domingo 24, septiembre 2017 | Actualizado 09:10
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

La espectacular travesía de dos argentinos: decidieron recorrer América a bordo de un Torino

14/09/2017 00:00 hs
Una periodista y un fanático de los autos se embarcaron en una espectacular aventura a través de los paisajes de nuestro continente.

Por Yamila El Hasi

@yamilaelhasi

yelhasi@diarioveloz.com


Lía Camps es periodista y amante de los autos. Hector Argiró comparte esta última pasión con la joven y la sumó en su recorrida por todo América desde Ushuaia hasta Alaska a bordo de Balboa, su Torino del 69, que es el tercer pasajero de este increíble viaje.


En una charla exclusiva con DiarioVeloz, desde Cuzco, Lía cuenta cómo es embarcarse en una aventura de tal magnitud.


      Embed


¿Cómo surge la propuesta de viajar junto a Héctor hacia Machu Picchu?


"Siempre me gustaron los autos y siempre quise conocer Machu Picchu, pero nunca imaginé que podría conjugar mis dos pasiones. Viajar en un Torino a uno de los lugares más emblemáticos del mundo fue la mejor propuesta que me podría haber hecho Héctor Argiró. Él comenzó su travesía en Argentina con la intención de llegar a Alaska en su auto modelo 69. Como todo viajero, fue en busca de una experiencia diferente".


Lía cuenta que cuando se encontró con Héctor en Cusco "gracias al contacto de un amigo en común" le dijo: "Salí el 24 de noviembre de Buenos Aires con la idea de recorrer todo América". El fierrero le explicó: "Hace 20 años que estaba la intención. Finalmente tomé la decisión de dejar todo para salir de viaje y hacer un cambio de vida. Pero quería hacerlo con el Torino porque siempre me gustó. Mis tíos tenían uno cuando era chico y me acuerdo que estábamos por perder un avión cuando aceleró y, en ese momento, sentí toda la potencia en el asiento trasero. 

Dije: 'Cuando sea grande quiero tener uno como éste' y lo conseguí."


      Embed


Lía cuenta feliz: "Hace nueve meses que Héctor está viajando con Balboa (como llamó a su Torino) y, además de recorrer todas las provincias argentinas, pasó por Chile, Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia. En Perú nos encontramos porque yo venía bajando desde Colombia. Juntos, decidimos hacer nuestro viaje a Machu Picchu y compartir la potencia de Balboa."


Así que arrancaron y comenzó otra parte de la travesía. Lía cuenta en primera persona cómo fue esta primera parte para ella en un relato que emociona y nos impulsa a cumplir nuestros sueños.


"Nunca imaginé que mi primera visita a Machu Picchu fuera tan especial. Y mucho menos, que el motor que impulsara mi aventura sea un Tornado 3.8 con seis cilindros en línea.

Todo comenzó en Cuzco. La capital Inca me atrapó. Su energía y su cultura capaz de imponerse al estilo "colonial", fueron el escenario perfecto para conocer a Héctor y a Balboa. Así bautizó a su Torino modelo 69, con el que salió de Argentina con destino Alaska. Y así lo llamé yo a esa máquina nacional que me transportó a una experiencia única por las rutas de Perú.


A pesar de las mil maniobras que se necesitaron para escapar de esas callecitas que parecían discriminar la grandeza del "Toro", pudimos acelerar para que la brisa de la mañana acompañe los mates viajeros.


Enseguida me perdí en la inmensidad del Valle Sagrado. Las montañas acobijaron la paz que me inundó desde Pisac hasta Maras y Moray. Inhalé energía y exhalé armonía.


Otra sorpresa me esperó en Chinchero, donde las ruinas quedaron en un segundo plano ante la fiesta patronal. Una misa en Quechua fue la primera alerta de una celebración que continuó con el paseo de la Virgen de la Natividad y bailes típicos, acompañados de las infaltables 'chelas'.


El colorido no faltó. En cada parada, en cada imagen, en cada paisaje. La grandeza de la naturaleza se dejó apreciar. Bastó con mirar por la ventanilla de este Torino que ya atravesó más de 30 mil kilómetros en 9 meses.


Pero Balboa ahora es mi amigo. Compartimos buenos momentos, nos cuidamos y nos alistamos para seguir camino rumbo a Machu Picchu."


Continuará...

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...