domingo 23, julio 2017 | Actualizado 09:51
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Abrió un bar en Caballito y se niega a incluir el fernet en su carta

13/07/2017 09:00 hs
Es italiano y gracias a la gastronomía conoció a un grupo de argentinos que lo impulsó a venir al país.

Cuando Gianpaolo Romani llegó a Londres no pensaba que iba a compartir la cocina de un hotel con un grupo de argentinos que luego lo convencería de instalarse en nuestro país. Pero así fue. En 2011, este italiano de 38 años nacido en Milán, cruzó el Océano Atlántico para llegar a Buenos Aires, donde hoy tiene su propio bar-restaurante: Luce.


"Siempre tuve el proyecto de abrir un restaurante", contó a La Nación sentado en una de las mesas del fondo del local ubicado en Caballito que abrió en octubre pasado junto a su socio pastelero.

 

Romani es contador pero a sus 26 años decidió estudiar gastronomía. Se recibió de cocinero y su nueva profesión, junto a un corazón aventurero, lo llevaron a viajar por el mundo en busca de nuevas experiencias.


"Al llegar no tenía conocimiento del país y me quedé en casa de mi actual socio. En 2013 me fui a trabajar en un crucero durante un año y volví a Buenos Aires. Me gusta mucho el estilo de acá, la gente es acogedora. No sé si me quedo para toda la vida, pero hoy éste es mi lugar", comenta entusiasmado.

 

"Trabajé en varios lugares, el crucero me ayudó a juntar el dinero para alquilar el local. Era un proyecto de cinco años. Abrimos Luce en 2016 y va mejorando. En esto tengo puesta «mucha carne a la parrilla», aquí me radiqué".

 

Romani destaca que en la Argentina lo recibieron con "los brazos abiertos y un montón de oportunidades". "Es un país donde la gente te ayuda. Es una de las cosas por las que elijo estar acá: la forma de bancarte, el apoyo moral. En Italia sucede que amistades de 30 años primero están y luego desaparecen".


Este cocinero ya instalado en la ciudad cuenta que una de las cosas que más le cuesta es ir a comprar su propia comida. "Me enoja que todo sea tan caro, que se aprovechen y que productos de baja calidad tengan precios altos".

 

Por el contrario, Romani asegura que lo que más valora del país es la gente y la vida social. "Me gusta que el laburo no sea lo que viene antes de todo. Acá el componente humano tiene importancia. Está bueno que los domingos esté casi todo cerrado y sea un día para estar con la familia o con amigos".


Cómo comen y beben los argentinos

 

Aunque el vínculo con los inmigrantes italianos existe, Romani destaca que aquí no se come como en Italia, aunque hay raíces comunes. "La cocina argentina se adaptó y no tiene identidad nacional. Las milanesas a la napolitana no existen allá, las pastas son distintas, acá las harinas deben tener más hierro y hacen más pesadas las pastas. No se come mal, pero hay poca variedad", cuestiona.

 

El cocinero cree que el argentino es "cerrado para comer, cuesta que salga de sus convenciones y prejuicios" y confiesa que en su local busca dar un toque diferente a sus platos, pero finalmente coloca en la carta lo que piden. Excepto una cosa.

 

Este chef marca los límites de su cocina y deja afuera de la carta a la bebida más consumida en el país. "¿Querés fernet con cola? OK, lo compro, pero no lo pongo en la carta. En Italia no se toma, cuando estuve en Londres me dijeron «En Argentina se toma fernet con cola» y no sé de dónde salió eso, es muy cordobés".

 

Romani dedica elogios a la carne argentina y afirma: "El asado es una locura, cuando estoy fuera de la Argentina, a la semana me vuelvo loco por un asado", contó y, entre otros productos, halagó a las aceitunas y los alfajores del interior.

 

Además resaltó que a la cocina nacional le falta identidad, por seguir las tradiciones provenientes del exterior; no obstante definió a la cocina del norte como realmente autóctona. "La humita, las empanadas salteñas son una buena identidad de la población indígena, me da lástima que la gente se olvide de quiénes son".


(Fuente La Nación)

TAGS
fernet, restaurante de caballito,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...