viernes 23, agosto 2019 | Actualizado 14:32
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Violencia extrema y apasionado del karate: Quién es Esteban Zablocki, el asesino del taxista de La Plata

13/07/2019 20:54 hs
El hombre de 27 años, que había sido liberado, se negó a declarar ante la fiscalía y quedó detenido. Sus "raptos de furia" y su pasión por el karate.
Esteban González Zablocki ya había tenido sobradas muestras de que con sus manos podía matar. No solo porque practicaba el estilo kyokushin del karate, que si bien enseña a controlar la mente, también sirve para el combate real, sino porque en 2013 ya había herido gravemente a un amigo. Ahora, seis años después, el karateca camina por las calles de La Plata mientras la familia de Jorge Alberto Gómez, el taxista al que mató a golpes el lunes por la noche, prepara el velorio.

La primera vez que González Zablocki demostró el poder que tenía en sus manos fue en el verano de 2013 cuando compartió con sus compañeros del colegio de Berisso unas vacaciones en Mar del Plata. Una noche, en medio de una discusión, sorprendió a los golpes a Gabriel Coronel. Con solo 22 años, el agresor dejó al borde de la muerte a su propio amigo. Gabriel terminó con placas de titanio en el maxilar.

Pero a Coronel lo que más lo marcó fue el daño psicológico de haber sido golpeado por su propio compañero. En diálogo con TN aceptó revivir lo que sufrió para que los funcionarios judiciales entiendan el peligro de que González Zablocki continúe libre: "Mis amigos me pudieron ayudar sino no sé qué hubiera pasado. Hice la denuncia. Al ver lo del taxista, reviví todo. Siempre fue agresivo, siempre tuve que calmarlo".

"González Zablocki practicaba karate kyokushin, pero no era profesional. La pregunta es qué hacía él con eso en la vida social. Después de todo eso decidimos con mis amigos no hablarle más. Nunca me pidió disculpas. Estaba en clase cuando me enteré lo del taxista: no pude seguir prestando atención. Si la Justicia no hace nada, va a seguir pasando", reclamó el joven de ahora 28 años.

El tiempo pasó, sus amigos de secundaria no le hablaron más y él ingresó a la Facultad de Arquitectura de la zona. A la par comenzó a trabajar en Domingo González y Compañía SA, una empresa familiar, ubicada en la zona rural de Las Talas. Y, también, como mostraba en sus redes sociales, tenía una rutina en un gimnasio y practicaba karate.

Ahora, seis años después agredir a su propio amigo, González Zablocki mató a Jorge Alberto Gómez. Con sus propias manos. Todo por una discusión de tránsito en la madrugada del lunes en el cruce de las calles 126 y 60. El joven estacionó su Toyota Amarok, caminó tranquilamente hacia el taxista y sin mediar palabra le revoleó un manotazo, luego una patada y cuando lo tuvo en el piso lo llenó de golpes en la cara.

Aunque era de madrugada, en esas calles de Ensenada pasaban personas caminando, en motos y en autos. Ninguno intentó separar al agresor de la víctima. Solo cuando González Zablocki se fue con la misma tranquilidad que con la que llegó, a Gómez lo trasladaron de urgencia al Hospital Cestino. Los médicos confirmaron rápidamente que el taxista tenía muerte cerebral. La familia decidió derivarlo al Hospital Cuenca Alta, de Cañuelas, porque es de mayor complejidad, pero los especialistas no pudieron hacer nada: a las 16.15 del viernes lo declararon muerto.

Mientras Gómez luchaba por su vida, el titular de la UFI 5 La Plata, Juan Menucci, indagó a González Zablocki y pidió su inmediata detención, pero como el abogado Gabriel Mendy ya había conseguido aprobar la eximición de prisión, el juez de Garantías, Juan Pablo Masi, afirmó en TN que por ese tecnicismo, si bien "la detención ya estaba ordenada", los agentes de la Policía Bonaerense "no podían ejecutarla".

Sin embargo, en horas de la tarde, fue convocado a una nueva indagatoria y Zablocki se negó a declarar. Entonces, el fiscal volvió a pedir su detención y esta vez el juez la aceptó. Ahora, la Justicia deberá determinar si el hombre tenía plena conciencia de que podía asesinar al taxista a los golpes y deberá considerar la alevosía con la que se cometió el hecho.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...