martes 17, octubre 2017 | Actualizado 08:15
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Sergio Maldonado: "No me voy a reunir con Macri. ¿Qué le voy a decir? ¿Que renuncie?

30/09/2017 06:01 hs
El hermano de Santiago, el artesano desaparecido, cargó contra el Gobierno y contra el juez Otranto.
Nota extraída de Clarín

Hasta hace 60 días Sergio Maldonado se dedicaba a su emprendimiento de té artesanal en Bariloche, donde vive desde 1999. Desde hace dos meses, dejó en todo manos de sus socios para buscar a Santiago, su hermano, desaparecido el 1 de agosto. Ese día hubo un operativo de Gendarmería para desalojar el corte de la ruta 40 donde se manifestaban integrantes de la comunidad mapuche y varios gendarmes están siendo investigados. Sergio vive de gira permanente entre Esquel, Bariloche y Buenos Aires, donde ahora habla con Clarín, en la sede de Amnistía Internacional.

La foto de un joven parecido a Santiago Maldonado, eje de otra controversia en El Bolsón
Luce sereno, pero está enojado. "Está pasando un momento de mierda", explica sin eufemismos Andrea Antico, su pareja. Aunque las entrevistas se convirtieron en parte de su rutina, no se acostumbra. Acaba de llorar ante las cámaras de la televisión rusa.

Se le dibuja una sonrisa cuando recuerda que su hermano menor lo tildaba de "capitalista burgués", cuando él le recriminaba su forma de viajar porque paraba en casas ajenas y estaciones. "Yo estaba equivocado, si yo hubiera desaparecido, nadie se hubiera enterado. El hacía amigos en todas partes", afirma.

No tiene dudas. "A Santiago se lo llevó Gendarmería", sentencia. Apunta a la fuerza de seguridad, al juez recusado Guido Otranto y a la administración de Mauricio Macri. Mañana, cuando se cumplan dos meses exactos de la desaparición de su hermano, encabezará una nueva marcha en Plaza de Mayo.

-¿Qué balance hace a dos meses de iniciada la causa?

-Con el anterior juez (Otranto), todo fue negativo. También, con los medios y el Gobierno. Tuvimos que luchar. Tuvimos que demostrar que Santiago estaba en el corte. Cuando lo aceptaron, tuvimos que seguir volteando todas las hipótesis falsas. Ya estamos a 2 meses y Santiago sigue sin aparecer.

-¿Le genera expectativa la designación del nuevo juez Gustavo Lleral?

-Tuvo un gesto que fue llamar a mis viejos, a mi hermano (Germán) y habló conmigo. No sé cómo va a seguir la causa. Por lo menos, es un aliciente que antes no teníamos. No tuvimos ese tipo de contención ni por parte del anterior juez ni por parte del Estado.

-Calificó a Otranto como el abogado de Gendarmería. ¿Sigue pensando lo mismo?

-Cada vez más. El último ejemplo fue cuando fui al allanamiento en Cushamen y no me dejó ingresar por haberlo insultado. Al día siguiente, fui al juzgado y no me quiso recibir porque estaba con los abogados de Gendarmería. Además, dejó participar en las testimoniales al Gonzalo Cané (del ministerio de Seguridad). Todo lo que hizo fue para defender a Gendarmería.

-De las hipótesis que se barajan en el expediente, usted solo cree que se lo llevo Gendarmería.

-No tengo dudas. Si no, que me demuestren lo contrario. Después de dos meses no pueden resolver qué es lo que pasó cuando eran la única fuerza de seguridad que estaba en el lugar.

-¿Cuáles son las principales contradicciones que hay en el expediente?

-Los audios (de los teléfonos celulares de los Gendarmes) que hay. Primero, nadie había llegado al río, después fueron todos Tendrían que investigar por ahí y por qué algunos de implicados en participar siguen de licencia.

-¿Tiene la certeza de que hubo inteligencia sobre ustedes?

-Nos escuchaban. El domingo recibimos un correo con un pedido para investigar nuestras propiedades. O son burros o lo hacen a propósito. Quiero que alguien se haga responsable.

-¿Ustedes pretendían que el comisionado de Naciones Unidas supervisara la causa y el Gobierno se negó?

-Nos reunimos con Américo Incalcaterra antes de que fuera citado por el Gobierno. Lo hicieron viajar desde Chile y lo rebotaron y nos rebotaron el pedido.

-¿Qué explicación se encontró a esa negativa?

-En la parte humana del Gobierno no están los derechos Humanos. No quieren reconocer que hubo desaparición forzada.

-Le consta que hay visiones distintas dentro del Gobierno sobre cómo abordar el caso.

-El resultado es el mismo. Puede haber opiniones, pero la conclusión es una sola: no está Santiago. Son todos culpables o cómplices.

-¿Cambiaría algo si el Presidente lo recibiera?

-No, menos ahora. Un gesto es al segundo día, después de dos meses ni quiero. Si lo veo en una cuadra, cruzo de vereda. Estuvo en Villa La Angostura, se podría haber acercado. Es la máxima autoridad, podría haber enviado un mensaje para que las cosas se solucionen más rápido.

-¿No tiene nada para decirle?

-No tengo nada para decirle. ¿Qué le voy a decir? ¿Que renuncie? Es ridículo. Lo vota la gente. A Macri habría que decirle que un país no es una empresa, que no es un negocio, que hay derechos humanos y sociales.

-Sí pidió la renuncia de Patricia Bullrich, ¿por qué?

-Porque dijo que nosotros mentíamos y que no colaborábamos. Es al revés. Nosotros dijimos siempre la verdad y colaboramos. Miente al decir que Gendarmería no tiene nada qué ver, que no había entrado (a la Pu Lof) cuando están las pruebas. Salió a bancar algo que era imbancable en vez de a apartar a Gendarmería. Protegió a quien no debía.

-¿El incidente no pudo ser responsabilidad de unos pocos gendarmes, como especulan algunos en el Gobierno?

-No hay dos o tres. Fueron todos juntos los que participaron del operativo. Se llevaron a Santiago, todos son culpables en mayor o menor medida.

-¿Se siente utilizado por el arco político?

-La diferencia la siento por parte del Gobierno. La crearon ellos al decir que el reclamo era politizado. No hubo nadie que perteneciera a Cambiemos que se haya solidarizado.

-¿Con qué funcionarios se entrevistó?

-Al día 8 y medio -en ese momento contaba hasta las horas- se presentó (el secretario Gerardo) Milman, (el director de Violencia Institucional Daniel) Barberis, y el director Matías Garrido. Me quedó claro cuál era la postura del gobierno: antiderechos humanos. Por teléfono, solo hablé con Germán Garavano.

¿No tiene reproches para con la colaboración de la comunidad mapuche de Cushamen?

-Colaboraron en la medida que pudieron. Tienen tiempos diferentes. Hay que entender que vienen de que no se los respete durante años. Fueron a declarar y al principal testigo, Matías Santana, lo tuvieron 12 horas esposado en el allanamiento. ¿Cómo van a confiar en la Justicia si los tratan de esa forma? Tienen miedo. Si el juez tenía una certeza, no hubiera dejado de cruzar el río. Son todas excusas porque no tienen nada.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...