viernes 21, julio 2017 | Actualizado 13:47
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El significado de las nuevas señales de tránsito que confunden a la Ciudad

02/07/2017 10:04 hs
El Gobierno porteño suma cada vez más intervenciones para ordenar el tránsito, pero no todos las entienden.

Formas irregulares, círculos en las esquinas, islas amarillas a mitad de la calle, luces en las veredas. El gobierno de la Ciudad suma cada vez más colores e indicaciones al paisaje urbano, pero no son pocos los que se pierden en medio de tantos cambios.


Entre las últimas incorporaciones estuvieron los cruces peatonales amarillos y blancos en cercanías del Parque Rivadavia, Caballito. Varios de los que pasan a diario por la zona, al ser consultados por Infobae, dijeron que los habían notado, pero casi ninguno supo decir a ciencia cierta para qué eran.


Las sendas peatonales amarillas y blancas delimitan los "Senderos escolares". Según informaron desde el gobierno porteño, a ellas se sumaron además en esos lugares agentes de Prevención, de Control de Tránsito y Transporte, efectivos de la Policía de la Ciudad y guardianes escolares.

 

Las sendas, que además están en perspectiva para llamar la atención de los conductores, son parte de los "caminos seguros" alrededor de establecimientos educativos. Enmarcan los trayectos entre las escuelas y los domicilios de los alumnos o entre las escuelas y las paradas de colectivos.


Otras de las últimas incorporaciones fueron los estacionamientos para motos. Estamos acostumbrados a ver autos estacionados en la calle y a las motos en la vereda, algo que intentan combatir los nuevos espacios.


Se encuentran mayoritariamente en la zona de Microcentro y actualmente son 26 los sectores incorporados que, junto a los que están en la vereda, cuentan con lugar para 850 motos. La intervención fue comprendida e incorporada por los motociclistas que no dudan en estacionarse ahí en las cuadras en que existe el espacio, pero no es lo que sucede en general con todas las señales que aparecen.


Los conductores todavía no incorporan, por ejemplo, las intervenciones amarillas destinadas a marcar los espacios para peatones (vigentes desde 2014), sobre las que es común ver autos en infracción. Aunque no queda claro si ellos saben que lo están.


"A través del rediseño del espacio público y la incorporación de soluciones innovadoras brindamos herramientas al peatón, al ciclista y al conductor para que tomen decisiones de movilidad responsables", le explicó a Infobae Juan José Méndez, Secretario de Transporte de la Ciudad, que se comprometió reducir en un 30% las víctimas fatales de accidentes de tránsito para el 2019.


Desde la Secretaría explican que entre los objetivos que componen este Plan de Seguridad Vial está el de darle "escala humana" a una ciudad en la que viven unas 3 millones de personas y a la que por día entran otras 3 millones. Aunque no queda claro cómo es el proceso que lleva a que peatones y conductores comprendan las novedades que van apareciendo.


Una de las novedades que más cambió el paisaje fueron los elementos del traffic calming, que consisten en el diseño y la incorporación de recursos (estrechamientos de calzada, rotondas, macetas, pequeños desvíos, isletas, etc.) destinados a bajar la velocidad de los vehículos.


Con el objetivo de reducir el radio de giro de vehículos en esquinas peligrosas y evitar el estacionamiento indebido en las ochavas, actualmente se están interviniendo 52 intersecciones de Almagro y Caballito. Cada una contará con pintura color arena, delineadores, tachas y mobiliario urbano (macetas y bicicleteros).

 

Es sabido que no se puede estacionar sobre una parada de colectivos, aunque no queda tan claro a cuántos metros de ahí se puede dejar el auto. "A 10 metros", responde la mayoría cuando se le pregunta, aunque es difícil de calcular a ojo cuál es el límite de la infracción y las distancias se vuelven aún más difusas cuando no hay lugar en la cuadra.


"Mediante la demarcación horizontal de cajones amarillos con pintura se está intentando reforzar la prioridad del transporte público", responden desde Transporte. Cada una de estas delimitaciones cuenta con la identificación del número de la línea que debe detenerse y ya son 261 los dispuestos en diferentes avenidas y calles de la Ciudad.


Pero no son los únicos "cajones" que existen, quizás estos sean inclusive los más fáciles de reconocer. Hace unas semanas durante una entrevista radial el ministro de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad, Franco Moccia, calificaba como "un tema" el de los cajones azules.


Los cajones azules son espacios exclusivos para carga y descarga que se concentran mayoritariamente en ejes comerciales, entornos de Metrobus y zona de Micro y Macrocentro. La Ciudad cuenta con aproximadamente 340. Y aunque siguen siendo "un tema" existen desde 2008.


Quizás la iniciativa pensada para los tiempos que corren, donde no sólo hay que cuidarse de los conductores que miran el celular mientras manejan sino también de los peatones que lo hacen mientras cruzan la calle: semáforos en el piso.


Parecen el colmo de la dependencia al celular, pero el problema es una realidad y no sería descabellado pensar que podrían salvarle la vida a alguien. En la intersección de Avenida del Libertador y Ramos Mejía, en Retiro, se instaló el sistema, que está sincronizado con el semáforo convencional: titila cuando la luz está por cambiar y pasa de rojo a verde y viceversa para habilitar el paso o indicar detención.


Los usos y costumbres cambian y la ciudad con ellos. En medio de la vorágine, de las nuevas formas que van apareciendo, conductores y peatones intentan adaptarse al nuevo mapa urbano que cada tanto -y cada vez más seguido- les hace preguntarse "¿Qué es esto?" a mitad de una avenida.


(Fuente: Infobae)


Enviá tu comentario
Seguí leyendo...