domingo 18, agosto 2019 | Actualizado 22:38
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Carrió: "Cristina ya perdió, poner a Alberto fue un acto de desesperación"

29/06/2019 09:31 hs
La diputada compara a la expresidenta con Maduro. Y habla de su relación con Macri, la estrategia del Gobierno, la crisis económica y el rol de Pichetto.
"Me cambié la sangre, estoy como Mick Jagger", dice Lilita Carrió en el parque de su casa, en Exaltación de la Cruz, mientras posa para el fotógrafo de Clarín. Se ríe: "Mirá, tocame la piel, ¿ves? Estoy fantástica".

La diputada confiesa que no fue fácil "sostener al Presidente en un año tan duro", pero asegura que lo apoya incondicionalmente y que en las elecciones presidenciales de octubre los argentinos tendrán que elegir entre "el camino a la República o el autoritarismo".

-Está claro que esa es la estrategia del Gobierno, ¿no?

-Es así. Los que sabemos de ciencia política sabemos que nosotros salimos de un régimen autoritario, al que yo no llamo populismo porque la gente puede llegar a confundirse con algo popular. Salimos de un autoritarismo demagógico que usa a los pobres. Una degeneración de la democracia, en términos de Aristóteles. Cumplimos con el objetivo de salir en paz y por elecciones y eso fue un milagro político. Ahora viene el segundo milagro: que Macri sea el primer presidente no PJ y no militar después de Marcelo T. de Alvear en terminar un mandato. Rompimos con la maldición de 1930, que para mí es la maldición donde entra la decadencia en la Argentina, que empieza por lo institucional y continúa por lo económico y lo moral. Si renovamos en octubre ya está.

-¿Usted sabía de la designación de Pichetto? ¿Qué cree que aporta después de haber estado con Néstor y Cristina Kirchner?

-Yo hablo permanentemente con el Presidente. Pichetto es el vicepresidente perfecto. Cuando a mí me preguntaban si yo podía ser vicepresidenta les contestaba: "Nunca". Mi perfil es libre, es un perfil que no tiene que ver con la gobernabilidad sino con la defensoría del pueblo. No soy una persona destinada a obedecer órdenes ni a ejecutarlas. En cambio, Pichetto, al que yo conozco hace 25 años, está en las antípodas mías. Yo sería la ética de la convicción y él es un oficialista. Eso es lo mejor que le puede pasar a un presidente para establecer para siempre la República. Un vice que no codicie la presidencia, que no tenga tentaciones de poder, que maneje de taquito la Cámara de Senadores. Yo conozco a Pichetto: él ha defendido hasta el Gobierno de la Alianza. La jugada ha sido perfecta. Se subestima a Mauricio Macri. Él juega al bridge, entonces hay muchos otros de la llamada ala política que no saben lo que es jugar al bridge. Quien sabe jugar al bridge sabe jugar a la política. Como el que sabe jugar al ajedrez entiende de estrategia.

-¿El Gobierno tiene que incorporar más dirigentes peronistas en un eventual segundo gobierno?

-Sí, republicanos sí. Acá el objetivo es la República, no la ideología o los partidos.

-¿Puede darme algún nombre?

-No, no. Yo no distingo a la gente entre peronistas y no peronistas. Se divide entre decentes e indecentes. Pensá que yo he pagado muchos costos con el radicalismo, que todavía no se ha limpiado, pese a mi charla con Alfonsín. Yo le dije a él: "Si se van los corruptos yo me quedo"; y él me respondió: "andá nomás, hija". Es decir, él eligió a los corruptos como Coti Nosiglia y otros.

-Usted parece convencida del triunfo de Macri. ¿No cree que la crisis económica puede perjudicarlo?

-Lo que se juega es mucho más que lo económico, es decir, nadie te roba fácilmente durante 70 años y vos salís en dos semanas. Esto es así de simple. Yo me he fundido muchas veces y me he levantado. Fue nuestra indiferencia la que construyó los monstruos que nos robaron la Argentina. Cambiemos es la expresión de un movimiento que más allá de los partidos busca la libertad, la República y está contra los ladrones. Esto empezó en el 2008 en la pelea que dio el campo y debe continuar durante un siglo. Si gana Macri está concluida mi misión.

-¿Macri no fracasó en términos económicos?

-No.

- ¿No?

- No. No. No. ¿Sabés qué pasa? Cuando vos gastás a cuenta al final se paga. Cuando se estatizó Aerolíneas yo dije que estaban pactando un acuerdo con Marsans. Ahora tenemos que pagar millones de dólares. Cuando se votó la estatización de YPF yo dije que había un vaciamiento para garantizar la impunidad de Brufau y todos los españoles, y ahora tenemos pendientes dos juicios de millones de dólares que debe la ex Repsol, pero que de acuerdo a lo firmado por Kicillof hay total impunidad. Vamos a terminar pagando dos veces lo que vale YPF. Kicillof es el causante de que la Argentina termine pagando miles de millones más a los acreedores de YPF. Él lo firmó y está denunciado por eso. Pero el juez Lijo no hace nada.

-¿Alberto Fernández es igual a Cristina o representa otra cosa?

- Es nada. Es como un puff (se ríe)

-¿Por qué cree que Cristina lo designó? ¿Porque crecen sus chances de ganar o por algún otro motivo?

- Cristina ya perdió. Lo de Alberto Fernández fue un acto de desesperación de dos días. El poder lo tiene ella y quedó demostrado.

- ¿Van a confrontar con ella?

- No sé. Yo no.

- ¿Qué tan polarizada está la elección?

- No sé. La elección es en octubre y va a ganar Macri. Va a ganar muy bien. En octubre o en noviembre, pero muy tranquilos.

-¿Qué le diría a la gente que votó a Macri y hoy no llega a fin de mes?

-Es cierto, no nos alcanza la plata. A mí tampoco. Pero esto nos pasó muchas veces. El tema es que volvamos a salir para siempre. Y eso no lleva dos años o cuatro. Lleva una generación. Hay que terminar con los imprevisibles, los vulgares, los patoteros. Ese día cambia la Argentina. ¿Quién va a invertir plata en el país si gana Cristina? Nadie. Va a pasar como en Venezuela. Cristina es Maduro.

- ¿No hay muchas diferencias entre Argentina y Venezuela?

- Para los argentinos que invierten, para los que quieren trabajar y para los extranjeros la victoria de Cristina es la victoria de Maduro, ni siquiera la de Chávez. Mirá lo que te digo.

-¿Dejó muchos heridos el cierre de listas?

- No sé. Yo respaldo absolutamente a la gobernadora de Buenos Aires.

-Su relación con la Casa Rosada ha tenido muchas idas y vueltas. ¿Cómo está hoy su vínculo con el Presidente?

-Yo estoy siempre al lado de él. Mucho más de lo que la gente cree. Mi vínculo con Macri está minimizado porque no hay fotos. Ni los amigos de Macri ni mi gente saben lo que hablamos. Hay cosas que él me esconde, pero yo las sé igual. Él me dijo "podemos hablar como pares" y yo le contesté "bueno, como de una hermana mayor a un ingeniero". Pero él es jugador y yo sé lo que me esconde. Cuando me esconde cosas yo las hago público. Y como él no puede negarme no me niega. Hay cosas que no me gustan, muchas cosas. Yo sé todo. A él se le nota en la cara cuando me miente porque a los hombres se les nota. Pero él sabe de mi apoyo, de mi lealtad profunda al sistema.

Fuente Clarín
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...