lunes 19, agosto 2019 | Actualizado 09:44
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Otra denuncia por mala praxis en Solano: fue a sacarse cálculos de la vesícula y murió

26/07/2019 12:04 hs
Según los familiares de María Esther Providenza (60), ella falleció porque le perforaron el intestino durante la operación.
María Esther Providenza tenía 60 años y en su historia clínica figura la presencia de cálculos en la vesícula. Por eso, el miércoles 17 de julio entró al quirófano en la Clínica del Niño y la Familia de San Francisco Solano. Luego del alta, volvió a ese centro médico porque la herida le supuraba y tenía vómitos. Este jueves murió.

Su familia denuncia por mala praxis a los médicos del sanatorio privado. Dicen que durante la laparoscopía le perforaron el intestino. 

La denuncia fue radicada el 21 de julio en la Comisaría 4ta de Quilmes. María Esther estaba casada, pero es su hermano Jorge Armando Providenza (58), de Florencio Varela, quien busca justicia.

En la causa interviene la UFI N°9 de Quilmes, a cargo de Claudia Vara, quien a fin de establecer la causa de la herida en el intestino pidió la autopsia de la mujer, que era jubilada. El martes, cuando su hermana estaba viva, Jorge había hecho la denuncia por "lesiones culposas". El jueves, esa denuncia pasó a "homicidio culposo".

Jorge aseguró que un médico -no quien la había operado- les informó a los familiares que María Esther tenía el intestino perforado.

La cirugía había sido programada hacía un mes. "Ella se había hecho todos los estudios prequirúrgicos. La operan y dicen que se les había complicado para hacerle la laparoscopía. Entonces lo hacen de la forma tradicional (sin el laparoscopio). Estuvo internada hasta el domingo. El lunes seguía con dolores y vómitos", detalló Jorge.

Tras la cirugía y el alta, el esposo de María Esther fue a la clínica a primera hora del lunes, pero recién consiguió un turno para las 13.30. "Cuando la atiende, el cirujano le dice que una de las opciones es que se le haya perforado el intestino. La operan [por segunda vez] y era así."

Esa segunda operación fue el jueves al mediodía. Al esposo de María Esther le dijeron que la operación había sido un éxito. Pero en el momento en el que salió de la clínica para darle la buena noticia a sus suegros, lo llamaron desde allí. Su mujer había fallecido.

Una operación de bajo riesgo

Mediante la cirugía laparoscópica se extirpan los cálculos a través de incisiones en el abdomen. El cirujano le infla al paciente el abdomen con aire o dióxido de carbono para ver con claridad. Luego se inserta un laparoscopio, adherido a una cámara , por una incisión cerca del ombligo. La imágenes registradas por la cámara son la guía para operar instrumentos quirúrgicos ingresados por las otras incisiones.

Esta cirugía tiene una duración promedio de dos horas y requiere anestesia general. La recuperación de esta cirugía es ambulatoria o los pacientes suelen permanecer unos dos días en el hospital.

El riesgo general de una cirugía laparoscópica de vesícula es muy bajo. La complicación más grave es una lesión al intestino delgado causada por uno de los instrumentos usados durante la cirugía.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...