miércoles 28, septiembre 2016 | Actualizado 08:56
Usuario
Bienvenido
T 18°C H 67%
Brujos y gurúes

El secreto del misterioso círculo del Delta al descubierto

15/09/2016 08:36 hs
¡Ojo al piojo con "El Ojo"! Abre el ojo, y te ahorrarás enojos.
Enrique Márquez
Por Enrique Márquez

Por Enrique Márquez

@ladislaomarquez

 

Desde el mes pasado Sergio Neuspiller, cineasta y productor, viene pidiendo platita con mucho afán para recaudar un mínimo de 50 mil dólares que le permitan, a él y su equipo, realizar una investigación en una "enigmática" isla del Delta del Paraná (entre Campana y Zárate) que han denominado "El Ojo". Para tal fin abrieron una cuenta (a nombre de Ricardo Petroni) en la plataforma Kickstarter y alientan las donaciones de posibles patrocinadores con este mensaje: "Descubrimos una extraña Isla que se mueve. Rodeada de historias sobrenaturales. Aún nadie la ha explorado. Sé parte de la revelación".

 

Por si el mensaje evangelizador no fue suficiente y aún dudas en hacer tu aporte, el especialista Neuspiller te ofrece un mejor estímulo visual, de corta duración, y con más detalles del proyecto a financiar:

 

      Embed

¿Un nuevo Cristóbal Colón?

 

Según cuenta Neuspiller, su idea original de producir una película de terror quedó en un segundo plano cuando descubrieron, vía Google Maps, algo inesperado: "El Ojo". Lo describe como un círculo de tierra de 120 metros de diámetro y cuya perfección circular "descarta cualquier hipótesis de formación natural".

 

En realidad descubrieron lo descubierto. En una nota, del 20 de abril de 2012, aparece una foto googlemapeada del mismo ojo que hace referencia el gran descubridor Neuspiller y, precisamente, para ilustrar el tema "Islas flotantes. Mito y realidad".

 

No conforme con eso, en la misma se ejemplifican las formaciones naturales con los embalsados en el Delta del Paraná: "Se trata de islas flotantes que se sustentan en un entramado de raíces y sedimentos ricos en materia orgánica. Pero su principal característica es que 'flotan' e incluso pueden desplazarse. Los embalsados tienen origen en los camalotales, sobre cuyo entretejido vegetal se deposita tierra aportada por el viento y arrastrada en suspensión por el agua, formando así una primera capa que posibilita el arraigo y crecimiento de distintas especies de plantas, incluso árboles. Constituyen por lo tanto verdaderas 'costas flotantes'; sus desprendimientos dan lugar a 'islas flotantes', cuyos movimientos son dirigidos por el viento y las corrientes. En los sectores más firmes pueden incluso sostener vegetación arbórea (Laurel, Ceibo, Curupí) aunque las asociaciones de pajas son ampliamente dominantes (Totora, Peguajó, Espadaña, Paja brava y otras)".   

 

      MARQUEZ 01 (2).jpg

Es muy posible que el texto haya sido extraído del blog del Dr. Juan José Ibañez, quien tres años antes hizo el mismo desarrollo en su artículo "Ecosistemas e Islas Flotantes: Los Embalsados" (10-01-2009). O sea, si ese embalsado no creó ningún revuelo en 2009 es porque no lo merecía y tampoco ahora. Es una de las tantas formaciones naturales que existen en el planeta y con apariencia circular perfecta. Es más, en nuestro propio país las puedes encontrar. Te invito a que recorras los siguientes links (A - B - C - D) y te diviertas ubicando embalsados circulares en la provincia de Corrientes.

 

      MARQUEZ 02 (1).jpg

Y si de perfección circular se trata, "El Ojo" pasa a ser un guiño comparado con el de Concepción.

 

      MARQUEZ 02a.jpg

"Es un gran disparate"

 

Mi ojo escéptico también me llevó a consultar a verdaderos científicos y conocedores de esa zona. Gracias a la inestimable ayuda del Dr. Javier Pereira (investigador adjunto del CONICET y Director del Proyecto Pantano), pude establecer contacto con el Lic. Diego Varela, biólogo del Instituto de Biología Subtropical de Puerto Iguazú y miembro del Proyecto Pantano, y el Lic. Mauro Zagel, guardaparque en varias áreas del Delta y representante del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

 

