martes 21, noviembre 2017 | Actualizado 20:06
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

#LecturaDV Las golosinas más polémicas, según la única experta del país

05/11/2017 12:16 hs
Sin pelos en la lengua, opina de los sugus, las mentitas, las mielcitas y los caramelos media hora.

(Extraída del diario Clarín)


"Sobre el Sugus de menta tengo una historia linda de mi mejor amiga, Lupe. Resulta que de niña su padre le enseñó los colores con los Sugus. Le preguntaba color por color y Lupe entregaba cada caramelo sin vacilar hasta que llegaba el momento del verde y Lupe no se lo daba. Toda la familia pensaba que Lupe era daltónica, que no podía reconocer el verde, pero en realidad no quería darle un caramelo tan feo a su padre."


Ella es Naná, única crítica de golosinas del país y, tal vez, del mundo entero. Fue la que declaró a voz en cuello: "¡No me gusta hablar mal del dulce de leche!". Naná tiene un blog especializado y una elevada sensibilidad por los bienes masticables, tanto caramelos como chocolates, chicles & afines.

"Esto no es para débiles ni miedosos. Llegan a mis manos golosinas de todas partes mundo y yo las pruebo con valentía y pasión. Luego las clasifico y anoto o memorizo algunas características que me parecen distintivas. Tengo un montón de reseñas pendientes y voy a crear la mayor base de datos de golosinas del universo".


-¿Existe acaso una golosina fea?


-No. Quizás las golosinas feas sean como uno de aquellos payasos mal pintados que deslizan un halo de tristeza capaz de horrorizar a unos y encantar a otros. A su vez nos dejan una marca de por vida, de la misma forma que ciertas golosinas marcan nuestro paladar para siempre dejando una huella imposible de borrar, incluso escupiéndolas.


¡Guau Naná! ¡Sos sorprendente...!


Y aquí vuelvo a mi hipótesis: nuestros gustos y preferencias por las golosinas hablan por nosotros mismos y están determinados por la memoria emotiva, más que por las características propias de la golosina en sí misma.


¡Guau Naná...!


Y como yo soy la primera y única crítica de golosinas de nuestro país, y quizás del mundo entero, considero que no poseo lo que se dice la Verdad de la Golosina. La verdad se construye a partir de la experiencia de todos. Por eso decidí hacer una encuesta vía redes sociales para ver qué se esconde detrás de las llamadas "golosinas feas". Luego de un minucioso análisis de datos y de escuchar todo tipo de acaloradas discusiones sobre el tema he logrado llegar a una conclusión sensata: no existen golosinas feas sino más bien las golosinas extremadamente polémicas que despiertan un cierto fervor por el rechazo.


A continuación, la lista impar de un personaje ídem. De hecho, se trata de las nueve golosinas "extremadamente polémicas".


Caramelos Media hora: "Este caramelo es un compuesto aromático y redondeado. Se le debe el sabor distintivo al regaliz del anís y el hinojo. Amado y odiado, de admirable permanencia, sin duda se trata del caramelo de la grieta. No recomendado para niños menores a cuatro años. Mi experiencia me ha llevado a la conclusión de que a los que les gusta este caramelo suele gustarles el chocolate amargo y también la menta, esa clase de sabores donde la melancolía florece y se alimenta del gusto por lo viejo. En lo personal, es un caramelo que me ensombrece. Me recuerda el amargo sabor del paso del tiempo. Y no sé si dura media hora porque no lo tolero más de tres segundos".


Sugus de limón o de menta: "Caramelo masticable muy querido por todos excepto en estas dos variedades, las cuales no responden a lo que se espera de una golosina propiamente dicha.El limón sabe más bien a desinfectante y la menta no refresca. ¿Acaso será la golosina de la desgracia? En ambos casos provocan frustración y tristeza. Quienes lo encuentran luego de explotar una piñata, como a aquellos que lo reciben de la mano de un mal kiosquero, seguramente se preguntarán: ¿Por qué a mí? Todos lo sabemos: son los sabores del descarte. Y si te regala uno de estos dos sabores, no te quiere".


Chupetín sabor cola: "Golosina para confundidos. Este chupetín color marrón además de ser más duro que la realidad y dar la sensación de estar libando vidrio, concentra todo lo que un verdadero fanático de la gaseosa trataría de evitar: una bebida caliente y sin gas. Sí ya existe la gaseosa, y mal nos hace, ¿para qué seguir insistiendo?"


Mielcitas: "Sachet de plástico relleno de miel coloreada de aspecto tóxico radiactivo que pese a ir de mano en mano y estar colgado como guirnaldas en la intemperie, pareciera no provocar mal alguno. Las mielcitas son primas hermanas de los Naranjú, difíciles de conseguir en la actualidad pero aún vigentes".


Mentitas: "Pastillitas que suelen sacarnos del apuro cuya forma canical posee un gustillo que dista de ser concéntrico y en muchos casos bien sabe a la nada misma. Apreciada y hasta por momentos útil, no respeta ni el aroma ni el color de la menta y en su aspereza y sequedad, mucho menos la frescura que intenta vendernos. En mi opinión, tanto estas como casi todas las golosinas de menta o mentol no deberían ser consideradas golosinas, ya que generalmente cumplen una función relacionada a la higiene bucal".


Caramelo Cristal: "Es una golosina de consultorio que se utiliza a modo decorativo. Sufre todo tipo de variaciones climáticas y se pegotea mimetizándose con el sufrido papel celofán que muchas veces ingerimos sin darnos cuenta. Una golosina transparente se vacía de significado y sabor. Además, no calma ni genera placer alguno. La considero una mera formalidad que acarrea la implicancia de la gentileza impuesta".


Pirulín de plaza: "Cónico chupetín artesanal cuya punta podría considerarse asesina. Tan espinoso como irresistible, suele pegarse a todos los dientes. No discrimina ninguno. Me parece un chupetín poco práctico, incómodo y de gusto parejo. Una vez me dijeron que saborearlo era casi como lambetear una trincheta".


Bocadito Holanda: "He oído que este bocadito es el equivalente a la factura que se hace de todas las facturas. No pude comprobarlo, pero sí estoy en condiciones de afirmar que su misterioso y peculiar sabor es realmente desconcertante. Sabe a caramelo, dulce de leche, chocolate o todo eso junto y más. Desconfío".


Hamlet: "Un mal llamado chocolate que ha tomado el título de la pieza más larga de Shakespeare para entregarnos, probablemente, la calamidad con forma de chocolate más atroz de todos los tiempos. La considero una golosina mitad sabor a plástico y mitad sabor a grasa, que lo único que tiene de fiel al chocolate es su forma".

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...