miércoles 22, noviembre 2017 | Actualizado 00:48
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Después de la cheta llegó el Chapo: megaoperativo en Nordelta por un prófugo vinculado al cartel de Sinaloa

14/11/2017 21:28 hs
El operativo se realizó para encontrar al empresario Hernán Westmann, mientras se lo investiga por lavado de dinero proveniente del narcotráfico.
Ocho allanamientos fueron realizados hoy en el complejo Nordelta, ubicado en el partido bonaerense de Tigre, en el marco de una causa por un millonario lavado de narcodólares proveniente del cartel mexicano de Sinaloa, liderado por Joaquín "El Chapo" Guzmán.

 

Fuentes de la investigación informaron a Télam que uno de los objetivos de los operativos era ubicar al empresario informático y piloto de avión Hernán Westmann (44), quien está prófugo en el marco de esta pesquisa y se sospecha que vive en esa urbanización.

 

"En #Nordelta dimos un gran golpe contra el lavado de activos tras 8 allanamientos con @PFAOficial. Este resultado se desprende de las 2 toneladas de cocaína líquida incautadas en su momento. Droga que iba dirigida al cártel del Chapo Guzmán en México", tuiteó esta noche la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

 

Por su parte, una fuente indicó que en los operativos se decomisaron un yate que se encontró en la marina de Nordelta, dos autos, motos de alta cilindrada y documentación vinculada a la causa y también una avioneta que fue hallada cerca de allí, en el aeropuerto de la vecina localidad de San Fernando.

 

Los allanamientos, ordenados por el juez federal de Campana Adrián González Charavay, se efectuaron en los barrios Los Sauces, Cabos del Lago, Los Lagos, Los Miradores de la Bahía, todos de Nordelta, y también en la ciudad de Buenos Aires.

 

Uno de los operativos fue en el lote 351 de Los Sauces, donde tiempo atrás vivió un familiar del financista Federico Elaskar, procesado en el marco de la causa conocida como "La Ruta del dinero K".

 

González Charvay investiga a cuatro imputados en la causa, quienes aparentemente simulaban servicios vinculados al rubro aeronáutico para justificar la salida fraudulenta de dinero al exterior y habrían encubierto a través de firmas "fantasmas" la compra de propiedades con dinero proveniente del narcotráfico.

 

La firma Nordelta S.A. y la Asociación Vecinal Nordelta (AVN), informaron en un comunicado de prensa que "desde el momento en que se iniciaron los procedimientos, se puso a disposición de las autoridades pertinentes toda la información solicitada, tal cual se viene haciendo en todas las ocasiones que fueron requeridas"

 

"En este sentido, la colaboración con la Justicia y organismos de seguridad es permanente, y debido a esta contribución, en los últimos años se pudieron realizar importantes avances en diferentes causas judiciales", agregaron.

 

La causa por lavado de activos es un desprendimiento de otra iniciada en 2014, cuando el 22 de abril de ese año en el puerto Progreso de Mérida, México, se descubrió un cargamento de dos toneladas de cocaína líquida oculta en dos transformadores eléctricos trifásicos de 1.600 y 2.000 KVA.

 

Estos equipos, que habían sido despachados desde el puerto bonaerense de Dock Sud y tenían como destino final la ciudad mexicana de Puebla, se encontraban dentro de un contenedor a bordo del buque MSC Michaela que llegó a la zona aduanera.

 

Esta droga, diluida en aceite dieléctrico, habí a sido enviada por una banda narco integrada por ciudadanos argentinos y mexicanos que operaba a gran escala y hacia el extranjero desde junio de 2012.

 

Esta parte de la investigación estuvo a cargo de la jueza federal 1 de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, quien viajó a México para encabezar las diligencias y convencer a las autoridades aduaneras locales que inspeccionaran en detalle el contenedor a pesar de que los escáneres no habí an detectado drogas.

 

Finalmente, la Justicia mexicana permitió abrir la carga, sometieron el lí quido a sofisticados narcotests y comprobaron que había una gran cantidad de cocaína, valuada en cerca de 40 millones de dólares.

 

En noviembre de 2016, por ese envío de drogas, se condenó a 12 años de prisión al ingeniero mexicano César Cornejo Miranda (46), quien habría sido enviado al país por el cartel de Sinaloa para encargarse de diluir la droga.

 

Los otros condenados, ambos argentinos, fueron el empresario Matías Faubel (42), que recibió 9 años de cárcel; y Maximiliano Larre (34), a quien le impusieron 5 años y medio.


Fuente: Télam

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...