miércoles 19, septiembre 2018 | Actualizado 15:13
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Se vistió de hombre y descubrió que el conductor que mató a su hija salía de la cárcel

04/03/2018 09:14 hs
Federico Sasso, con prisión preventiva por la muerte de Lucía Bernaola, contaba con varios beneficios en la cárcel..

Eran cerca de las 3 de la mañana del 4 de junio pasado. Lucía Bernaola caminaba junto a un grupo de amigas por la costanera en Playa Chica -Mar del Plata- cuando un auto fuera de control las embistió. La joven de 14 años murió aplastada contra un murallón, mientras que las demás chicas sufrieron heridas, pero sobrevivieron.


El conductor, Federico Sasso, de 19 años, fue detenido: manejaba su Renault Clio con 1,23 gramos del alcohol en sangre, más del doble de lo permitido, establecido en 0,5 gramos. "Subió al paseo costero a toda velocidad", dijeron testigos.


El joven se negó a que le extrajeran sangre para completar las pericias y dijo que no "estaba corriendo una picada" sino que el auto se le fue cuando agarró un bache.


Desde entonces, Sasso cumple prisión preventiva en la Estación Comunal de Balcarce. Sin embargo, esta semana se conocieron los privilegios con los que contaba en su encierro: no compartía el menú con los demás detenidos, mataba el tiempo jugando a la Play Station en el departamento del primer piso que le prestaba el comisario, y cuando quería, salía a dar una vuelta.


Ante estas irregularidades, el Ministerio de Seguridad desafectó a siete policías, incluidos dos comisarios, a quienes se les atribuye que "dejaban salir a los presos por unas horas a cambio de dinero".


Quien descubrió que Sasso salía de la cárcel fue Verónica Borelli, la propia madre de Lucía Bernaola. "Me tuve que disfrazar de varón y ponerme pelucas. Tuve que estar detrás de árboles, dejar a mis hijas sola en mi casa para estar en Balcarce. Yo tuve que estar ahí para engancharlo y pude descubrí muchas cosas que las presente a la Justicia en contra de la comisaría", contó Borelli al canal América.


Según la mujer, "Sasso pagaba para irse de la comisaría en distintos momentos" y él mismo "les decía a los presos que se quedarán tranquilos que a ellos no le iba a faltar nada" porque "es un pibe que viene de familia de mucha plata".


"A mi me decían que el auto blanco con el que sacaban a Sasso era de la comisaría y pertenecía a un policía. Yo misma pude investigar y ver como el auto salía y entraba a la dependencia con varias personas. El auto siempre iba para Mar del Plata. Es algo terrible lo que pasaba porque en la comisaría mandaba Federico Sasso porque la familia tiene plata (...)es el nieto del dueño del shopping Los Gallegos de Mar del Plata", reveló la madre de la víctima.


El Ministerio de Seguridad bonaerense informó que "la investigación comenzó cuando representantes de la Auditoría recibieron una denuncia donde se informaba que un sujeto que tenía prisión preventiva por haber atropellado y matado a una joven de 14 años en Mar del Plata, realizaba salidas esporádicas".

 

Ante ello, personal de Asuntos Internos comenzó una serie de averiguaciones mediante las cuales constataron las irregularidades que sucedían dentro de la estación comunal de la localidad de Balcarce, situada a 65 kilómetros de Mar del Plata.


Además, se corroboró que dentro de las celdas había elementos de corte y cuchillos y que había dos presos que no estaban anotados en los libros de guardia, hecho que agravó aún más la situación de los policías.


Producto de la investigación y sus resultados, la AGAI resolvió desafectar a los comisarios Juan Matías Ortelli y Carlos Alberto Córdoba, al subcomisario Jorge Daniel Coronel, a los oficiales inspectores Guillermo Adrián Manuel y Cristian Omar Lalli, a la oficial subayudante María Laura Coronel y a la oficial Giannina Daiana Maresca.


En tanto, avanza en torno a ellos la investigación que lleva adelante la Justicia.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...