lunes 19, agosto 2019 | Actualizado 10:10
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El hombre que atropello borracho al ciclista tiene $140 mil en multas

17/07/2019 20:05 hs
El conductor, de 28 años, tenía 2,14 gramos de alcohol por litro sangre. Arrolló a un ciclista que está internado en grave estado.
Miguel Ivanovich, el conductor que este miércoles a la madrugada manejaba borracho, atropelló a un ciclista, se escapó y chocó a las ocho cuadras, tiene multas por más de $ 54.570 en Capital y por otros $ 85.350.50 en Provincia, según los registros que figuran en Internet. Y su control de alcoholemia dio 2,14 gramos de alcohol por litro de sangre, cuando el máximo permitido es 0.5.

Su víctima, Sebastián Devoto de 35 años, permanece internado en grave estado en el Sanatorio Finochietto. Según el último parte médico, tiene politraumatismos con compromiso neurológico y múltiples fracturas. Su estado reservado. En la tarde de este miércoles está siendo sometido a una cirugía: le tienen que drenar el líquido que tiene acumulado en la zona encefálica por el fuerte golpe en la cabeza que sufrió. Según le dijeron los médicos a los familiares, la operación iba a durar cerca de cinco horas.

      Embed

Ivanovich, por su parte, fue trasladado al Zubizarreta con custodia policial, ya que fue imputado por homicidio culposo en grado de tentativa. Según trascendió, seguía bajo los efectos del alcohol aún varias horas después de haber atropellado a Devoto y no podían despertarlo para identificarlo. El primer test había dado que tenía 2,14 gramos por litro de sangre, más del cuádruple del 0,50 gramo permitido como máximo. Finalmente, pasadas las 16, pudieron trasladarlo a la Oficina Central de Identificación de la Fiscalía de la Ciudad. Después, quedó detenido en la Alcaidía de la Comisaria Comunal 6.

De Ivanovich se sabe que tiene 28 años, que es gitano y que su último domicilio registrado estaba en Saavedra. Y que posee un historial de infracciones por imprudencias al volante. Las 22 actas que tiene el conductor incluyen excesos de velocidad en avenidas y autopistas de la Ciudad. Lo mismo ocurre con las 9 infracciones de la Provincia en las que figura, por ejemplo, hechos como pasar barreras bajas en Hurlingham.

"Él estaba mal, no estaba en sus cabales. Si estaba borracho es que no estaba en sus cabales. Hablé con la familia, no debe multas, el coche se compró hace dos meses y vino con multas", sostuvo José Novello, abogado del conductor, en declaraciones a los medios.

La Policía detuvo a Ivanovich en Beiró y Nazca:. Fue el lugar en el que Ivanovich embistió a un vehículo que estaba parado en el semáforo. En el pavimento no quedaron marcas que muestren un intento de frenar. Ocho cuadras antes había atropellado a Devoto, después de lo cual huyó sin asistirlo. Dentro de su vehículo había varias latas de cerveza abiertas.

Después se supo que tenía registros de conducir de la Ciudad de Buenos Aires, de la Provincia y de Córdoba. También que había realizado varias transferencias de vehículos. Y que se dedicaría a la compra-venta de autos.

Todo ocurrió poco después de las 6 de la mañana. Ivanovich manejaba un Volkswagen Gol color gris por la avenida Beiró. En los videos captados por cámaras de seguridad se ve que la bicicleta mountain bike negra en la que circulaba Devoto vuela por el aire con su conductor, que se golpea contra un árbol. Esto ocurrió al 3700 de la avenida, mientras el segundo choque fue al 2990.

Según trascendió, lo que más les preocupa a los médicos que atienden a Devoto es su estado cerebral, ya que sufrió numerosos y fuertes golpes. 

En la puerta del sanatorio, su esposa Ana y su cuñada Marita hablaron con los medios. "Sebastián está en estado muy delicado, tiene los pulmones comprometidos y daño cerebral. Lo tienen con respirador y sedado. Desde que lo encontraron está inconsciente, intubado. Tiene daño cerebral. Del Zubizarreta acá pensé que se me moría en la ambulancia", contó su mujer. Y se quebró cuando le preguntaron si tenían hijos. "Sí, una nena de 7 años y un varón de 3", intervino Marita.

La esposa, además, relató que antes de que saliera ella se había peleado con él, porque le había pedido: "No te vayas en bicicleta, me da mucho miedo". Pero según explicó, él desde hace tres o cuatro meses iba desde su casa en Caseros hasta la estación de servicio en la que trabajaba, en Devoto, "porque está cara la nafta y porque quería hacer ejercicio".



Enviá tu comentario
Seguí leyendo...