      MARQUEZ02b.jpg

Las respuestas que obtuve fueron muy claras y contundentes. Con escepticismo compartido, el Lic. Varela me manifestó lo siguiente: "Esa historia de "El Ojo" es un gran disparate que ha tenido mucha difusión. El Ojo, no es más que un embalsado. Un tipo de ecosistema característico de los pajonales inundables. Son pajonales flotantes, en los cuales pueden crecer hasta pequeños árboles, como ceibos. En el delta del Paraná, flotan en las lagunas interiores de las islas.  Se mueven, giran, cambian de formas cuando se rompen. Pueden estar completamente desprendidos (como el ojo) o estar semiarraigados a pajonales fijos. Suben y bajan con el nivel del agua. En esta región es un ecosistema críticamente amenazado, presente en áreas donde los humedales de las islas no han sido afectados por las canalizaciones y endicamientos. El drenaje de humedales para la actividad forestal, ganadera y emprendimientos inmobiliarios (countries) destruye estos particulares ecosistemas. Deben ser protegidos dentro de Áreas Naturales Protegidas (parques o reservas). Son parte del hábitat del ciervo de los pantanos, una especie en peligro de extinción, el cual los utiliza como refugio durante las inundaciones."

 

Cuando pregunté, haciéndome el ingenuo, cómo era posible que esta gente generara tanto revuelo desconociendo esas cuestiones elementales, el Lic. Zagel agregó: "Nunca se consultó una fuente oficial. Uno de los fundamentos de la Ley Provincial que protege a "El Ojo" y las más de 1.000 hectáreas de la reserva natural del Río Luján, es precisamente la presencia de vegetación flotante". 

 

Pues claro, la picardía de Neuspiller, además de su genuina e imperiosa necesidad de realizar una película con gran aporte de terceros, fue sumarle un misterio 'envuelto en paquete' con ficticias conspiraciones extraterrestres, hipótesis paranormales y sobrenaturales.

 

      MARQUEZ03.jpg

Pero lo más vergonzoso es la participación de algunos "científicos" que se sumaron al gran circo del misterio. Me resultó muy divertida la exposición del Ingeniero Agrónomo Gustavo Sznaider, quien al final (sonrisas de por medio) sostiene: "Capaz que es algo netamente geológico, que eso se desprendió solo, o algo quizás que la ciencia no pueda explicar y que se ha originado por algo más allá de la ciencia". Listo, ya completamos el círculo y tenemos el paquete envuelto para regalo con moño y todo. 

 

      Embed

 

Asociación libre y vaya casualidad

 

El día que recibí la primera información acerca de "El Ojo", justamente tenía a mi lado "Los Cuentos del Tío" de Alberto Thaler. La asociación fue inmediata y recordé uno de los pasajes que más me gustaron de su primera antología humorística de fraudes, vivezas y estafas. Lo relata en el capítulo "Superhombre", donde cuenta el gran chasco que se llevaron aquellos "que respondieron a un aviso que les abría las puertas de un poder que hasta ese momento era patrimonio exclusivo de Superman". Según dice: "El cuadrito del diario ofrecía una confidencia que al interesado, previo giro a un apartado postal, le permitiría... ¡ver detrás de las paredes!".

 

Después de enviar el dinero y a vuelta de correo, los curiosos recibían un sobre sin membrete en cuyo interior se encontraba "la Gran Revelación que le permitiría a cualquier hijo de vecino tener por lo menos uno de los poderes de Superhombre [...] Solamente ellos serían los depositarios de la revelación fenomenal [...] Una vez rasgado el sobre quedó en libertad la esquelita portadora de esa frase con nada más que doce palabras: 'PARA VER DETRÁS DE LAS PAREDES HAGA UNA VENTANA Y ASUNTO ARREGLADO. Firmado: 'El Albañil'" [Thaler, A. (1987) Los cuentos del "Tío". Ed. Galerna, Bs. As., pp.174-175].

 

      MARQUEZ03a.jpg

El éxito de esta obra lo llevó a escribir una segunda parte. Y, dos años después, en el prólogo de la misma Thaler advertía lo siguiente: "Los Sobrinos siguen siendo los mismos pero El Tío es otro. Ahora no le interesa vender buzones, tranvías u obeliscos porque, entre otras cosas, se ha quedado sin stock. Fiel a los cambios que exigen los tiempos actuales el Tío se compró una computadora y poniendo el software al mango le fue volcando todos los datos que le sirvieron para elaborar un 'programa' como para chuparse los dedos" [Thaler, A. (1989) Los cuentos del "Tío" 2. Ed. Galerna, Bs. As.].

 

En fin..., si quieres ver detrás de "El Ojo", que mi asociación arbitraria no sea un obstáculo para tu donación.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...