jueves 20, junio 2019 | Actualizado 15:51
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Cómo engañaron al árbitro Martín Bustos para lograr su detención

08/06/2019 07:48 hs
El árbitro, procesado en la causa que investiga abusos en las inferiores de Independiente, intentó mantener un encuentro con otro joven futbolista.

Martín Bustos lo hizo otra vez. El árbitro, procesado en la causa que investiga abusos sexuales en las divisiones inferiores de Independiente, intentó mantener un encuentro personal con otro joven futbolista, esta vez, un juvenil del club Newell's Old Boys.Sin embargo, su plan se frustró y fue detenido por la Policía de Santa Fe.


A principios de esta semana, Julián Pablo Pagliarecci, director de pensión de la institución rosarina recibió en su oficina a uno de los chicos que juega en el club. El relato lo estremeció: el joven relataba que un hombre, que decía ser un masajista deportivo, quería conocerlo personalmente.

La comisión directiva del club hizo la denuncia y la fiscal Carla Cerliani, de la Unidad Especial de Delitos Sexuales, intervino en el caso. Gracias a la colaboración de Pagliarecci, se logró engañar al presunto acosador. El director de la pensión se hizo pasar por el menor y acordó un encuentro que se llevaría a cabo en la avenida Santa Fe al 3200, en un domicilio privado.

El acusado llegó en un Chevrolet Cruze gris patente AB040GL y tras ingresar a la propiedad fue arrestado. Sin embargo la sorpresa llegaría a continuación: el detenido era, nada más y nada menos, que Bustos, el árbitro acusado de captar jóvenes de Independiente. Según la investigación, junto al relacionista público Leonardo Cohen Arazi y al representante de jugadores Alberto Ponte, los buscaba en las redes sociales para entregarlos a una presunta red de pedofilia.

En septiembre del año pasado, con un polémico fallo de los jueces de la Sala I de Lomas de Zamora, fueron liberados. Los magistrados entendieron que existió consentimiento por parte de los menores del club de Avellaneda y modificó la acusación, es decir, pasó de abuso sexual de menores a promoción de menores. Como la pena mínima para esa clase de delito es de tres años ordenó excarcelarlos.

La causa que ahora se tramita en la justicia de Rosario está caratulada como delito sexual contra la integridad de menores, lo que se denomina grooming. Tras la detención, los efectivos requisaron el auto y secuestraron el celular de Bustos, una tablet y documentos.

Se espera que el lunes la fiscal le tome declaración. Según pudo saber TN.com.ar de fuentes judiciales, su captura aceleró el pedido de detención de Bustos en la causa Independiente, formulado por la fiscal María Soledad Garibaldi.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...