miércoles 18, octubre 2017 | Actualizado 17:25
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
ALERTA
Hubo incidentes en el juzgado de Esquel

Caso Alberto Nisman: detectan numerosos llamados entre espías el domingo de la muerte del fiscal

21/09/2017 06:47 hs
Las comunicaciones se inician a las 9 de la mañana, cuando aún no se sabía que Nisman había muerto.

El domingo 18 de enero de 2015, a las 9 de la mañana, cuando nada se sabía públicamente de la muerte del fiscal Alberto Nisman, hubo una "explosión" de llamadas telefónicas entre personajes ligados a los servicios de inteligencia. La noticia del deceso recién se conoció ese día al anochecer, aunque el horario de las llamadas coincide con la hora de muerte dada por los peritos oficiales y hasta seis horas después de lo que dictaminó la Gendarmería.


El entrecruzamiento de estas llamadas fue ordenado por la Justicia y sus resultados se conocerán antes de fin de año.


Esta información se complementará con las conclusiones del peritaje que terminó ayer la Gendarmería Nacional y que determinó que Nisman pudo haber sido asesinado de un disparo, mediante la intervención de dos personas.


A este trabajo se sumarán otros dos estudios aún incompletos: el entrecruzamiento de correos electrónicos y el análisis de las computadoras y celulares de Nisman.


Con este panorama completo, el fiscal Eduardo Taiano, que tiene a su cargo la investigación de la muerte de Nisman, y el juez Julián Ercolini decidirán los próximos pasos de la investigación: establecida la mecánica de muerte, es hora de buscar sospechosos.


Las numerosas llamadas atrajeron la atención de las autoridades judiciales, que señalaron lo infrecuente que es que un domingo de enero, en plenas vacaciones, se hubieran cruzado miles de llamadas entre diversas personas ligadas a la inteligencia, en algunos casos, personas que nunca habían hablado entre ellas.


Las llamadas que están siendo analizadas son más de 4000 y la querella que representa a la familia de Nisman pidió reducir el lapso de tiempo que abarcan esas comunicaciones para poder enfocarlas en los días previos y posteriores a la muerte de Nisman.


Las llamadas que se analizan son de teléfonos que utilizaba el ex hombre fuerte de la SIDE Jaime Stiuso, pero también de otros ex funcionarios del organismo, como Alberto Massino, Fernando Pocino y hasta César Milani, ex jefe del Ejército, de quien se sospecha que manejaba un grupo de inteligencia paralelo a la SIDE oficial.


Además hay otras llamadas de policías que integraban la custodia de Nisman. A medida que se amplía el número de líneas telefónicas que se investigan, son más los cruces que se deben realizar.

Entre los teléfonos que se analizan están también los aparatos ligados a una agencia de seguridad que estaba relacionada con el automóvil Audi que manejaba Nisman.


Los cruces de llamadas se realizan mediante medios técnicos y no a mano, como se hacía antes.

La fiscal Viviana Fein, cuando tuvo la causa en sus manos, ya había detectado que ese domingo había habido comunicaciones telefónicas sugestivas entre los agentes de inteligencia.


De hecho, la Cámara del Crimen hizo un detallado relato de esas llamadas y a raíz de ello fueron citados a declarar los autores de esas comunicaciones.


Fueron varias llamadas las que despertaron las sospechas de Fein. El cruce entre Stiuso, Massino, Pocino, Juan Martín Mena -número dos de la inteligencia- y Milani es el principal argumento que utilizó la fiscal para reforzar la hipótesis de que Alberto Nisman habría sido inducido o instigado a suicidarse.


Las comunicaciones duraron todo el día y cesaron esa noche, después de que la madre de Nisman, Sara Garfunkel, lo encontró en el baño del departamento, en Puerto Madero.


La primera llamada fue de Stiuso a Massino. Después, Massino mantuvo varias comunicaciones con Pocino. Ahí también aparecen Milani y Mena. "Por el entrecruzamiento de llamadas del día domingo parece que estaban esperando un resultado", aventuró Fein.


Según Fein, es "llamativo que personalidades de ese calibre estuviesen el mismo día de la muerte hablando en forma ininterrumpida desde primera hora de la mañana hasta tomar estado público la muerte". Los registros muestran que las llamadas comenzaron a las nueve y finalizaron a las 23.


Taiano tiene las mismas sospechas que Fein en cuanto a lo sugestivo de las llamadas, aunque ahora tiene un peritaje oficial que habla de que a Nisman lo mataron.


También se amplió esa búsqueda: son más las llamadas y más los días que abarca. Pero es tal la magnitud de los cruces de comunicaciones que los especialistas que trabajan en eso advirtieron que recién terminarán antes de fin de año. Para entonces estarán también los informes de las computadoras y del celular de Nisman y el cruce de mails. Las computadoras de Nisman ya fueron analizadas, pero aún no concluyeron esos trabajos. El análisis sobre los aparatos ya fue realizado dos veces, pero ahora Taiano quiere profundizarlo. Lo hará la Gendarmería Nacional. Taiano pidió que se analicen una ultrabook marca Samsung, un disco rígido marca Hitachi, un reproductor de DVD y un router Cisco.


(Fuente: La Nación)

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...