lunes 19, agosto 2019 | Actualizado 04:34
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

La Justicia ordenó la exhumación del cuerpo que fue dado a una familia equivocada en el Hospital Muñiz

16/07/2019 08:07 hs
Además, dispuso que tras la identificación de las huellas dactilares y el reconocimiento de los familiares, se entregarán los restos.

La jueza Romina Tesone, titular del juzgado N°1 en lo Contencioso Administrativo y Tributario, ordenó luego de que por un error en la identificación de los restos con otra persona también fallecida por parte del Hospital Muñiz, la exhumación de los restos de Sandra Abalos, enterrados bajo el nombre de Juana Aranda en el Cementerio Municipal de Monte Grande.


Asimismo, la magistrada ordenó a la Policía de la Provincia de Buenos Aires que, una vez exhumados los restos, proceda a tomar las huellas dactilares del cuerpo, y efectuar su reconocimiento por parte de sus familiares y que en caso de que la identificación resulte positiva, disponer la entrega de los cuerpos a los familiares.


Además, en su resolución, Tessone dispuso que los familiares contarán con la asistencia del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Airesquien pondrá a su disposición los vehículos de traslado necesarios así como también los insumos que ello requiera y autorizó la inhumación de los restos en el cementerio privado "Jardín de los Ceibos", quedando a cargo del GCBA su traslado desde el lugar exhumación hasta dicho sitio.


A su vez, la magistrada indicó que, en caso de que la identificación resulte negativa, deberá -además de proceder a la toma de huellas dactilares- disponer la toma de muestras fotográficas y todo otro procedimiento de rigor para proceder a la identificación, y efectuar el traslado de los restos a la morgue judicial que por jurisdicción corresponda según informó el Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires en su página web.


Tras el error ocurrido en el hospital municipal ubicado en la calle Uspallata 2272 en el barrio porteño de Parque Patricios, su directora Mabel Nogueras renunció a su cargo y cuatro empleados del lugar fueron desplazados de sus obligaciones.


El hecho involucra a la familia de Sandra Avalos, quien murió el 5 de julio último tras internarse por una neumonía, y a otra familia, cuyo nombre no trascendió, que también esperaba la entrega del cuerpo de un fallecido.


Sergio Aguer, director general de hospitales de la Ciudad de Buenos Aires, dijo sobre el caso: "Estamos muy consternados, este fue un hecho muy grave porque está en el medio el dolor de las familias". Y agregó: "Acá hay una negligencia, un error porque los hospitales de la Ciudad, en el manejo de cadáveres, en un momento sensible de las familias, se cumplen los protocolos a rajatabla".

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...