miércoles 15, agosto 2018 | Actualizado 16:10
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Devaluación, precios y la ignorancia empobrecedora de la corporación política

31/05/2018 16:38 hs
El economista Javier Milei brindó una mirada acerca del presente económico del país.

Por Javier Milei

Para El Cronista

 

Frente a la devaluación que viene sufriendo el peso frente al dólar desde finales de 2017 y la ostensible aceleración inflacionaria que sufre la economía, las señoras Elisa Carrio y María Eugenia Vidal, al tiempo que intentan aparecer como emblemas de la República, en una muestra colosal de ignorancia, sacaron a la luz su costado fascista. En éste sentido, las amenazas de Carrió de perseguir a quienes hayan comprado dólares durante la corrida y las de Vidal buscando escrachar a los empresarios que hayan subido los precios son rasgos marcados que dejan en claro que Cambiemos no ha venido a cambiar nada y que sólo se trata de gatopardismo, cuyo único cambio son los modales.

 

En primer lugar, vale la pena aclarar que las devaluaciones no generan inflación. Por ejemplo, cuando Inglaterra enfrentó al Brexit la libra se depreció fuertemente y no por ello se aceleró su tasa de inflación. Cuando el dólar se ha depreciado contra el euro no se ha visto un salto en la inflación de EEUU. Es más, frente a la presente apreciación del dólar a nivel mundial, nadie espera una epidemia inflacionaria en todo el planeta. Esto es, cuando la devaluación es fruto de un fortalecimiento del dólar, ello conlleva a cambios en los precios relativos, pero no a una mayor inflación.

 

Sin embargo, cuando el origen de la devaluación es una caída en el poder adquisitivo del dinero local en ese caso habrá inflación. Concretamente, la conferencia de prensa del 28D generó una estrepitosa caída en la demanda de dinero y eso llevó a la pérdida de valor del peso. A su vez, como el dólar es un activo financiero pica en punta, luego lo siguen los precios de los transables, los mayoristas y por último los minoristas. Esto es, el pass-through no es más que una mera ilusión estadística para explicar un fenómeno de índole monetario que los heterodoxos no entienden y que parece que jamás entenderán.

 

Carrió, Vidal y la naturaleza del mercado

 

Segundo, lo afirmado por Carrió y Vidal implica desconocer olímpicamente la naturaleza del mercado, el cual, es un proceso de cooperación social puesto en marcha por las actuaciones de una gran cantidad de individuos que, buscando satisfacer sus propias necesidades, realizan intercambios voluntarios que conllevan a la división del trabajo, lo que a su vez potencia el crecimiento, vía una mayor productividad.

Los juicios de valor de estas personas, así como las acciones engendradas por las aludidas apreciaciones, son las fuerzas que determinan la disposición -continuamente cambiante- del mercado. A su vez, la situación queda reflejada a cada momento en la estructura de precios, esto es, en el conjunto de precios relativos que genera la mutua actuación de todos aquellos que desean comprar o vender. Nada hay en el mercado de índole no humana, mítica o misteriosa. En definitiva, este proceso de cooperación social que denominamos mercado no es, ni más ni menos, que el resultado de un conjunto de acciones humanas que, buscando el bien individual, llevan a cabo intercambios voluntarios, lo que conduce a un mayor bienestar general. En función de ello, la idea de fijar un precio en el mercado representa un acto de intervención violenta por parte del Gobierno que intenta sustituir las acciones voluntarias por la coacción. Lo cual siempre se traduce en sistemáticas pérdidas de bienestar.

 

Precios y costos

En tercer lugar, las damas fuertes de Cambiemos muestran un grave error conceptual sobre la relación entre el precio y los costos. La idea de pensar que los precios se determinan en función de los costos en los que se ha incurrido en cada uno de los pasos del proceso productivo (los marxistas por medio de la teoría del valor trabajo y los keynesianos por el margen de ganancia sobre el costo salarial) es reflejo de la obtusa percepción sobre cómo funciona el sistema económico.

Es más, tal como fuera demostrado por Carl Menger (1871) en sus Principios de economía política mediante el principio de imputación, son los precios los que determinan los costos y no al revés.

Los consumidores fijan no sólo los precios de los bienes de consumo, sino también de todos los factores de producción; establecen así los ingresos de cuantos operan en el ámbito de la economía de mercado. Son ellos, los consumidores, y no los empresarios ni los sindicalistas (y mucho menos un político), quienes, en definitiva, pagan por cada insumo y a cada trabajador su salario. Por lo tanto, si uno quisiera determinar las causas de por qué suben todos los precios monetarios de la economía, las causas no están en los costos, sino en el continuo exceso de oferta monetario (tanto sea por emisión monetaria como por caída de la demanda de dinero).

 

La inación es siempre un fenómeno monetario

 

Cuarto, pareciera que dentro del pensamiento de las señoras se les pasó de largo la evidencia empírica de casi 5000 años de que la inflación es siempre y en todo lugar un fenómeno monetario. En este sentido, el poder adquisitivo del dinero viene determinado por la interacción entre oferta y demanda del mismo. Así, cuando la cantidad de dinero ofrecida crece por encima de su demanda, el poder de compra de la unidad monetaria se reduce y, por ende, la cantidad de unidades monetarias para comprar la misma cantidad de bienes sube (inflación).

 

Así, tal como lo señalara Milton Friedman: "Puede que los empresarios sean voraces, los sindicatos ambiciosos, los consumidores despilfarradores, los jeques árabes hagan subir el precio del petróleo y las condiciones meteorológicas a menudo sean malas. Todo esto puede conducir a aumentos de precios de bienes individuales, pero no puede llevar a un incremento general de los precios de los productos. Pueden provocar una suba temporal de la tasa de inflación, pero no pueden ser la causa de una inflación continua por una razón muy simple: ninguno de estos aparentes culpables posee la máquina de imprimir estos trozos de papel que llevamos en nuestros bolsillos". En este sentido, "la inflación es siempre y en todo lugar un fenómeno monetario y esta se contuvo solamente cuando se impidió que la cantidad de dinero continuara creciendo demasiado rápidamente; y este remedio resultó eficaz, se hubieran adoptado o no otro tipo de medidas".

 

La base de una sociedad libre

Por último, más allá de sus efectos económicos directos e indirectos sobre la economía en su conjunto, la imposición de precios amenaza el consenso de valores compartidos por la comunidad, lo cual constituye la base moral de una sociedad libre.

 

Así, cuando en nombre de la responsabilidad social se exhorta al público a someterse a estos controles, aquellos que se someten se terminan dañando a sí mismos y a la comunidad.

 

Es más, aquella conducta moralmente cuestionable -evadir los requerimientos de las autoridades y violar los controles impuestos- es beneficiosa, tanto desde el punto de vista privado como desde el punto de vista social.

 

En este sentido, tales medidas incuban en el público la falta de respeto por la ley y hacen que los funcionarios se sientan propensos a emplear poderes extralegales poniendo en jaque los cimientos de la libertad.

 

Por lo tanto, Señoras Elisa Carrió y María Eugenia Vidal, en lugar de salir a escrachar a individuos que intentan preservar sus patrimonios de las garras de políticos, deberían mirar los motivos que llevan al BCRA a emitir al 30% anual y del desastre causado por la impericia de la Jefatura de Gabinete al destruir la reputación del Banco Central.

 

Así, si existe una intención sincera de encontrar a los culpables, esto último dará mayor fruto que andar persiguiendo a todo aquel que intenta defenderse de una corporación política ladrona, parasitaria e inútil.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...