura se torne aún más pesadillesca. Un buen punto de partida es el ya tristemente conocido requerimiento de contar con más años de estudios y de experiencia laboral que años de vida.

 

¿Quién en situación de búsqueda de trabajo no se ha topado con una posición que exige título de grado (tesina incluida), inglés avanzado -"se valorará chino mandarín"-, varios años de experiencia en empresas de primera línea -sí, más vale que hayas salido de la facultad y te haya contratado Google-, saberes complementarios inherentes a áreas que poco tienen que ver con lo estudiado por uno y contar con menos de 25 años de edad?

 

Aun cuando se es consciente de la relación actual entre la oferta y la demanda de empleo, al encontrarse frente a semejantes condiciones uno no puede más que preguntarse... ¿Algo más? ¿Tendré que saber coser y bordar también, como para estar cubierto?


De tal manera, ante pasantías muy disputadas como la mejor opción para un recién graduado o próximo a graduarse, la imperiosa necesidad de trabajar de "lo que sea" mientras uno estudia con tal de subsistir o de tener unos manguitos disponibles para el fin de semana, y la falta de crecimiento y de generación de empleo en nuestra Argentina de los últimos años es natural que a los veintipico, ya con la carrera terminada, el conocimiento práctico de muchos de nosotros en materia de aquello sobre lo que nos hemos formado en la facultad sea considerado por el mercado laboral como escaso o, en el peor de los escenarios, directamente nulo.

 

Finalmente, la frutilla del postre. De la mano de un portal de Internet para buscar trabajo, ha llegado para quedarse uno de los mecanismos más crueles y desleales del que he tenido la desgracia de ser víctima. Imaginen el siguiente escenario: luego de días, posiblemente semanas de búsqueda, uno se encuentra ante una oferta laboral que realmente despierta su interés; de tareas estimulantes, requisitos razonables y remuneración acorde. Ilusionado, no deja pasar ni un segundo y se postula sólo para observar como un pequeño y gentil cartelito se despliega en el centro de la pantalla y nos notifica que "nos hemos postulado en la posición número 867".

 

Hasta aquí, uno podría concluir que la leyenda, de carácter informativa, podría cumplir la función de regular las expectativas del candidato ante un puesto muy demandado. No, señores. Inmediatamente debajo, el letrero revela su razón de ser, al sugerir: "¿Sabías que podés estar en la primera página que ve la empresa por solo $....?". Pagando, claro.

 

En fin. Más allá de los disgustos, de las crisis existenciales, del gran estado de ansiedad que tiende a aflorar durante este proceso y del prejuicio de moda que asegura que a los millennials no nos gusta trabajar, es nuestra responsabilidad el jamás permitir que la llama de la esperanza se apague.


Será, acaso, cuestión de armarnos de paciencia, de golpear aún más puertas de las ya visitadas, de incrementar nuestra visibilidad de formas innovadoras, de mantenernos en continua formación para volvernos más competitivos frente a un mercado laboral cada vez más demandante y, desde luego, de aceptar que, sin importar a qué nos dediquemos, será necesario el pago de cierto derecho de piso.

 

Un ex jefe me dijo una vez: "Paso más tiempo con vos que con mi señora y con mis hijos". Nada más cierto. Por eso, a mi humilde parecer, dedicar la mayor parte de nuestros días como seres adultos a una actividad que realmente nos apasione es algo por lo que vale la pena ejercitar la tenacidad.

 

Tomás Norberto Bove nació el 7 de junio (Día del Periodista), en 1991. Quizás predestinado por la fecha de su nacimiento -efeméride de la fundación de "La Gazeta de Buenos Ayres" por Mariano Moreno en 1810-, o acaso por mera coincidencia, 23 años más tarde elegiría la orientación en periodismo como especialidad dentro de su carrera universitaria.


Algunos de sus mayores placeres en su tiempo de ocio son las reuniones con amigos o en familia, hacer asados -dicen que tiene un ojo especial para lograr el punto justo-, ir al gimnasio y leer sobre temas desconocidos. En la actualidad, pese a haberse desempeñado en ventas y en marketing digital, su principal preocupación radica en encontrar un empleo estable en donde poder desarrollarse profesionalmente haciendo lo que más le gusta: investigar y escribir.


(Fuente Clarín)

TAGS
experiencia laboral,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...