sábado 21, octubre 2017 | Actualizado 19:57
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Los antecedentes penales del remisero acusado por el crimen de Tatiana

23/10/2012 17:53 hs
El hombre salió en libertad condicional tras estar preso por tres violaciones ocurridas en 1996 en un taxi que manejaba. Detalles de los aberrantes casos.
El crimen de Tatiana Kolodziey en Chaco conmociona a todo el país y el principal acusado es un remisero tucumano de 52 años que tiene varios antecedentes penales por violaciones en 1996 y había sido el último que la vio con vida al llevarla en un vehículo.

La Justicia condenó en 1997 a este hombre, identificado como Juan Ernesto Cabeza, que en ese entonces era taxista, a 16 años de prisión efectiva por violar a tres mujeres en marzo del año anterior, al tiempo que el Tribunal Oral número 6 de Capital Federal también incluyó los delitos de privación ilegítima de la libertad y robo. La fiscal Diana Godal había pedido 18 años de prisión, pero finalmente fueron dos años menos.

De acuerdo a lo dictaminado por la Justicia, el remisero no sólo abusaba de sus víctimas, cuyos nombres no fueron revelados por el Tribunal, sino que luego, de hacerlo a dos de ellas las llamó por teléfono y a otra la fue a esperar a la puerta de su casa.

El sujeto conseguía sus teléfonos y direcciones porque les robaba sus carteras y billeteras, entre otros objetos personales.

El taxista fue detenido gracias a las denuncias de las víctimas, quienes aceptaron someterse a los exámenes y estudios ginecológicos necesarios para reunir pruebas para la acusación. Las mujeres tenían 19, 26 y 27 años cuando fueron violadas y una de ellas era virgen.

En este sentido, la fiscal Godal destacó el valor de las jóvenes, quienes, durante las audiencias, contaron a los jueces lo que les había pasado. Su atacante, estaba sentado a pocos metros de ellas.

De acuerdo a lo señalado por los investigadores, la forma de proceder de este hombre era siempre la misma: primero amenazaba a sus víctimas con la réplica de un arma para robarles sus pertenencias, luego las violaba en el asiento trasero del taxi.

Las víctimas indicaron que el hombre las obligó a mantener relaciones sexuales. Dos de las violaciones ocurrieron en un taxi Renault 9 y la restante en un Peugeot 504, aunque los automóviles no eran suyos porque era peón de taxi.

La madre de una de las chicas identificó la patente del taxi Renault 9 y finalmente se lo pudo detener en abril de 1996.

A pesar de que el violador se había afeitado la barba, la Justicia ordenó la recolección de exámenes genéticos de ADN tras encontrar restos de semen en el asiento trasero del taxi y las mimas resultaron positivas. Con todos los datos y las pruebas reunidas se pudo condenar al hombre.

Las violaciones ocurrieron en serie, ya que la primera fue el 3 de marzo de 1996 y la víctima tenía 26 años: el taxista le robó además 165 pesos. La segunda violación ocurrió el 28 de marzo y la joven tenía 19 años, sufrió una experiencia terrible porque además era virgen y el atacante le robó 170 pesos y un walkman. El tercer hecho ocurrió el 29 de marzo y la víctima tenía 27 años.

El remisero había cumplido su condena en Unidad Regional Federal número 7 y salió en libertad condicional.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...